El flujo del dinero evangélico hacia Cisjordania

Fuente: Judy Maltz | Haaretz
Fecha: 14 de DIC 2018

Una investigación de Haaretz revela que los grupos cristianos han invertido hasta 65 millones de dólares en proyectos en el «Corazón Bíblico» durante la última década. Eso no incluye los servicios que ofrecen de forma gratuita, como trabajadores voluntarios.

Cuando los primeros voluntarios evangélicos cristianos llegaron a la colonia religiosa de Har Bracha en Cisjordania hace unos 10 años, para colaborar con los granjeros judíos locales en la cosecha de uvas de forma gratuita, no todos los recibieron con los brazos abiertos. Después de todo, durante generaciones se les había enseñado a los judíos que cuando los cristianos se esfuerzan por ser amables, es probable que estén planeando en secreto para convertirlos y, por lo tanto, es mejor mantener una distancia.

Mucho ha cambiado desde entonces. Todavía hay colonos judíos que no están completamente cómodos con la idea de que los cristianos vivan entre ellos mientras trabajan en sus campos, pero en estos días están más calmados.

Hayovel, la organización estadounidense que los lleva a Har Bracha, se encuentra entre una creciente lista de grupos evangélicos que operan exclusivamente bajo el llamado del «corazón bíblico». Durante la última década, ha llevado a más de 1.700 voluntarios a las colonias, y solo dentro de las colonias, porque, en principio, sus voluntarios no asisten a los agricultores dentro de Israel propiamente dicho.

Al explicar el apego especial de la organización a este terreno en disputa, que la mayoría de la comunidad internacional no reconoce como parte de Israel, Hayovel declara en su sitio web: «Todos los países del mundo han dado la espalda a Judea y Samaria, el corazón de Israel, donde el 80 por ciento de la Biblia fue escrita u ocurrieron los hechos.

Hubo muchos años en los que Hayovel operó fuera del radar, ocultando a Israel lo que estaban haciendo creyendo que cuanto menos supieran los israelíes, mejor.

No más. En estos días, la organización sin fines de lucro está más que feliz de recibir a periodistas y curiosos en su campus principal, ubicado en esta colonias que domina la gran ciudad palestina de Nablus. Su complacencia de estar tan por encima de la legitimidad es una prueba de cómo se han convertido las interacciones entre los evangélicos cristianos y los colonos judíos.

El Israel “real”

El Corazón de Israel (también conocido como Fundación Binyamin) es otra organización sin fines de lucro que se beneficia de estos lazos. Establecida hace tres años, la organización recauda cientos de miles de dólares anuales para proyectos específicos en las colonias, según su fundador el estadounidense, Aaron Katsof.

Aunque Katsof dice que los evangélicos no representan la mayor parte del dinero que recauda, ​​sí representan la gran mayoría de sus donantes. «Tienes que darte cuenta de que mientras el judío promedio da 1.500 dólares, el cristiano promedio da 50», dice. «Pero su participación está creciendo muy rápido».

Cuando le preguntaron qué lo impulsó a establecer esta nueva organización de recaudación de fondos, Katsof, que vive en la colonia de Shiloh en Cisjordania, respondió: “Cuantos más evangélicos conocí a lo largo de los años, más me di cuenta de cuánta sed tenían para conectarse con las colonias. Cuando aterrizan en Tel Aviv, a menudo me dicen que no es así como se imaginaban Israel. Pero cuando vienen aquí a las colonias, dicen que esto es exactamente como se lo imaginaron. Son nuestros aliados más grandes, más grandes, más grandes, más grandes», agrega.

La suya no es la única organización que intenta conducir esta oleada de apoyo evangélico al movimiento de los colonos a dólares y centavos. Pero estimar el alcance de esta asistencia financiera es difícil, ya que las organizaciones sin fines de lucro y las iglesias registradas en los Estados Unidos no están obligadas a revelar sus fuentes de financiamiento ni a especificar adónde va el dinero. Además, parte de esta organización benéfica adopta formas no monetarias, como horas de trabajo gratis (en el caso de Hayovel) o servicios gratuitos de marketing y ventas.

