Los estudiosos del Holocausto critican el pacto de Netanyahu con el diablo

Fuente: Akiva Eldar | Al-Monitor
Fecha: 05 FEB 2019

Poco más de 18 meses después de haber participado en la cumbre de líderes del Grupo de Europa Central Visegrad en julio de 2017, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu recibirá a los líderes de Hungría, Polonia, la República Checa y Eslovaquia del 18 al 19 de febrero en Jerusalén. Incluso los medios de comunicación más hostiles (que, según Netanyahu, incluyen a todos los periodistas y redes de televisión israelíes que no lo apoyan incondicionalmente), se verán obligados a cubrir este evento inusual. ¿Qué otro candidato que se postula para el cargo de primer ministro en las elecciones del 9 de abril se tomará una foto con cuatro líderes europeos en el contexto del lugar más sagrado del judaísmo, el Muro Occidental? ¿Cuántos de los que se postulan pueden organizar una coalición de los estados de la Unión Europea que apoyan a Israel, muchos de los cuales se oponen a la ocupación de los palestinos por parte de Israel y defienden los derechos humanos? Entonces, ¿qué pasa si varios de ellos están contaminados por el antisemitismo y la negación del Holocausto? Ninguna mancha puede resistir el efecto blanqueador de una ceremonia de ofrenda floral en el Memorial del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén.

Yair Lapid, el presidente del partido centrista Yesh Atid y sobreviviente del Holocausto de segunda generación, fue el único político destacado que se pronunció en contra de la celebración de la cumbre en Israel. El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, había impulsado leyes que degradan a las víctimas del Holocausto, dijo. Cuando esta ley se debatió por primera vez en Polonia en 2016, Yehuda Bauer, el destacado historiador del Holocausto que se desempeña como asesor académico de Yad Vashem, le dijo a Haaretz que la legislación está relacionada con la negación del Holocausto. Lapid también señaló al primer ministro húngaro, Viktor Orban, quien se había comprometido el año pasado en una campaña al borde del antisemitismo. “Esta es una pérdida de todo el orgullo nacional y daño internacional”, escribió en Twitter el 28 de enero. Lapid instó a Netanyahu a frenar su “lujuria” por las fotografías de la campaña y renunciar a ser anfitrión de la cumbre. No obstante, no olvidemos que el propio Lapid guardó silencio sobre los informes de ventas de armas israelíes a regímenes despreciables acusados de crímenes de guerra.

La embajadora jubilada Colette Avital, presidenta de la organización israelí que cobija a los grupos de sobrevivientes del Holocausto, fue menos diplomática. En una entrevista con Al-Monitor, acusó a Netanyahu de proporcionar un “sello de aprobación a los líderes y regímenes con inclinaciones neonazis, lastimar a los sobrevivientes del Holocausto y la memoria de sus víctimas”. La ex miembro de la Knesset del Partido Laborista agregó: “Motivado por estrechos intereses, el primer ministro está ayudando a los que reescriben la historia: aquellos que aman a Israel pero odian a los judíos “.

Para Netanyahu, el interés primordial es permanecer en el poder (y evitar ir a la cárcel). En su opinión, los intereses más amplios de Israel radican en sanciones más duras contra Irán por su programa nuclear y en eliminar su presencia de las fronteras de Israel. El siguiente en la línea es bloquear la presión internacional sobre Israel para detener la progresiva anexión de Cisjordania y poner fin a la ocupación israelí allí. Netanyahu, al igual que sus predecesores, también otorga gran importancia a la venta de armas al mejor postor, incluso a regímenes oscuros. El respeto por los principios de la democracia liberal, los derechos humanos y la moral universal no tienen lugar en la escuela de gobierno de Netanyahu.

Como Netanyahu lo ve, una relación cercana con el Grupo Visegrado sirve bien a los intereses israelíes. Lo mismo ocurre con los crecientes vínculos con los líderes del Golfo Pérsico, Chad, Sudán del Sur, China, Brasil, India y, por supuesto, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el único líder que puede competir con Netanyahu en un concurso de fanfarronería contra los guardianes de la democracia. Como el propio Netanyahu dijo en la Cumbre Visegrad de julio de 2017 en Budapest, “La Unión Europea es la única asociación de países en el mundo que condiciona las relaciones con Israel, que produce tecnología en cada área, por encima de condiciones políticas”.

