¿La campaña electoral de Netantahu está en camino a la guerra?

Fuente: Akiva Eldar* | Al-Monitor
Fecha 05 de MAR 2019

Imaginemos que el primer ministro Benjamín Netanyahu decide desplegar tropas mañana para una operación en tierra en el corazón de la Franja de Gaza, y algunos de ellos mueren en acción. Digamos que la operación es una respuesta razonable, incluso completamente justificada, a los cohetes lanzados desde Gaza a las comunidades fronterizas israelíes. En cualquier caso, los padres de los soldados muertos albergarán la terrible sospecha hasta el día de su muerte de que sus seres queridos fueron víctimas de una campaña electoral. Se sentirán acosados por la sensación de que sus hijos fueron enviados a la batalla para vencer al principal rival de Netanyahu, la nueva alianza Azul y Blanca, liderada por tres generales, y para silenciar a los críticos que compiten con el Likud por la votación de la derecha el 9 de abril.

Sin embargo, esta afirmación aparentemente difamatoria, según la cual el primer ministro de Israel colocaría sus intereses personales por delante del bien público, no es un escenario preparado por la izquierda política y los medios de comunicación. Netanyahu mismo escribió el libro.

Como jefe de la oposición en 2008, Netanyahu advirtió contra las objeciones que el Primer Ministro Ehud Olmert estaba haciendo a los palestinos mientras estaba bajo sospecha de corrupción. «Hay una preocupación que tengo que decir, real y no infundada, de que [tal primer ministro] tomará decisiones basadas en el interés personal de su supervivencia política y no en el interés nacional», dijo Netanyahu en una entrevista con el canal 2 de televisión. Al referirse a los informes de que Olmert había ofrecido ceder tierra por paz, Netanyahu agregó: «Un primer ministro hundido hasta el cuello en sus investigaciones no tiene un mandato moral y público para determinar asuntos fatídicos para el Estado de Israel».

Si un primer ministro «hasta el cuello» en investigaciones policiales no tiene un mandato para hacer la paz, ¿un primer ministro perseguido por serias sospechas criminales tiene un mandato para determinar asuntos fatales como la guerra?

Cualquiera que vea la situación en Cisjordania y la Franja de Gaza puede ver que una batalla electoral podría deteriorarse cualquier día en una guerra sangrienta. Por un lado, los candidatos azules y blancos, a quienes Netanyahu retrata como «izquierdistas», están acosando a Netanyahu , recordándole su apoyo a la retirada israelí de Gaza en 2005 y su decisión en 2011 de liberar a más de 1.000 prisioneros palestinos a cambio del retorno del soldado israelí capturado Gilad Shalit.

Por otro lado, el presidente de la Nueva Derecha, Naftali Bennett, lo está incitando a reprimir a los palestinos. «Los terroristas están advirtiendo que se enojarán si bloquean sus teléfonos celulares ilegales en la cárcel, ¿así que te rendiste?». Bennett arremetió el 4 de marzo. Le recordó a Netanyahu: «En los detectores de metales mostraste el mismo temor cuando los enfrentaste por amenazas, ahora tenemos terroristas que toman el Monte del Templo”.

Bennett se refería a la decisión de Netanyahu de 2017, tomada bajo presión internacional, de retirar los detectores de metales del Monte del Templo y de los recientes enfrentamientos violentos entre la policía israelí y los palestinos en la Puerta de Merci (Bab al-Rahma), que ha sido cerrada en el Templo Monte desde 2003. En las últimas tres semanas, Israel ha arrestado a unos 100 palestinos de Jerusalén Este y ha prohibido a los clérigos y funcionarios musulmanes , entre ellos al presidente del Consejo de Waqf, Sheikh Abd al-Azeem Salhab, del complejo. Mientras tanto, los activistas judíos del Monte del Templo, entre ellos miembros de HaBayit HaYehudi, criticaron al gobierno. por no haber sellado adecuadamente la Puerta de la Misericordia después de un robo. Están planeando una gran marcha de protesta desde la Plaza Safra hasta la Puerta de Merci y una ascensión en masa al Monte del Templo.

Netanyahu ha tratado en el pasado con enfrentamientos violentos que comenzaron en el Monte del Templo, tanto por judíos como por musulmanes, que lo llaman el Haram al-Sharif, y con las crisis resultantes en las relaciones con el vecino Jordania, que es el custodio de Lugares sagrados musulmanes en Jerusalén. Dada la crisis personal y política en la que Netanyahu está sumido, ¿querrá o podrá apagar las llamas mientras sus socios gubernamentales de la derecha le están respirando en el cuello? Incluso el ala pro-derecha Israel Hayom pisó las ampollas de Netanyahu. El periódico le otorgó un sitio destacado a una demanda del 9 de enero del Ministro de Economía, Eli Cohen, de Kulanu, de centro derecha, para implementar el fallo de la Corte Suprema que permite el arrasamiento de la aldea beduina de Khan al-Ahmar en la Ribera Occidental., que ha estado encajonado en el escritorio de Netanyahu durante meses esperando su orden.