Un informe de 2015 de Molad, un lobby israelí por la renovación de la democracia israelí, trató de estimar la cantidad de dinero que la comunidad evangélica invierte en las colonias. Llegó a la conclusión de que era prácticamente imposible, entre otras razones porque «muchas de las ONG israelíes activas en Judea y Samaria no respetan completamente las reglas de transparencia y no informan al Registrador de las ONG, en violación de la ley».

No obstante, el informe concluyó que una «parte considerable» de toda la inversión evangélica en Israel termina más allá de la Línea Verde (las fronteras de Israel antes de 1967) y que los beneficiarios incluyen consejos regionales, ONG de derecha, puestos ilegales, negocios y viajes de empresas especializadas en viajes de asentamiento.

Una revisión de los estados financieros de las principales organizaciones activas en la recaudación de fondos de los evangélicos para el proyecto de asentamiento indica que las cifras aún son relativamente pequeñas en términos absolutos. Pero parecen estar creciendo. También parece que más y más de estas iniciativas están echando raíces.

A menudo, la mejor manera de determinar si dichas organizaciones están dirigiendo sus esfuerzos de recaudación de fondos a los evangélicos, a diferencia de los judíos, es mirar el lenguaje utilizado en sus lanzamientos de campañas de recaudación de fondos (muchos de los cuales aparecen en sus sitios web). Cuando se usa la palabra «Dios», a diferencia de «Hashem«, la audiencia es muy probable que sea cristiana. Así también, si el término «Biblia» es preferido sobre «Torá» y «Corazón Bíblico» en vez de «Judea y Samaria».

Otro engaño es el uso de la frase «cumplimiento de la profecía bíblica» cuando se explica el significado de tales donaciones. Es una frase ampliamente conocida para ganar los corazones y abrir los bolsillos de los evangélicos.

Basándose en esta revisión, así como en los informes de los medios de comunicación sobre proyectos específicos, Haaretz estima que la cantidad total de fondos recaudados en los últimos 10 años es de entre 50 y 65 millones de dólares. El cálculo toma en cuenta a todas las principales organizaciones sin fines de lucro que dirigen sus esfuerzos de recaudación de fondos en la comunidad evangélica y disfrutan de la posición 501c en los Estados Unidos.

Raíces bíblicas

Unos 400.000 judíos viven en colonias de Cisjordania, lo que representa aproximadamente el 6 por ciento de la población judía total en Israel y los territorios ocupados. Se estima que dos tercios de ellos son religiosos.

Ya que los judíos ortodoxos tradicionalmente han sido más cautelosos que los laicos ante los esfuerzos cristianos, sus vínculos de fortalecimiento con la comunidad evangélica estaban lejos de ser obvios.

«La sabiduría convencional diría que la comunidad religiosa sería la última en aceptar este apoyo», dice el rabino Tuly Weisz, el editor de Israel365, un boletín diario distribuido a 150.000 evangélicos de todo el mundo. «Pero creo que es la relación más lógica», agrega. «Estos cristianos apoyan a Israel en general, y a Judea y Samariaen particular, debido a su base bíblica, y eso es algo con lo que los judíos pueden afirmativamente relacionarse». Ayuda – señala- que los evangélicos que respaldaron a Donald Trump en las elecciones presidenciales lo han estado presionando para que aplique políticas acordes con las posiciones adoptadas por el movimiento de los colonos. Estos incluyen mover la Embajada de los Estados Unidos a Jerusalén y permitir la construcción de nuevas colonias en Cisjordania.

«Verdaderamente hay más movimiento dentro de la comunidad judía religiosa para aceptar la amistad de los evangélicos por estas razones», dice Weisz.

Embajadores en Israel

Hace varios meses Hayovel obtuvo un importante apoyo en su búsqueda por lograr la aceptación en Israel: el Ministerio de Asuntos Estratégicos informó a sus fundadores de que, a partir de este año, recibirán una cuota anual para el ingreso fija del Gobierno israelí. Esto no es por su trabajo en los campos de Samaria, sino por su trabajo de defensa en nombre de Israel y el movimiento de colonias en sus comunidades en el extranjero.

«El Gobierno se da cuenta de que los cientos de voluntarios que traemos aquí cada año pueden servir como oradores y embajadores de Israel en el extranjero», dice Caleb Waller, el hijo de 27 años de Tommy Waller, fundador de Hayovel.