Él tiene toda la razón. La visión del mundo de Netanyahu y la variedad de intereses que guían sus políticas lo colocan mucho más cerca de Orban que de la canciller alemana, Ángela Merkel. Incluso tienen un enemigo mutuo y ficticio: el filántropo judío estadounidense George Soros, que es de origen húngaro.

Según una revelación de Buzzfeed del 20 de enero, Netanyahu fue quien conectó a Orban con sus legendarios asesores de campaña estadounidenses, Arthur Finkelstein y George Birnbaum. Los dos planearon la campaña que llevó al partido de derecha de Hungría a la victoria. El acuerdo no escrito entre Netanyahu y los líderes de Europa Central se describe mejor por lo que Netanyahu dijo acerca de su política sobre los palestinos: “Si dan, recibirán; si no dan, no recibirán “. Los europeos de Visegrad le dan a Netanyahu una foto con los líderes internacionales como si su país no fuera una potencia ocupante. A cambio, él les da una en Yad Vashem como si no hubiera ningún problema de antisemitismo en sus países.

Como todos los visitantes VIP a Israel, los Cuatro de Visegrado depositarán coronas en Yad Vashem. Lo mismo hizo el tirano de Chad, Idriss Déby (2018), y el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte (2018). Duterte había declarado en 2016, “Hitler masacró a tres millones de judíos… hay tres millones de adictos a las drogas. Existen. Me encantaría matarlos”. Otros visitantes de Yad Vashem incluyen al presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta (2016) y al jefe militar de Myanmar, Min Aung Hlaing (2015), quien lanzó un genocidio y una limpieza étnica poco después de visitar el Memorial.

El canciller austriaco, Sebastián Kurz, se tomó la molestia de traer con él en su visita de junio de 2018 una lista de las comunidades judías perdidas de su país. La guía que lo acompañó en el recorrido por el Memorial no pudo resistirse a mencionar algunos de los sitios de los recientes eventos antisemitas inspirados por el Partido de la Libertad de Austria, miembro del gobierno de coalición del país. Austria se quejó y Yad Vashem se disculpó.

En declaraciones al New York Times, el historiador Bauer explicó que el Ministerio de Relaciones Exteriores determina la lista de invitados y las políticas del Memorial, pero justificó la invitación que se extendió a todos los líderes extranjeros, “incluso si es gente a la que no invitaríamos a cenar”.

Sin embargo, Shalmi Barmor, ex director del departamento de educación de Yad Vashem, protesta por lo que él describe como “múltiples producciones de carnaval de la identidad judía”. Hablando con Al-Monitor, expresó duras críticas sobre la actitud apologética hacia el antisemitismo moderno, que considera que los judíos son “una bacteria parasitaria que se ha infiltrado en el cuerpo de la nación y la está destruyendo desde dentro”.

Barmor dijo: “La lección particular de la Shoa, ‘nunca más’, es decir, un estado judío fuerte que defenderá a los judíos y evitará otro Holocausto, es sin duda un objetivo digno y legítimo”. Sin embargo, se lamenta de que el sistema escolar israelí apenas aborda los aspectos más amplios y universales de las lecciones del Holocausto. Dijo que la razón es que Israel mismo no es inmune a conductas como perseguir a los solicitantes de asilo africanos, convirtiendo a los territorios ocupados en guetos de masas y blanqueando a antisemitas y tiranos de todo el mundo.

Traducción: Dardo Esterovich

Original: https://www.al-monitor.com/pulse/originals/2019/02/israel-hungary-chad-myanmar-benjamin-netanyahu-arms-sale.html

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Un comentario en “Los estudiosos del Holocausto critican el pacto de Netanyahu con el diablo
  1. Kurt Brainin dice:

    En todo caso sería un auto pacto del diablo con el diablo.
    ¿En qué es mejor Netanyahu, el fascista de Medio Oriente, que los fascistas de la Europa del Este?
    ¿En que es judío? Eso lo hace todavía peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.