Resultados de las elecciones en Israel: Mansour Abbas, no le creas a Netanyahu

Mansour Abbas cerca de su casa en la ciudad de Maghar. Crédito: Gil Eliahu

Fuente: Editorial Haaretz 

Fecha: 25 de marzo de 2021

Cuando se supo que la Lista Árabe Unida había cruzado el umbral electoral y podía ganar hasta cinco escaños, el líder del partido MK Mansour Abbas reiteró su mensaje de campaña: Su partido “no está comprometido con ningún bloque ni con ningún candidato. No estamos en el bolsillo de nadie, ni a la derecha ni a la izquierda”. Abbas también dijo que supeditaría la adhesión de su partido a una coalición a la solución de los problemas de la comunidad árabe y que buscaría «influir en las cosas no solo con herramientas parlamentarias, sino también con herramientas gubernamentales».

El mensaje de Abbas se escucha de cerca en el Likud. El miércoles, el ministro Tzahi Hanegbi dijo que si el Likud no puede formar una coalición, para evitar una quinta elección, es posible que “Mansour Abbas haga lo que dijo que haría durante esta campaña, que apoyaría cualquier coalición que elabora un plan para abordar los problemas de su comunidad «. MK Miki Zohar tuiteó un mensaje similar: «Se deben agotar todas las opciones políticas posibles».

Estas voces dan fe de una alineación parcial con el nuevo rumbo adoptado por Benjamin Netanyahu en esta campaña electoral, cuando se llamó a sí mismo “Abu Yair” e hizo un giro de 180 grados en su acercamiento a los votantes árabes.

Pero nadie debería enamorarse de la astucia de Netanyahu. No es necesario recordarle a Abbas que Netanyahu es quien ha incitado venenosamente contra los árabes como ningún otro líder, y que Netanyahu es insuperable cuando se trata de deslegitimar al ciudadano árabe, el voto árabe y los diputados árabes. Su cambio de marca como «Abu Yair» es un movimiento cínico que solo subraya su debilidad política.

Abbas también es muy consciente de la identidad de los socios «naturales» que componen el bloque de Netanyahu. Por lo tanto, es difícil tolerar la posibilidad de que una lista que represente al público árabe proporcione el sello de aprobación a un gobierno que incluye kahanistas y racistas como Itamar Ben-Gvir y Bezalel Smotrich. Eso sería un crimen contra los árabes israelíes.

Unir fuerzas con Netanyahu no sería solo un error moral y estratégico, sería pura ingenuidad. La palabra de Netanyahu es inútil. Abbas sabe muy bien que los acuerdos con Netanyahu no valen ni el papel en el que están escritos, y que quien le dé la mano a Netanyahu debe comprobar después que todavía tiene todos los dedos. Si Abbas todavía tiene alguna duda al respecto, debería llamar a Benny Gantz, a quien Netanyahu engañó ante todo el mundo, mientras que el presidente del Shas, Arye Dery, supuestamente respondió por el acuerdo de rotación. Abbas también debería recordar que Netanyahu impidió que Israel aprobara un presupuesto nacional y lo arrastró a una cuarta elección en medio de una pandemia, solo para salirse del acuerdo de rotación.

Abbas no debe sentirse tentado a creer en Netanyahu, el hombre que siempre hace promesas pero no promete cumplirlas.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.