Según Caleb Waller por ahora, el Gobierno ha ofrecido a Hayovel una pequeña suma de 16.000 dólares al año, pero ha indicado que esta cifra aumentará. Cuando se le preguntó cómo se sienten él y sus compañeros voluntarios cristianos al aceptar dinero de los contribuyentes israelíes, responde: «Bueno, el Gobierno israelí también da dinero a la comunidad LGBT de Tel Aviv, así que no hay razón para que me sienta mal».

De hecho, a menudo parece que hay más que une a la derecha cristiana y la derecha judía en estos días que lo que las divide. Tomer Persico, académico residente del Shalom Hartman Institute Bay Area, señala que muchos rabinos de los colonos han podido superar su resistencia instintiva a los esfuerzos de divulgación cristiana porque la comunidad evangélica ha sido muy útil para promover su agenda, y no solo en el frente político .

«No todos los rabinos colonos -pero indudablemente la mayoría- han abrazado esta nueva cooperación y amistad, que se basa no solo en la agenda mutua de resistencia a cualquier retirada judía de Judea y Samaria, sino también, de manera importante, en una cosmovisión conservadora compartida como «la relación con las relaciones de género, los derechos LGBT, los derechos de las minorías, el lugar de la religión en la esfera pública y el nacionalismo», dice.

«Los conservadores sociales religiosos de ambas partes han encontrado apoyo entre sí y un lenguaje compartido», agrega Persico, quien también es profesor visitante de Derecho Judío y Estudios de Israel en el Instituto Berkeley. «De hecho, tanto es así que los israelíes religiosos-sionistas de hoy se parecen mucho a los republicanos evangélicos».

Haaretz

Aaron Lipkin, quien actúa como portavoz de la colonia de Ofra, señala que muchos de los rabinos ortodoxos que se sabe que se oponen a los esfuerzos de acercamiento a los cristianos han atenuado su retórica, señalando que «están mucho más reservados en estos días».

Y desde la elección de Trump -agrega- las actitudes también están cambiando a nivel de las bases. «Hasta que llegó Trump, eran principalmente los anglosajones que vivían aquí quienes se conectaban con los evangélicos», dice Lipkin. “Ahora, también hay un sentimiento de gratitud entre otros residentes. Ven que los evangélicos son muy buenos amigos nuestros».

Lipkin posee y dirige una agencia de viajes que se especializa en viajes evangélicos a las colonias. Es un nicho, dice, que ha demostrado ser muy lucrativo.

«Esta es una población que realmente está en la Biblia«, dice, «y el 99 por ciento de los eventos en la Biblia tuvieron lugar en esta área, en Hebrón, Shiloh, Shechem [Nablus] y Jerusalén. Lamentablemente, el 99 por ciento de los turistas que vienen a este país no van al lugar donde tuvo lugar la Biblia. He trabajado para cambiar eso».

Menos resistencia

Amigos cristianos de las comunidades israelíes recaudan alrededor de un millón de dólares al año para proyectos de colonias y casi todas son donaciones provenientes de evangélicos. Establecida en 1995, CFOIC -amigos cristianos de comunidades israelíes (n.del T)- fue la primera organización benéfica cristiana de este tipo que se centró exclusivamente en las colonias.

Probablemente no sea una coincidencia que la fuerza impulsora detrás de esta empresa sea un estadounidense, un exresidente de Cleveland, para ser exactos, que vive en la colonia de Karnei Shomron. Tampoco es una coincidencia el momento de su establecimiento. Como señala Sondra Baras, fundadora y directora de CFOIC, la idea se arraigó en la época en que el gobierno israelí había comenzado a conceder la soberanía sobre secciones de Cisjordania, -ella prefiere llamarlas Judea y Samaria- como parte de los Acuerdos de Oslo. Sus amigos evangélicos estaban tan indignados por estas concesiones territoriales que Baras, una judía ortodoxa, propuso establecer una organización que invirtiera exclusivamente en las colonias.

Katsof, cuya iniciativa de recaudación de los fondos de Heart of Israel está inspirada en la de Baras, dice que ha notado una tendencia similar. «La gente solía estar más asustada, pero veo que la comunidad sionista religiosa se está abriendo más a esto», dice. «Se dan cuenta de que al final del día las preocupaciones por las actividades misioneras simplemente no ocurren».

