Hay algo más que seguridad detrás de la ley de ciudadanía de Israel

Zehava Galon | Haaretz   (21-06-2021)

Durante las próximas dos semanas, se espera que la Knesset vote la Ley de ciudadanía y entrada en Israel (disposición temporal), que se ha renovado periódicamente desde 2003. Esta ley viola los derechos básicos de los ciudadanos árabes de Israel a la vida familiar y la igualdad. y su propósito, como ha argumentado la abogada Dafna Holz-Lechner, quien nos representó a Meretz ya mí en las peticiones ante el Tribunal Superior de Justicia, es evitar que vivan en Israel con sus familiares de los territorios. Pero esta vez hay un problema político: el Likud y los partidos de su canceroso bloque han anunciado que no votarán a favor de la ley, y la Lista Árabe Unida también ha dicho que se opondrá.

Una cosa ya está clara: a pesar del argumento de la derecha, que el centro, en su cobardía, ha adoptado a lo largo de los años, esta ley no evita ningún «riesgo de seguridad». En primer lugar, el servicio de seguridad Shin Bet ya ha declarado que desde 2018 nadie elegible para la reunificación familiar ha estado involucrado en terrorismo. En segundo lugar, el juez Edmond Levy, quien durante una audiencia en el Tribunal Superior de 2006 apoyó la ley únicamente como medida provisional, se opuso a ella en 2012 y ridiculizó el argumento de la seguridad, ya que, después de todo, Israel permite que los trabajadores palestinos ingresen a su territorio todos los días. En tercer lugar, si hubiera un riesgo de seguridad, el Likud no se opondría a la ley; Es inconcebible que el Likud intente poner en peligro la seguridad del Estado solo para derrocar a un gobierno no encabezado por Benjamin Netanyahu, ¿verdad?

El propósito de la ley siempre ha sido servir como medio de control demográfico. La ley prueba que la palabra «ciudadanía» carece de sentido en Israel, ya que nadie se habría atrevido a oponerse a una ley que permitiera a los israelíes judíos vivir con colonos de Cisjordania, a pesar de que ha habido colonos involucrados en el terrorismo. Todavía no hemos olvidado que en 2005 intentaron incendiar una instalación de almacenamiento de gas en Rehovot para frustrar la retirada, y Betzalel Smotrich fue arrestada una vez bajo sospecha de intentar un ataque mayor dentro de Israel. De vez en cuando, los colonos atacan a los soldados de las FDI, y en cuanto a su comportamiento hacia los palestinos, no hay Shabat sin un pogrom, no es necesario dar más detalles.

Si queremos que la ciudadanía israelí tenga un significado real y no sea una tapadera para un régimen de apartheid (y Human Rights Watch citó esta ley como una de las razones por las que ve a Israel como tal), los ciudadanos árabes deben saber que son iguales. En muchos aspectos, la disposición de reunificación familiar sirvió como preludio de la Ley del Estado-Nación, que convirtió oficialmente a los árabes en ciudadanos de segunda clase.

La ministra del Interior, Ayelet Shaked, dice que la oposición a la ley por parte de cualquier miembro de la coalición es una «violación del status quo» y, por lo tanto, va en contra de las directrices del gobierno. Eso no es cierto. «Status quo» no es sinónimo de «cómo fue, así será siempre». Una ley que se renueva todos los años, bajo la apariencia de una orden temporal, por su naturaleza implica un interés específico y temporal, una excepción al statu quo, que es una cosa permanente. No votamos sobre el status quo de nuevo todos los años, y esta disposición temporal, la razón por la que la ley pasó la prueba del Tribunal Superior, contradice los principios básicos y está destinada a ser cualquier cosa menos permanente.

Todos nosotros, judíos y árabes, somos residentes y ciudadanos de esta tierra torturada. Ha llegado el momento de que dejemos de amenazar a los ciudadanos árabes con una segunda Nakba y la separación de sus familias. Son ciudadanos por derecho y no por gracia. Como escribió Natan Alterman acerca de expresar tal «gracia»: «No es apropiado ni siquiera por una razón personal». Esta abominable ley, que mancha el código legal israelí, debe ser eliminada. Entonces se podría decir que este gobierno ha realizado algún tipo de cambio.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Israel, Portada

One comment on “Hay algo más que seguridad detrás de la ley de ciudadanía de Israel
  1. Kurt Brainin dice:

    Esta es una situación que viene de muy atrás, de cuando Herzl imaginó que un estado judío podría ser una solución para el antisemitismo. Pero que él aplicaba a una situación muy distinta de la actual, a un estado donde no solo estaríamos reunidos todos los judíos del mundo así separados de los antisemitas, sino que estaríamos prácticamente solos, a lo sumo con algunos pocos árabes ricos felices de compartir nuestra prosperidad. Con respecto a los muchísimos árabes pobres Herzl anotó en su diario que habría que encontrar una forma discreta de librarse de ellos, algo que podría haber sido considerado aceptable en el tiempo de los imperios coloniales pero que no lo es hoy. Pero eso fue lo que se hizo con casi todos, en forma nada discreta, medio siglo más tarde pero sin evitar que el «estado judío» actual siga estando entre numerosos árabes no judíos.

    Lo cual originó este panorama tan complejo y de tan difícil solución para la cual, si bien hay que tener necesariamente en cuenta a las varias generaciones de judíos nacidos allí y que no tienen otro país, la denominación de «estado judío» me parece poco feliz. Creo que no debiéramos dejar de reflexionar sobre que esa denominación que hemos llegado a considerar como normal no lo es tanto para una situación en que sigue habiendo bastantes no judíos y se parece a la de «república islámica» que genera un tan justificado rechazo. Así como en qué pensaríamos si la Argentina se proclamara como un «estado católico» discriminatorio para los no católicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.