Resultados de las elecciones en Israel: ¿Es el kahanista Ben-Gvir lo que le molesta?

Itamar Ben Gvir celebrando su triunfo  al día siguiente de la elección Crédito: Rami Shllush

Fuente: Gideon Levy | Haaretz  

Fecha: 25 de marzo de 2021

Una lista que en Europa se habría clasificado de inmediato como neonazi acaba de entrar en la Knesset. No hay otra forma de describir al partido del sionismo religioso. Xenofobia, homofobia y nacionalismo, combinados con fundamentalismo religioso y violencia, sin restricciones a nada de esto: ¿Cómo se le puede llamar? Ningún país de Europa occidental tendría la audacia de incluir tal facción en su gobierno. En Europa, este fascismo sería inaceptable. En Israel, está a punto de formar parte del próximo gobierno.

Pero esta no es la peor noticia de la noche de las elecciones. Peor aún es el hecho de que la derecha, como siempre, ganó las elecciones. Todo el mundo habla de Benjamin Netanyahu, pero el verdadero ganador es la derecha israelí. Una vez más, ha ganado a lo grande: más de 70 diputados en la próxima Knesset serán miembros orgullosos de la cruel y dura derecha. Una mayoría más sólida que cualquier coalición posible.

El hecho de que algunos de la derecha también desprecien a Netanyahu no los hace menos derechistas. Antes y después de Netanyahu, representan un Israel violento, arrogante y aislado que elige ignorar al resto del mundo. También en el campo opuesto hay derechistas que se hacen pasar por centristas, pero incluso sin ellos, la mayor parte de la Knesset es de derecha. La mayoría de los israelíes votaron por la derecha. Perdido en la confusión en medio de todos los cálculos sobre los bloques que podrían estar a favor o en contra de Bibi, estaba el hecho de que una vez más se demostró que Israel era un país de derecha.

La entrada del sionismo religioso en la Knesset, y la identidad de sus miembros, está causando una especie de alboroto entre el bando derrotado, pero esto es hipócrita y farisaico. Es bueno que este campamento esté despertando pero, como de costumbre, lo está haciendo tardíamente. Sí, la idea de que Itamar Ben-Gvir y Orit Strock estén en la Knesset es horrible, pero es fácil concentrarse en ellos y atribuirles lo que muchos otros, que son percibidos como mucho menos feos, realmente piensan, dicen y hacen. Lo que dice Ben-Gvir es lo que piensan muchos israelíes, incluso si no votaron por él.

El gobierno y el ejército de Israel ya están logrando muchos de los objetivos del partido más nacionalista del 24º Knesset. Entonces, la entrada del sionismo religioso en la Knesset no es necesariamente una mala noticia. Porque dejará muy claras las intenciones ocultas en su forma más cruda, y quizás finalmente despierte oposición.

Es muy fácil horrorizarse por Ben-Gvir, el matón convicto, pero ya no tiene por qué asustar a nadie. Lo que realmente da miedo es que Israel está ejecutando su política y ha estado bailando a su ritmo durante bastante tiempo. Por lo tanto, es hipócrita y moralista estar consternado por su elección cuando no hemos escuchado a las mismas personas expresar un horror similar cuando las FDI disparan a manifestantes desarmados en la cabeza, como sucedió el viernes pasado.

Nadie se horroriza cuando los soldados irrumpen en las casas y sacan a la gente de sus camas cada semana. Nadie se horroriza cuando los colonos se apoderan cada vez más de tierras privadas y atacan a pastores y agricultores con cadenas de hierro, vehículos todo terreno, drones y armas reales, y nadie los acusa de ningún delito. Y, por supuesto, cuando Israel mantiene a 2,5 millones de personas atrapadas en la prisión de Gaza, en pésimas condiciones, casi nadie está molesto.

Ahora los partidarios de todas estas atrocidades estarán en la Knesset. Es bueno que la Knesset escuche lo que tienen que decir y que el mundo también lo escuche. No obtuvieron legitimidad al ser elegidos ahora; la mayoría de los israelíes les dio eso hace mucho tiempo que los apoyan en silencio. Será bastante desagradable escuchar hablar de «transferencia» en la Knesset, pero eso es lo que el estado ya está haciendo en el Valle del Jordán, Silwan y el sur del Monte Hebrón: una transferencia más silenciosa que la que Ben-Gvir tiene en mente, pero simplemente tan despreciable.

Es bueno que la letra hebrea tet -la primera letra de la palabra transferencia y el símbolo de la boleta electoral del sionismo religioso- ocupe su lugar en la Knesset junto con la imagen de Theodor Herzl. Esto es exactamente lo que ha estado haciendo el estado que él imaginó desde 1948, a veces lejos de la vista.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Israel, Portada

One comment on “Resultados de las elecciones en Israel: ¿Es el kahanista Ben-Gvir lo que le molesta?
  1. Kurt Brainin dice:

    Otro extraordinario artículo del nunca suficientemente admirado Gideon Levy.

    Centrándome en la última frase ¿qué estado imaginó Herzl? Porque el nazismo y demás sufrimientos pasados a veces nos han hecho poner nosotros demasiada imaginación sobre lo que podría pensar un típico burgués europeo del siglo XIX, época en la cual era «normal» ser colonialista

    Y Herzl lo era, su actividad se centró en conseguir que alguien le «diera» Palestina sin tener en cuenta la opinión de sus habitantes. De los cuales solo se acordó para anotar en su diario el 12/6/1895 que habría que encontrar una forma discreta de librarse de ellos. Y en su discurso del 21/8/1903 para tratar de que el Sexto Congreso Sionista aceptara la oferta de Uganda dijo que «debíamos ser una Inglaterra en miniatura» … «como esas naciones que supieron hacer su fortuna con sus imperios coloniales». El discurso completo figura en la biografía apologética de Ami Bouganim «Theodor Herzl, el último Mesías».

    Por eso es que el Israel de Netanyahu no es demasiado diferente del que imaginó Herzl, así como lo que hizo Ben Gurion no fue demasiado distinto de lo que propugnaba Jabotinsky.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.