‘La mayor estafa del mundo’

Entre los rabinos sionistas ortodoxos, uno de los críticos más abiertos de esta relación en ciernes es el rabino Shlomo Aviner, el líder espiritual de la colonia de Beit El.

En un manifiesto publicado hace casi dos años, Aviner describió a los cristianos que aman a Israel como «la mayor estafa del mundo». Escribió que todas las formas de ayuda cristiana a Israel pretenden borrar a Israel «de una manera u otra», y advirtió que los judíos ortodoxos no deben dejarse seducir por «declaraciones de amor, abrazos y besos».

El líder espiritual de Har Bracha, el rabino Eliezer Melamed, dictaminó que estaba bien que los cristianos trabajen en los campos de los agricultores judíos, siempre que no participe en actividades misioneras. Tomer Appelbaum

Los evangélicos son el más peligroso de todos los grupos cristianos, escribió, porque ven a Israel como un escalón hacia la Segunda Venida y creen que al final de los días, después de que la mayoría de los judíos hayan sido asesinados, los restantes se convertirán al cristianismo. «Es por eso que nos bañan de amor y dinero», afirmó.

Pero parece que Aviner se encuentra cada vez más en minoría. Un factor clave que actúa contra Aviner y otros como él es un fallo histórico del líder espiritual de Har Bracha, el rabino Eliezer Melamed, que es una autoridad religiosa respetada en la comunidad ortodoxa sionista. Le habían pedido a Melamed que interviniera en el caso de Hayovel, y después de una considerable deliberación llegó a la conclusión de que estaba bien que los cristianos trabajaran en los campos de los agricultores judíos, siempre y cuando no participaran en actividades misioneras.

Esta decisión fue vista como una luz verde para que los colonos reciban a los evangélicos en su hacienda y acepten cualquier ayuda que estos cristianos quisieran brindar.

Persico explica por qué los evangélicos son tan ávidos partidarios de los colonos israelíes y los reclamos judíos de toda Cisjordania. Para estos grupos, dice, “es esencial que Israel controle Jerusalén y toda la Tierra Prometida, para poner en movimiento los eventos del tan esperado Armagedón. Los colonos, por supuesto, no creen en esta narrativa, pero están felices de aprovechar las creencias evangélicas emanadas de ellas».

La doctora Sara Yael Hirschhorn, profesora de Estudios de Israel en la Northwestern University y una destacada autoridad sobre los estadounidenses en el movimiento de los colonos, señala que son estos estadounidenses quienes han estado «a la vanguardia del acercamiento entre judíos y evangélicos».

Cita al rabino Shlomo Riskin, fundador de la colonia de Efrat, como un ejemplo destacado. Riskin, un exneoyorquino, estableció el Centro para el Entendimiento y la Cooperación Judeo-Cristiana, y participa activamente en Cristianos Unidos por Israel, una organización fundada por el popular tele evangelista y pastor de la mega iglesia de los Estados Unidos, John Hagee, que tiene más de cuatro millones de miembros.

La colonia favorecida

JH Israel, con sede en Alabama, centra sus esfuerzos de recaudación de fondos casi exclusivamente para Ariel, una de las colonias más grandes de Cisjordania . Heather y Bruce Johnston, quienes fundaron la organización, habían sido amigos íntimos de Ron Nachman, el fallecido alcalde de Ariel y uno de los primeros líderes de los colonos en identificar el potencial de la filantropía evangélica.

Ariel es en gran parte laica, a diferencia de muchos otras muchas colonias de Cisjordania, por lo que también hubo menos resistencia para vencer allí.

En los últimos 10 años, JH Israel ha más que cuadruplicado la cantidad de fondos que recauda para Ariel, y en el año fiscal más reciente esa suma ha rondado el millón de dólares. A lo largo de los años, los Johnston han recibido a docenas de niños de Ariel en un retiro cristiano que realizan en el norte de California. Fue durante una de esas visitas, hace unos 10 años, que surgió la idea de crear una instalación similar en Ariel.

