Evyatar es la prueba del nuevo gobierno

Gideon Levy | Haaretz   (24-06-2021)

Imagínese: un soldado israelí mató a tiros a un palestino. En respuesta, los palestinos deciden vengarse de Israel. Construyen un puesto de avanzada en el corazón de la plaza Kikar Hamedina en Tel Aviv. Las fuerzas de seguridad palestinas los ayudan y envían topadoras militares para allanar el camino hacia el nuevo asentamiento. En él se invierte más de 1 millón de shekels (307.000 dólares), dinero de donaciones anónimas, y en unas pocas semanas Kikar Hamedina cambia de rostro: surge una aldea palestina en su tierra.

Los invasores mienten y afirman que Kikar Hamedina es tierra estatal. Israel afirma que es tierra privada. La Autoridad Palestina afirma que el estado de la tierra debe ser «aclarado», tal vez se trata de «tierras de estudio, áreas cuya propiedad aún no se ha determinado». Y así surge un nuevo asentamiento llamado Tareq, en honor a Tareq Sanober, quien fue asesinado por soldados israelíes dos días después del nacimiento de su primer hijo.

El pueblo de Tareq permanecerá en la plaza para siempre. Todos los días construyen nuevas estructuras allí, 52 familias palestinas ya viven allí, y hay una mezquita y un centro comunitario. Los residentes veteranos de Kikar Hamedina están devastados y consternados. Abren las ventanas de sus apartamentos y se asombran al ver a los invasores que se han asentado en medio de la plaza, en su terreno particular, ante ojos que se niegan a creer. Todos sus esfuerzos por manifestarse o dirigirse a las autoridades y exigir recuperar sus tierras fueron en vano. El pueblo de Tareq es un hecho.

Recuerdo una entrevista con la líder de los colonos, Daniella Weiss, dos o tres días después del ataque en Tapuah Junction, durante el cual fue asesinado Yehuda Guetta. Con ojos brillantes y conversación dulce, como de costumbre, Weiss dijo que estaba construyendo un nuevo asentamiento. Cuando se trata de robo de tierras, los viejos ladrones nunca mueren, ni se desvanecen; no dejarán de robar.

En ese momento, Weiss mintió descaradamente, después de todo, para la Tierra de Israel todo está permitido, y dijo que era tierra estatal, aunque tampoco tiene derecho a invadir tierras estatales.

Se invita a los escépticos a entrar en la página de Facebook de la ONG Kerem Navot. El investigador de asentamientos Dror Etkes demuestra allí con fotografías aéreas que los palestinos cultivaron esta tierra antes de que la Fuerza de Defensa de Israel se hiciera cargo de ella en la década de 1980.

Varios días después conduje hasta el puesto de avanzada de Evyatar. Alrededor de 20 edificios ya estaban allí, y en el centro había una enorme excavadora militar que había venido a ayudar. Se filmaron soldados uniformados participando en la construcción. Varios oficiales se pusieron de pie y hablaron con los no muy escrupulosos líderes de los colonos sobre un nuevo compromiso. Un momento más y Evyatar estará allí para siempre.

La verdad es que la existencia de Evyatar no cambia mucho. Los colonos ganaron hace mucho tiempo y, mientras tanto, 52 familias viven en Evyatar. Nadie evacuará jamás a 700.000 colonos. Y aparentemente tampoco 52 familias. La situación se ha vuelto irreversible. Pero las colinas que rodean Evyatar están impregnadas de la sangre de al menos cinco palestinos muertos allí, y la sangre de decenas de otros que resultaron heridos por el fuego de las FDI, uno de los únicos ejércitos del mundo, junto con el ejército de Myanmar, que mata a los manifestantes con fuego real.

En retrospectiva, el asentamiento en Evyatar no es importante en sí mismo. Pero hay que restaurar la pequeña justicia y el derecho de propiedad de los vecinos de los tres pueblos que la rodean. Sobre todo, Evyatar es la prueba del nuevo gobierno. Si Evyatar permanece, lo sabremos de una vez por todas: un gobierno de derecha, como sospechábamos; un gobierno sin cambios, como temíamos.

No hay una prueba más clara. Cualquier compromiso que no incluya la devolución de todo el terreno a sus propietarios y la demolición total de todas las estructuras sería otro acto de injusticia. Por el bien de los residentes que ven cómo se comportaron los hooligans israelíes en su tierra bajo la protección del ejército, y que no pudieron evitarlo, todo israelí decente debe esperar la destrucción de Evyatar y el borrado de esta desgracia del rostro de la tierra. Esos barrios del crimen organizado deben ser destruidos, hasta los cimientos.

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.