Los judíos israelíes deberían dejar de tenerle miedo a la Nakba

Fuente: Aluf Benn | Haaretz

Fecha: 1° de mayo de 2021

La rendición en Ramle en 1948. Crédito: David Aldan

1. Ramat Hasharon está flanqueado a ambos lados por instalaciones de seguridad. Cuando era niño los llamábamos «la fábrica» ​​y «el campamento». Hoy en día se les llama «el complejo Ta’as», utilizando el acrónimo hebreo de Israel Military Industries, y «Unidad 8200», en referencia a la famosa unidad de inteligencia de élite. Ambas áreas han sido designadas como bienes raíces.

Mi madre solía contarme sobre los residentes anteriores de estas tierras: al este estaba Abu Kishk, donde se instaló IMI junto con el vecindario de Morasha. Al oeste estaba el pueblo de Jalil, que contribuyó con su nombre a Glilot Junction.

Recordó Abu Kishk como un lugar oscuro y aterrador con perros que ladraban. Ir allí fue una prueba de valentía. En contraste, el rico jeque de Jalil, que conducía un automóvil estadounidense, era visto como un buen vecino y tenía una relación amistosa con mi abuelo, que montaba un burro y operaba los pozos de la zona.

Mi madre recordó una celebración familiar en casa del jeque a la que ella y sus padres fueron invitados. “Qué niña tan hermosa”, felicitó el presentador a la pequeña Atida Hurwitz, que no hablaba árabe y pensó que decía “qué niña tan flaca” – raza es en hebreo para flaca.

Descubrí cómo terminaron las relaciones de vecindad años después en una entrevista con Eliyahu Binyamini, miembro de la aristocracia local, hijo del primer jefe del Consejo de Ramat Hasharon, en la víspera de su muerte en 2002. Cuando estalló la Guerra de Independencia En 1947, todos los árabes de la zona se reunieron en el patio del anciano Binyamini, dijo el hijo al entrevistador Yoav Karni. “Les trajimos autos y los enviamos”.

El jeque Abu Kishk no tenía ganas de irse, y su familia dejó los muebles en el gran patio de los Binyaminis, en la colina cerca de la plaza. “Asumieron que regresarían en unas pocas semanas. En otros lugares les dieron una patada en el trasero, como en Sheikh Munis [el actual Ramat Aviv], por ejemplo «.

Binyamini recordó que el Comité Superior Árabe de Vigilancia les dijo al jeque Abu Kishk y sus fellahin , los agricultores, que abandonaran sus hogares durante unas semanas hasta que regresaran como vencedores con los ejércitos árabes. Pero perdieron, y el jeque murió abandonado y empobrecido unos años más tarde en Lod, el único de su clan al que se le permitió quedarse en Israel.

Esta explicación de la partida de los árabes, que abandonaron el área con entusiasmo y siguiendo instrucciones de arriba, fue aceptada en el Israel de mi infancia. En nuestra casa esto lo repitió mi tío Shalom Gutterman, quien creció en la vecina Herzliya. En su servicio como guardia al final de la era del Mandato Británico, conocía a los vecinos de Jalil y Abu Kishk.

Los historiadores contemporáneos no han encontrado corroboración o documentación que respalde esta explicación. El investigador palestino Walid Khalidi reveló ya en 1959 que la historia sobre la orden del Comité Superior de Monitoreo Árabe de huir de pueblos y ciudades fue inventada por un partidario judío estadounidense de los revisionistas de derecha, como combustible para la propaganda del joven país. Pero sus ecos todavía se escuchan hoy en los argumentos sobre la responsabilidad práctica y moral del desarraigo de los palestinos .

2. En 1988, se publicó en inglés el libro de Benny Morris “El nacimiento del problema de los refugiados palestinos, 1947-1949” y me enviaron a entrevistar al autor para el periódico Ha’ir. La primera intifada estaba furiosa y, del lado israelí, los «árabes» comenzaban a ser llamados palestinos, y sus aspiraciones nacionales se tomaban en serio.

En esta atmósfera, Morris y sus colegas, conocidos como los Nuevos Historiadores, ofrecieron una versión modificada de la historia del establecimiento de Israel. Con la respiración contenida, leí “El nacimiento del problema de los refugiados palestinos” con sus duras descripciones de masacres y saqueos por parte de combatientes israelíes en aldeas palestinas.

También estaba el capítulo sobre la salida de los árabes de Jaffa y Haifa, un levantamiento a favor de los judíos en los primeros meses de la guerra, y la descripción de Igal Alón, el comandante del Palmaj y la hermosa sabra del buen viejo Israel, como el principal expulsor de los árabes del país. Tales historias eran completamente tabú en esos días, y sentí que era socio de un gran secreto nacional.