Las instalaciones experimentales al aire libre de dos millones de dólares que construyeron en Ariel, conocido como el Centro Nacional de Liderazgo, albergan a miles de estudiantes israelíes de escuela secundaria cada año. Como lo reveló Haaretz hace varios meses, el Ministerio de Educación de Israel decidió este año, por primera vez, subsidiar el centro por una suma de un millón de shekels (270.000 dólares) por año. Al igual que la financiación para Hayovel, destaca cómo el gobierno israelí está utilizando el dinero de los contribuyentes para fortalecer la alianza con los colonos evangélicos.

Entre las colonias, Ariel es, por mucho, el mayor beneficiario de la caridad evangélica. En 2008, los Ministerios John Hagee invirtieron  ocho millones de dólares en un complejo deportivo en la colonia. (John Hagee Ministries también ha donado cerca de un millón de dólares al centro judío-cristiano de Riskin en Efrat.) Aunque Amigos de Ariel, -el brazo estadounidense de recaudación de fondos para la colonia- mantiene estrechos vínculos con las iglesias evangélicas, no está claro cuánto de su financiamiento viene de cristianos

Nachman explicó una vez que la razón por la que cortejaba a los evangélicos era que los judíos no le daban dinero. «Voy a los cristianos porque las organizaciones judías me boicotean», dijo al diario israelí Maariv en 2010. «Ninguna comunidad [judía] en el extranjero quiere adoptarnos. El dinero que distribuyen a los delincuentes en el Nuevo Fondo de Israel ”, agregó, refiriéndose a la organización con sede en los Estados Unidos dedicada a promover causas progresistas en Israel tienen un punto: la mayoría de las filantropías judías principales ponen poco o nada de dinero en las colonias.

La Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos (IFCJ siglas en inglés) y Cristianos Unidos por Israel, dos de las organizaciones benéficas evangélicas más conocidas dedicadas a Israel, proporcionan dinero para proyectos en las colonias. Pero apoyar a estas comunidades no es su misión principal. Lo mismo es válido para las principales organizaciones evangélicas con sede en Israel: Puentes para la paz, la Embajada Cristiana Internacional y Cristianos para Israel, por ejemplo.

Drones en las colonias

De lejos, la organización más grande que opera en el campo es el IFCJ, que recauda en promedio 140 millones de dólares al año. Según el fundador Rabi Yechiel Eckstein, solo una pequeña parte de esto, alrededor del 1 por ciento, en realidad va a las colonias.

«Ahora tenemos una gran cantidad de solicitudes de drones en las colonias, y los vamos a proporcionar, porque ese es el tipo de cosas que hacemos», dice. “Si hay colonos que son pobres y necesitados, y que necesitan comida y calefacción, también los incluiremos. Pero no intentamos vincular las iglesias con las colonias”, añade.

Sin embargo, la suma de todo el dinero recaudado por tales organizaciones de caridad no da cuenta de toda la historia.

Blessed Buy Israel por ejemplo, no reparte fondos, sino que ayuda a promover negocios de colonias en los Estados Unidos. Fundada y dirigida por Steve y Doris Wearp, una pareja evangélica del este de Texas, Blessed Buy Israel vende productos hechos por una docena de empresas familiares en las colonias directamente a las iglesias (también en internet).

Las ventas totalizaron 50.000 dólares en 2017, el primer año de operación, y se espera que se dupliquen este año. Sin los Wearps vendiendo su mercadería, estas empresas podrían no tener tal acceso al mercado estadounidense. Los Wearps y sus cinco hijos también son voluntarios de seis a siete semanas cada año con Hayovel.

«Es gracioso, pero de muchas maneras me siento más cerca de muchos judíos ortodoxos aquí que de muchos cristianos en los Estados Unidos y en todo el mundo», señala Steve. «Hay una visión más común, un propósito más común y vínculos espirituales más profundos con nuestros amigos aquí».

Durante la temporada de cosecha que acaba de terminar, Hayovel dice que sus 175 voluntarios recolectaron 340 toneladas de uvas en las colonias, sumando un total combinado de 4,930 horas. Dado el salario mínimo actual, ahorraron a los agricultores locales unos 40.000 dólares en gastos durante el período de tres meses.

Himnos en el viñedo.

