Elecciones sin razón

Fuente: Gideon Levy| Haaretz
Fecha: 17 de NOV 2018

Todos sabían que  nubes de sospecha se ciernen sobre el primer ministro Benjamin Netanyahu; que el ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, ha llevado a la economía a tener déficit y no ha resuelto los problemas de vivienda; que la ministra de Justicia Ayelet Shaked está incendiando la democracia; que la ministra de Cultura y Deportes, Miri Regev, está dañando la cultura e incitando contra las artes; que el Ministro de Educación Naftali Bennett está trayendo religión y nacionalismo a las escuelas; que el ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, está librando una guerra ridícula, con medios escandalosos, contra el movimiento BDS; y que la situación no es buena y será aún peor.

Entonces, ¿por qué razón está cayendo este gobierno? Porque Gaza no ha sido suficientemente golpeada. Porque el ejército no derramó suficiente sangre. Debido a que el matón no golpeó al granuja como debería haberlo hecho. Israel está dispuesto a perdonarlo todo, excepto la moderación. Eso también es lo que aparecerá en la campaña electoral: quién asestó un golpe y quién no. Quién es un héroe y quién es flojo. Quién es Rambo y quién es un ambicioso.

Así es como las próximas elecciones, al igual que la mayoría de las elecciones anteriores, se han convertido en otro ritual interno, que carece de gran importancia, en el rito ficticio de la democracia israelí. En esencia, lo que ha sido es lo que será. La identidad del próximo primer ministro es mucho menos importante de lo que se reclamará en la campaña electoral.

Las elecciones, en principio, serán sobre nada. Gaza derribó al gobierno, pero ninguno de los candidatos tiene nada que ofrecer sobre el tema de Gaza, excepto palabras vacías y un vendaje. Una encuesta realizada por Israel Television News durante el fin de semana entre los jefes de los partidos reveló la verdad desnuda: a excepción de Meretz y la Lista Conjunta, que proponen levantar el bloqueo en Gaza -la única solución que existe-. Ninguna otra parte tiene nada que decir.

Avi Gabbay del Partido Laborista dijo: “Volveremos a tomar la iniciativa y a tomar decisiones”. Yair Lapid prometió: “Disuasión e influencia económica”. Bla, bla, bla,  en resumen: nada. Cuando se trata del tema más fatídico, la ocupación, sí, la ocupación, no hay “polarización” u “odio fraternal” en Israel; las opiniones apenas difieren. El centro-izquierda hablará sobre el presidente palestino Mahmoud Abbas y no hará nada, la derecha no hablará. Trate de encontrar la diferencia. Y cuando no hay diferencias en el asunto más importante de todos, las elecciones son absolutamente sobe nada.

El resto de los temas son menos importantes. Está claro que otro gobierno de derecha continuará dañando el tejido de la democracia, que la libertad y los derechos humanos serán aún más limitados. El abuso sobre los solicitantes de asilo empeorará, las organizaciones de izquierda serán excluidas e incluso prohibidas. La libertad de expresión también será frenada. Estará prohibido criticar a los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel, esto está lejos de ser inverosímil. En cuanto al apoyo público para el BDS, no hay nada de qué hablar.

Una derecha que confía en sí misma es una derecha más peligrosa. Sin embargo, no se atreverá a hacer lo que está obligado a hacer: anexar Cisjordania, o al menos el Área C. (1) Sólo continuará sentando las bases legales para un estado de apartheid, una medida que comenzó con la ley del estado-nación, pero no se atreverá a establecer oficialmente tal estado.

El ataque de otro gobierno de derecha a la democracia será malo, pero en un país en el que la mitad de sus nativos viven sin ningún derecho (los palestinos) o en condiciones severas de discriminación (árabes israelíes), este es un daño menos importante, para los privilegiados. Ningún gobierno alternativo previsible cambiará la situación básica de la semi-democracia para la mitad de sus residentes. Entonces, las elecciones en Israel no son realmente elecciones, siempre que no haya una democracia real y no haya diferencias ideológicas reales.

Un gobierno de centro-izquierda mejorará la atmósfera y detendrá el deterioro. Con Gabbay, Lapid, Tzipi Livni, Ehud Barak o Benny Gantz a la cabeza del gobierno, se detendrá a menos activistas de derechos humanos en el Aeropuerto Ben-Gurion y se cerrarán menos instituciones artísticas. Se pondrán fin a los ataques contra el sistema legal y Europa occidental volverá a mostrar su afecto. Importante, pero no crítico. No tendremos menos guerras, o menos asentamientos. Entonces, ¿qué habremos logrado?

No debemos desesperarnos. Pero las elecciones ahora no pueden inspirar grandes esperanzas, incluso si conducen a una gran agitación. Ningún reemplazo prometedor se está precalentando al margen. Se incluirán muchos eslóganes y promesas, los partidos se unirán y se dividirán, los periodistas celebrarán y todo girará en neutro, solo otro esfuerzo inútil. Una elección inútil.

(1) La zona C  es la parte de Cisjordania que permanece bajo con trol exclusivo de Israel [N. del T.]

 

TRADUCCIÓN: Dardo Esterovich

Original: https://www.haaretz.com/opinion/.premium-elections-for-no-reason-1.6658943

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.