Les pregunté a mis padres qué recordaban de esos eventos. Mi padre habló poco sobre su juventud en el Palmaj y el papel que desempeñó en 1948. Dijo que luchó en la Operación Broom en el este de Galilea, al norte del lago Kinneret, en los días previos a la Declaración de Independencia. «Disparamos contra sus tiendas y ellos huyeron», dijo, concluyendo el asunto.

Después de su muerte supe que mi padre había sido un operador de morteros en la 1ª Brigada del Palmach, bajo el mando del comandante de pelotón Rehavam Ze’evi, «Gandhi», más tarde un político de extrema derecha. Wikipedia en hebreo dice que «la noche del 2 de mayo, las tropas del Palmach dispararon unas cuantas ráfagas de proyectiles de mortero en las aldeas al norte de Rosh Pina que acosaron el tráfico judío, y esto fue seguido por una huida desde las aldeas». ¿Fue Aryeh Bomstein, de 18 años (mi padre, más tarde el poeta Aryeh Sivan) quien disparó ráfagas y expulsó a los residentes de las aldeas olvidadas al exilio en los campos de refugiados?

Ya en medio del libro de Morris entendí que la historia de 1948 no se resume en el argumento de “huyeron o fueron expulsados”, sino en la decisión de evitar el regreso de los refugiados y confiscar sus tierras para pueblos y aldeas judías. La decisión se tomó en medio de la guerra de 1948 y está vigente hasta el día de hoy. Este es el meollo del asunto. De este lado está la Ley de Propiedad de los Ausentes, la Ley de Adquisición de Tierras, el Fondo Nacional Judío y la Autoridad de Tierras de Israel, y del otro lado está la Nakba , la expulsión, el despojo, la confiscación, la opresión y su esperanza de implementar el derecho al retorno. .

Es imposible entender las relaciones entre judíos y árabes en Israel, el conflicto israelí-palestino y los esfuerzos fallidos para resolverlo, e incluso la actual coalición conversa con partes de la comunidad árabe sin sumergirse en la historia de 1948. El judío-árabe el cisma no es lo único que no se puede entender; la planificación y la construcción en Israel están dictadas por la política de tierras diseñada para perpetuar los resultados de “Independencia y Nakba”, el título del libro en hebreo del historiador Yoav Gelber, y para asegurarse de que los árabes no puedan revertir la situación. Esa es la razón de la “dispersión de la población”, el eufemismo de devorar los territorios abiertos y llenar el área de pequeñas comunidades dispersas, en contra de la lógica económica o ambiental.

Para comprender la lucha entre las ciudades en desarrollo y los kibutzim, la discriminación contra los judíos de los países árabes que fueron enviados a asentar la “propiedad abandonada”, hay que volver a las raíces plantadas en las guerras de 1948. El conflicto sobre el Arroyo Asi y las batallas de la Coalición Arcoíris Democrática Mizrahi para lograr una distribución justa del uso de la tierra son encarnaciones posteriores de la Nakba.

3. “El nacimiento del problema de los refugiados” debería haberse enseñado en todas las escuelas secundarias israelíes y en todos los cursos de mando de las Fuerzas de Defensa de Israel. Pero el miedo a hablar sobre la Nakba está arraigado en el corazón de la corriente principal israelí. No existe como pregunta para el examen de matriculación en historia o redacción de ensayos. No hay museo de guerra para ilustrar la historia.

Los cadetes de la Base de Entrenamiento 1 no reciben ninguna lección sobre la expulsión de los palestinos de Ramle y Lod como un dilema de mando. Los nombres de las 400 aldeas palestinas que fueron destruidas y los barrios que fueron abandonados en Jaffa y Haifa, Safed y Tiberias, Lod y Ramle no aparecen en las señales de las ciudades y otras comunidades que se construyeron y los bosques que fueron plantado en su lugar. Puede encontrarlos solo en la aplicación Nakba de la organización no gubernamental Zochrot o en libros de senderismo.

Ari Shavit publicó su libro «Mi tierra prometida» en los Estados Unidos hace más de siete años. El capítulo sobre la expulsión y masacre en Lod en julio de 1948, basado en entrevistas con las personas que la llevaron a cabo, está en el corazón del trabajo. Pero la edición hebrea del libro aún no se ha publicado.

“Khirbet Khizeh” de S. Yizhar, la historia de la expulsión de los residentes de una aldea palestina al final de la Guerra de Independencia, todavía forma parte del plan de estudios de literatura de la escuela secundaria. Pero los ministros de educación Naftali Bennett y Yoav Gallant, se han quedado dormidos en su puesto; este libro no es de lectura obligatoria como parte de la madurez intelectual de los israelíes. Solo unos pocos llegan a leerlo.