En la visita de Haaretz a Har Bracha, se pudo escuchar a los voluntarios de los Estados Unidos, Suecia, Noruega, Hong Kong, Austria y Nueva Zelanda cantando himnos cristianos mientras recogían uvas en los viñedos propiedad de Tura Winery. Algunas de las mujeres tenían bebés amarrados a la espalda mientras avanzaban por las filas.

Al preguntarle si los agricultores se han ofrecido a compartir sus ganancias con los voluntarios, el portavoz designado de Hayovel, Luke Hilton, responde: «Estos agricultores no son personas ricas. «Cada dólar que podemos ahorrarles, ellos pueden devolverlos a esta tierra, y queremos permitirles que estén en esta tierra».

Tura Winery es propiedad de Nir Lavie, quien nació en Israel pero pasó parte de su infancia en los Estados Unidos, mientras que su padre se desempeñó como un emisario en el extranjero. Esos años en los Estados Unidos, dice, le enseñaron que no había nada que temer de los cristianos. Cuando abrió la bodega hace 20 años, produjo 3.000 botellas el primer año. Desde que los voluntarios de Hayovel comenzaron a dar una mano, la producción se ha expandido drásticamente y ahora produce 50.000 botellas por año.

Escuchando estos datos deboca de Lavie, no hay razón para tener compasión con él o de su negocio.

Cuando se le preguntó si la bodega era rentable, responde: «Baruch Hashem» («Gracias a Dios»). Sin embargo, se pone más a la defensiva cuando se le pregunta cuánto dinero ahorra con toda la ayuda gratuita. «¿Y qué hay de los kibbuts?», responde con enojo. «¿No ahorraron dinero con todos sus voluntarios de Holanda y Suecia?»

En cierto grado es cierto, por supuesto, excepto que los voluntarios en los kibutz tradicionalmente recibían alojamiento y comida a cambio de su trabajo. Los voluntarios de Hayovel no lo hacen; están obligados a cubrir todos sus gastos por su cuenta.

«En cualquier caso», continúa Lavie, «lo que es realmente importante es que estas personas eventualmente se convierten en embajadores de buena voluntad para Israel en todo el mundo. Y también se benefician porque hacer este trabajo los hace felices. Así que digamos que cada uno de nosotros necesita al otro. Gracias a Dios, los tenemos y espero que continúen por otros 200 a 300 años”.

Traducido por J.M. para Rebelión

Nota original:
https://www.haaretz.com/israel-news/.premium.MAGAZINE-inside-the-evangelical-money-flowing-into-the-west-bank-1.6723443

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Un comentario en “El flujo del dinero evangélico hacia Cisjordania
  1. Kurt Brainin dice:

    Estos cristianos evangelistas son una parte fundamental del lobby proisraelí en USA pero son básicamente antisemitas, su apoyo a Israel se basa en sus mitos religiosos sobre la segunda venida de Cristo. Para la cual la vuelta de los judíos a la Tierra Prometida sería una condición esencial.
    También eran antisemitas:
    – El Barón von Plehve, ministro del interior del zar y responsable del pogrom de Kishinev con quien Herzl se entrevistó en 1903.
    – Simon Petlura, líder ucraniano responsable de masacrar a decenas de miles de judíos con quien Jabotinsky se entrevistó en los años 20.
    – Obviamente la Alemania nazi con la que la dirigencia del Yishuv mantuvo un acuerdo mutuamente fructífero, la «Haavará» entre 1933 y 1939.
    Todos ellos con el argumento de fondo de «si quieren librarse de los judíos ayúdennos a crear un estado judío en Palestina».
    Y esta tendencia se ha prolongado hasta la época actual:
    – Hace pocos años una delegación de partidos europeos de ultraderecha fue recibida con todos los honores por la Knesset.
    – Netanyahu está a los abrazos con los gobiernos más ultraderechistas de Europa, Polonia y Hungría.
    En estos casos, la razón es que ocultan su antisemitismo bajo un racismo más explícito contra los musulmanes.
    Como víctima del nazismo en carne propia y en mi familia más cercana, me disgusta profundamente esta permanente tendencia a poner por delante los supuestos interesess del estado judío en vez de los judíos de carne y hueso. Siempre se había dado por supuesto que Herzl fundó el sionismo político para terminar con el antisemitismo, no para llevarse bien con los antisemitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.