Durante años creí en los Acuerdos de Oslo, pero resultó un engaño

Fuente:  Gideon Levy | Haaretz
Fecha:  09 de SEPT 2018

Mientras las manos se sacudían con gran pompa en el césped de la Casa Blanca, las balas silbaban a mi alrededor. Cuando Yitzhak Rabin estrechó la mano de Yasser Arafat, yo llevaba un casco de acero y una chamarra antiaérea.

No hay nada metafórico en esta descripción; a mediados de septiembre de 1993, estaba en Sarajevo asediado y sangrando. Cuando parecía que estaban haciendo las paces en Washington, yo estaba en el punto más álgido de una guerra. Llegué a la paz tardíamente.

Dos días antes de irme para cubrir la guerra en Bosnia, escribí en Haaretz: “Los cielos no se cayeron hace dos días cuando el primer ministro Yitzhak Rabin firmó una carta reconociendo a la OLP, pero nadie saltó dentro de la fuente en la plaza de la ciudad en un exceso de alegría. Este evento, que no es menos importante que la visita del presidente egipcio [en 1977], evidentemente excita a los israelíes mucho menos. La derecha religiosa radical está molesta, la izquierda se está pellizcando con incredulidad, y la mayoría de los israelíes están más preocupados de cómo este progreso diplomático afectará sus acciones en la bolsa que con el futuro de la casbah en Nablus” (Haaretz, 12 de septiembre, 1993).

Unas seis semanas después de la ceremonia, a principios de noviembre de 1993, me reuní con el comandante de los Halcones de Fatah para los campos de refugiados en el centro de la Franja de Gaza. Raafat Abed estaba escondido en el campo de refugiados de Nuseirat; incluso después de la firma, todavía estaba en la lista de los buscados de Israel. Había huido por su vida del servicio de seguridad Shin Bet y de las Fuerzas de Defensa de Israel y estaba durmiendo en una cama diferente cada noche.

“Hemos detenido la lucha armada por ahora”, me dijo en ese momento. “Estamos obedeciendo órdenes”.

Recuerdo cómo salí de Gaza por el puesto de control de Erez agitando teatralmente como una ola mi mano. Adiós Gaza, adiós y adiós; no volveremos a usted de nuevo, ciertamente no para cubrir la ocupación. La ocupación había terminado, pensamos. Su final ya era visible en el horizonte.

Recuerdo las alegres conferencias de paz de finales de los 90, desde Valencia en España hasta Rodas en Grecia, el viaje inolvidable a Europa con una delegación de legisladores, la mitad de los cuales eran miembros de la Knesset y la otra mitad miembros del consejo legislativo del futuro estado palestino. Estuvieron Marwan Barghouti y Yehudah Harel de los Altos del Golán, el difunto David Tal de Shas, Dedi Zucker y Haim Ramon en una imagen de gran esperanza que aún cuelga sobre mi escritorio.

Había esperanza entonces, pero se archivó rápidamente, para no regresar. Esa fue la última vez que alguien habló aquí sobre la paz. Y es solo en retrospectiva que resultó ser una visión engañosa.

Yo creía en Oslo. Pensé que Israel quería sincera y honestamente abrir un nuevo capítulo con el pueblo palestino. Hubo muchos como yo. No había prestado atención a los detalles, realmente no veía la imagen completa. Aborrecí a los escépticos que estaban echando a perder la fiesta con sus oscuras y airadas predicciones, aquellos para quienes nunca es suficiente. Realmente quería creer en Oslo.

Para aquellos que habían experimentado la realidad que lo precedió, cuando Abie Nathan, activista por la paz, permaneció en la cárcel por reunirse con representantes de la Organización de Liberación de Palestina, el apretón de manos con Arafat no fue más que un sueño. También creía en los motivos de los pacificadores israelíes, que realmente y honestamente querían poner fin a la ocupación en un momento en que todavía era posible hacerlo con relativa facilidad.

Pasaron muchos años antes de que despertara del sueño y comprendiera que había caído en una trampa. Podría ser que nadie la colocó intencionalmente, pero no obstante fue una trampa. Yasser Arafat y una gran parte del pueblo palestino también cayeron en ella. Como si Rabin no se hubiera encogido por su apretón de manos con Arafat. Incluso en ese momento, no pensé que no era así como haces las paces.

Había más sangre palestina en manos de Rabin que sangre judía en las manos de Arafat. Si alguien hubiera tenido que avergonzarse de la ceremonia de Washington, en realidad era el líder palestino. Arafat estaba estrechando la mano del hombre que capturó las ciudades árabes de Lod y Ramle en 1948, con todo lo que sucedió allí en ese momento, y que más tarde les rompió los huesos en la primera Intifada. Arafat estrechó la mano de la persona que había expulsado y ocupado a su pueblo. Sin embargo, la angustia de Rabin era aparentemente genuina y podría ser perdonado por no contenerse.

Lo que no era perdonable, sin embargo, era lo que no estaba incluido en los acuerdos. El pecado original de los Acuerdos de Oslo fue y sigue siendo que no fueron lo suficientemente lejos. Eso hubiera implicado abordar la presencia de asentamientos judíos cuyo alcance que en ese momento era inconmensurablemente más pequeño de lo que es ahora. El hecho de que su destino no haya sido debatido, su estado no haya sido decidido, y lo peor de todo, que no se decidió al menos detener la construcción de asentamientos, es la prueba de las intenciones reales y la valentía de los estadistas israelíes.

Los asentamientos se establecieron para arruinar cualquier esfuerzo como Oslo. Ignorar ese problema fue un error crítico. El hecho de que los palestinos hayan accedido a esto demuestra que ellos también cayeron en la trampa.

Cualquiera que construya aunque sea un balcón en Cisjordania lo hace con la intención de que nunca sea evacuado. Quienes no acordaron detener los asentamientos en los territorios decían esencialmente que no teníamos la intención de abandonarlos nunca, pero después pasaron años para que esta idea penetrara mis pensamientos.

Los Acuerdos de Oslo han perpetuado la ocupación. Le han dado a Israel otros 25 años al menos de actividades de asentamiento descontroladas y ocupación brutal, tal vez incluso otros 50, tal vez incluso 100, tal vez la eternidad del apartheid.

 

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

2 Comentarios en “Durante años creí en los Acuerdos de Oslo, pero resultó un engaño
  1. Sara Berlfein dice:

    No olvidar!!!que vergüenza!!!gracias por recordar

  2. Silvia Noemí Turek dice:

    Este recuerdo me llevó a un libro que mi hermano me regalara que se titula “Cual es el futuro de Israel” .
    Es una larga entrevista al ex ministro de Relaciones exteriores Shlomo Ben-Ami, quien intervino directamente en las negociaciones de paz con los Palestinos y aporta una reflexión indispensable sobre las razones del fracaso del proceso de paz.
    El libro fue editado en 2002 en México. Quizás lo haya leido!!!!!!!!!

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.