Aún así, la Nakba se niega a desaparecer, como las casas de la aldea desierta que aparecen a través del fuego en la novela de AB Yehoshua «Enfrentando los bosques», como la ciudad árabe Kafr Saba, cuya destrucción para dar paso a Kfar Sava impulsa la trama de Yeshayahu Koren. novela de culto «Funeral at Noon». La Nakba ha asumido gradualmente el discurso sobre el establecimiento de Israel y ha reemplazado consignas como «hacer florecer el desierto» y «pocos contra muchos».

Nada sirvió de nada: ni los esfuerzos de ocultación del sistema de defensa ni el silenciamiento de los archivos, el tabú social entre los judíos israelíes, la Ley Nakba o la campaña infantil de la derecha Nakba Tonterías. Conduzco por el terreno y veo las huellas, los setos de sabra que marcaban los límites de la parcela en los pueblos en ruinas, la casa solitaria que quedó en la colina cerca de la ruta 4, los arcos que decoran las fachadas en la calle Salameh cerca del edificio Haaretz. Conduzco y me pregunto durante cuánto tiempo la sociedad judía en Israel ignorará estos recuerdos.

Es hora de dejar de tener miedo y decir la verdad: Israel surgió sobre las ruinas de la comunidad palestina que vivía aquí antes de 1948. Debemos hablar de la Nakba, no solo en procesiones conmemorativas palestinas a las aldeas de sus padres y madres, en pequeñas conferencias realizadas por Zochrot y en libros de historiadores de la oposición, pero en horario de máxima audiencia, en una serie de documentales como “La columna de fuego invertida” en idioma hebreo, en clases de secundaria y en aulas universitarias.

No debemos engañarnos con que el debate histórico determinará quién es el responsable, que está en la base de las narrativas nacionales: los árabes, que rechazaron el Plan de Partición y atacaron a la comunidad judía para destruirlo, o los judíos, que conspiraron. para expulsar a sus débiles vecinos y apoderarse de la tierra por la fuerza, y solo esperaba una oportunidad.

El estudio de la Nakba no logrará por sí solo una reconciliación entre los pueblos, como esperan los buscadores de la paz, ni anulará la justificación de la existencia de Israel y lo hará colapsar bajo punzadas de culpa, como partidarios del miedo que oculta y silencia. Su posición está manchada por una contradicción. Si, como sostienen, el sionismo tiene razón, las FDI son el ejército más moral del mundo, los palestinos son terroristas sedientos de sangre y demás, ¿por qué están luchando para ocultar el pasado?

Un país no debe huir de su pasado, incluso cuando no es agradable tratar con él y plantea difíciles cuestiones morales. Es el deber de un país para con sus ciudadanos, que merecen saber qué había aquí primero para que puedan comprender las razones y los motivos de lo que está sucediendo ahora: la ley del estado-nación , el fracaso repetido de los partidos «Cualquiera menos Bibi» para crear un -La coalición gobernante árabe, Hamas en Gaza y la Autoridad Palestina en Ramallah, y también el programa de vivienda asequible Precio del Comprador en las afueras del país.

Estos son todos los resultados continuos del “nacimiento del problema de los refugiados”, la parte oscura de la Guerra de Independencia. Debemos hablar de eso.

Posted in Internacionales, Israel, Portada

One comment on “Los judíos israelíes deberían dejar de tenerle miedo a la Nakba
  1. Kurt Brainin dice:

    Gracias y felicitaciones a nuestro Llamamiento por publicar este artículo que los argentinos de origen judío debiéramos leer y releer para darnos cuenta de que, por ser judíos en la calle Corrientes, no somos más legítimos dueños del país que los que lo habían habitado durante incontables generaciones y fueron expulsados y transformados en refugiados durante la Nakba.

    En su libro «Mi tierra prometida» Ari Shavit cuenta con pena la expulsión de los habitantes de Lydda, actual Lod, pero la justifica diciendo que sin ella no hubiera podido existir el estado de Israel. Lo cual, lamentablemente, es verdad.

    La misma justificación utiliza Benny Morris en su entrevista en Haaretz en enero de 2004, en la cual señala como responsable de esa expulsión a Ben Gurion. O sea que el «único villano» Netanyahu no es el culpable de todo. Ya Herzl había anotado en su diario en 1895 que para construir un estado judío en Palestina habría que librarse de los árabes que la habitaban.

    Esto no quiere decir que haya que echar la historia atrás. Pero no hay solución posible a los problemas actuales sin un reconocimiento de las responsabilidades pasadas y un mínimo de justicia para las víctimas. No está demás recordar que la resolución 194 de la ONU, nunca obedecida por Israel, le obliga a readmitir o indemnizar a los árabes expulsados y que esa resolución tiene exactamente el mismo valor legal que la 181 de partición de Palestina, base legal fundamental de su existencia como estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.