Con respecto a las propias palabras de Netanyahu sobre la competencia de Olmert, ¿qué tipo de interés nacional dictaría una decisión de aplastar a las fuerzas de seguridad palestinas, que están cooperando con Israel para prevenir ataques terroristas? ¿Qué ganarán los israelíes con el robo del gobierno de 500 millones de shekels (u$s 138 millones) de los ingresos fiscales que ha recaudado para la Autoridad Palestina (AP)? ¿Este movimiento, diseñado para castigar a la Autoridad Palestina por pagar a las familias de los palestinos encarcelados en Israel, evitará incluso un ataque terrorista? Por otro lado, el mismo gobierno que muestra tal determinación al enfrentar la violencia palestina apoya la violencia judía por omisión y por comisión. Tal apoyo es especialmente fuerte durante las temporadas electorales. Cuando la batalla tiene que ver con la libertad personal del primer ministro, los colonos tienen la libertad especial de elegir las peleas.

La Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas solo este año documentó 47 ataques de colonos contra palestinos que resultaron en lesiones y daños a la propiedad, en comparación con 38 eventos en el período correspondiente en 2018 y 29 en 2017. En los enfrentamientos documentados del 12 al 25 de febrero, dos soldados y 139 palestinos resultaron heridos. Treinta niños palestinos y tres maestros necesitaron tratamiento médico después de inhalar gas lacrimógeno en su recinto escolar en una sección de Hebrón bajo control israelí. En tres incidentes separados, los colonos arrancaron 600 olivos de propiedad palestina, y en otros dos, los colonos robaron animales y productos agrícolas de los palestinos en Cisjordania.

También durante ese período, Israel demolió 26 estructuras palestinas en Cisjordania y rompió tres enlaces al suministro de agua del área, hechos que dejaron a 44 palestinos sin hogar y lastimaron a miles de personas. Israel justificó sus acciones citando la falta de permisos de construcción. En Jerusalén oriental, se demolieron siete edificios y 38 personas fueron arrancadas de sus hogares. Tres colonos resultaron heridos en los enfrentamientos resultantes, y los palestinos que arrojaron piedras dañaron los autos de los colonos.

¿Qué hace la administración de los EE. UU., la más necesaria que nunca para ser el adulto responsable, para restablecer la calma y prevenir la violencia? Mueve el consulado de Estados Unidos – la misión diplomática de facto para los palestinos – a la embajada recientemente inaugurada, que está encabezada por un amigo cercano de los colonos, el embajador David Friedman. La decisión rompe el principal vínculo diplomático entre Washington y la sede palestina en Ramallah, a pesar de que este vínculo ha servido para calmar las tensiones de vez en cuando.

Al mismo tiempo, el «acuerdo del siglo» del presidente Donald Trump está acumulando polvo. Después de todo, Trump también está «hasta el cuello» en las investigaciones y no tiene un «mandato moral» para forjar una paz israelí-palestina. Él también está bajo sospecha de tomar «decisiones basadas en el interés personal de su supervivencia política y no en base al interés nacional».

 

Traducción: Isaac Roberto Faur para J Amlat

 

* Akiva Eldar es columnista de Israel Pulse en Al-Monitor. Anteriormente fue columnista principal y escritor editorial de Haaretz y también se desempeñó como jefe de la oficina y corresponsal diplomático de los EE. UU. en el diario hebreo. Su libro más reciente (con Idith Zertal), Lords of the Land, sobre los asentamientos judíos, estuvo en la lista de libros más vendidos en Israel y se ha traducido al inglés, francés, alemán y árabe

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Un comentario en “¿La campaña electoral de Netantahu está en camino a la guerra?
  1. Kurt Brainin dice:

    Netanyahu y muchos más en Israel son capaces de cualquier cosa, eso está archidemostrado.
    Pero llamar «guerra» a las habituales incursiones israelíes en Gaza me parece una exageración ¿donde está el enemigo supuestamente equivalente?
    Por otra parte, en cuanto a los cohetes que se disparan desde Gaza contra las poblaciones israelíes vecinas, creo que hay que tener en cuenta que antes de ser israelíes eran el sitio donde habitaban árabes palestinos que fueron expulsados justamente hacia Gaza hace 70 años. Como dijo Moshe Dayan el 30 de abril de 1956 en el funeral de Roy Rotenberg, «desde hace 8 años ven desde sus campos de refugiados en Gaza como hemos hecho nuestro hogar de lo que era de ellos y de sus antepasados».
    Si queremos un mejor futuro para Israel y para todos los judíos, sería bueno tomar conciencia de la realidad y dejarnos de creer que tenemos toda la razón porque somos judíos que hemos sufrido mucho. Otros seres tan humanos como nosotros también sufren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.