¿Apartheid israelí? No busque más allá de esta ley racista

Una mujer lleva una bandera nacional israelí mientras camina por un callejón en la Ciudad Vieja de Jerusalén, junio de 2021. Crédito: RONEN ZVULUN / REUTERS 

Gideon Levy | Haaretz (19 de junio de 2021)

Algunas leyes son una mancha en los libros de leyes de Israel, y hasta que se eliminen, Israel no puede considerarse una democracia. Uno de los más despreciables es la ley que impide a sus ciudadanos árabes unificar a sus familias.

Cuando surge una discusión sobre si Israel es un estado de apartheid , y sus propagandistas afirman que no lo es, citan como prueba la ausencia de leyes racistas en los libros de leyes del país. La ley que muy probablemente se reafirmará esta semana, por decimoctava vez consecutiva, es una prueba definitiva del hecho de que no solo hay prácticas de apartheid en este país, también hay leyes de apartheid aquí. “Es mejor no evitar la verdad: su existencia en los libros de leyes convierte a Israel en un estado de apartheid”, escribió el editor de Haaretz Amos Schocken en 2008. Han pasado trece años y esta afirmación es más cierta que nunca.

Esta ley cuenta toda la historia: personifica la esencia del sionismo y el concepto de un «estado judío»; refleja los dudosos pretextos relacionados con la seguridad que sanean cualquier abominación en este país; ejemplifica la asombrosa similitud entre la derecha ultranacionalista y la izquierda sionista, y el uso tortuoso que hace Israel de las medidas temporales y de emergencia. Una ley que fue aprobada como medida temporal en 2003, que fue considerada en 2006 por el juez de la Corte Suprema Edmond Levy como una ley a punto de expirar dentro de dos meses, cumple 18 años de existencia.

La ley ahora se ha convertido en el tema de un duelo entre el gobierno y la oposición, donde está claro que la oposición de derecha apoyará la extensión de esta ley – el racismo triunfa sobre cualquier otra cosa – sin que nadie se ocupe de la sustancia de la ley y su impacto. en la imagen de Israel.

Para decirlo brevemente: después de la Ley del Retorno , esta es la ley que ejemplifica más que ninguna otra la dominación del supremacismo judío en este país. Un judío puede compartir su vida con quien quiera y un árabe no. Así de simple, desesperante y dolorosamente simple. Cualquier país que tratara así a sus ciudadanos judíos sería vilipendiado.

Un joven de Kafr Qasem que se enamora de una mujer de la ciudad cisjordana de Nablus no puede vivir con ella en su país, Israel. Un joven de la vecina Kfar Sava puede vivir en su país con quien le plazca. Una mujer del asentamiento de Itamar, que domina Nablus, puede, en teoría, casarse con alguien de la tribu Masai de Kenia o con un hindú de Nepal. Puede que enfrente algunas dificultades, pero el camino está abierto a cualquier ciudadano judío israelí para cumplir su relación de pareja en su país; lo sé por mi propia experiencia.

Este no es el caso cuando se trata de un ciudadano árabe que desea vivir con alguien del sexo opuesto, alguien que podría vivir a cinco minutos en automóvil, a menudo un primo.

La Línea Verde de 1967, ahora casi completamente borrada, todavía existe cuando se trata de árabes. Esta desgracia está envuelta en excusas existenciales y relacionadas con la seguridad sobre el terror y una amenaza demográfica. No hay fin para las alarmas y las descripciones de amenazas inminentes a Israel: miles de terroristas arrasarán este país y lo destruirán. Cada árabe israelí se casará con ocho mujeres de Cisjordania y la Franja de Gaza y la mayoría judía se perderá para siempre.

Sobre todo esto se vislumbra un (supuesto) estado de emergencia, que produjo esta ley en primer lugar. Es sólo temporal, terminará en uno o dos años, al igual que la ocupación, la madre de toda temporalidad eterna.

No menos sorprendente es la conducta del Partido Laborista con respecto a esta ley. Siempre está a favor de ampliarlo, sea el partido de izquierda o no; siempre va acompañado de santurrones y justos suspiros. En 2016, el laborista MK Nachman Shai, un portavoz por excelencia de la santidad de Mapai, dijo que no estaba convencido de la necesidad de la ley, pero que su partido la apoyaría.

Se le prometió que dentro de seis meses habría una seria discusión sobre su necesidad. Pasó un año, y Shai volvió a apoyar la extensión de la ley, esta vez volviéndose lírica: «Apoyaremos la ley mientras tenemos en cuenta constantemente que se relaciona con las personas a las que se debe mostrar respeto». ¿Cómo? ¿Con baklava?

Shai ahora es ministro de Asuntos de la Diáspora, solo la Diáspora judía, obviamente, y su partido apoyará nuevamente esta ley, solo una vez más, solo temporalmente, solo por el bien de la existencia y seguridad judías del país.

Para decirlo claramente: si Labor y Meretz apoyan esta ley, aquí no queda ningún sionista. Si se aprueba la ley, el estado no es democrático ni judío. El momento de la verdad está cerca y el final así está predicho.

Noticia relacionada:

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.