COVID-19 da paso a otro brote del virus antisemitismo. Necesitamos una cura

Fuente: Yehuda Bauer (*) | Haaretz  

Fecha: 10 de abril de 2020

Por supuesto, la historia del odio al judío comenzó antes del cristianismo, en el período helenístico, si no antes. Creo que sus orígenes se encuentran en la diferencia entre la cultura judía en desarrollo y la civilización helenística «global» que aspiraba a la unificación cultural, social y política dentro de su territorio. Como dice el libro de Ester (escrito por judíos, no por antisemitas): “porque no siguen la religión (es decir, las costumbres) del rey”.

La deificación del monarca gobernante y el culto a los dioses no podían ser aceptados por los judíos. El cristianismo, y luego el Islam, profundizaron esta polarización.

El antisemitismo nazi también fue una continuación y una mutación del odio al judío que lo convirtió en el motivo político central en un momento en que el nacionalismo se estaba convirtiendo en racismo en la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del XX. El nazismo y su legado, incluido el antisemitismo del Islam radical, continúan hasta nuestros días. El antisemitismo se ha convertido en un fenómeno básico de la sociedad moderna.

Sin embargo, parece que se ha agregado otro catalizador importante en los últimos años. Está sucediendo en el contexto de una caída catastrófica en la tasa de natalidad en las sociedades desarrolladas, en lugares como China, Japón, Rusia, Europa y América del Norte. La tasa de natalidad promedio en estos países es de 1.6 a 1.7 por mujer. (El mínimo necesario para garantizar la estabilidad demográfica es 2.1.) En China es 1.6, en Alemania y Estados Unidos está entre 1.6 y 1.7, en Rusia es aún más bajo y en Italia es 1.4. La excepción es Israel, donde la tasa es 3.1.

Consideremos Polonia. Según la UE, para 2040 su población se reducirá a 28 o 29 millones de los 38 millones actuales. El resultado es un envejecimiento de la población y una contracción de la fuerza laboral para mantener el nivel de vida actual. Para mantenerlo, será necesaria la inmigración; El uso de la robótica en la fabricación no es suficiente.

La alta tasa de natalidad en África y las crisis político-militar-sociales en Medio Oriente, América Latina y, en cierta medida, en Ucrania podría continuar proporcionando la fuerza de trabajo desaparecida, al menos en parte. Aquí es donde entra el problema de los refugiados. Los refugiados provienen de culturas diferentes, a veces opuestas. No hay forma de evitar esta inmigración; Es vital para muchos países.

Nacionalismo y maximización de ganancias

Sin embargo, la respuesta ha sido pavloviana: muchas personas en todos los países desarrollados se oponen firmemente a esta invasión que amenaza con alterar la naturaleza tradicional de las culturas locales. El hecho de que estas culturas «tradicionales» también fueron creadas por la inmigración siglos antes, porque la raza humana ha sido históricamente una raza migratoria, no hace ninguna diferencia.

Esto ha llevado al surgimiento de fuerzas nacionalistas de derecha (y de izquierda radical). El resultado es una insularidad nacionalista e intentos de autarquía, combinados con el tremendo aumento del poder de las corporaciones multinacionales (incluidas las empresas de medios) que, en un grado u otro, utilizan el nacionalismo local para sus necesidades. Y su necesidad es maximizar las ganancias.

En otras palabras, con el auge del nacionalismo también hay un aumento del racismo, y en Occidente la punta de lanza es el antisemitismo, del cual el caso nazi (que aún persiste) es una continuación de las formas anteriores de antisemitismo. También es una mutación causada, al menos en parte, por los factores enumerados anteriormente. Y recuerde, esto está sucediendo en un rico contexto histórico de odio al judío.

En las últimas semanas, los judíos han sido acusados cada vez más de inventar y propagar el coronavirus. Los Estados Unidos a menudo son acusados de estar involucrados en el mismo delito.

De muchas de estas afirmaciones en los medios de comunicación de Medio Oriente, he aquí un ejemplo. El periodista jordano As´ad al-Azouni, escribió en el sitio web Donia al-Watan, el 16 de marzo, que «este virus es indudablemente el resultado del odio secreto judío por todo el mundo». Él escribe que «cuando los judíos causaron el estallido de la Primera Guerra Mundial, obtuvieron la Declaración Balfour» y cuando «causaron» el estallido de la Segunda Guerra Mundial, obtuvieron su «colonia» en Palestina y «ahora quieren causar el brote de la Tercera Guerra Mundial para que puedan declarar el establecimiento del Reino del Gran Israel».

Regresamos a la Peste Negra de 1348, de la que los judíos fueron acusados de causar y difundir. Los argumentos son los mismos.

Redes sociales al rescate

¿Qué se puede hacer? Primero, no hay forma de que los judíos puedan librar una batalla efectiva contra el antisemitismo por su cuenta. Hay alrededor de 13 millones de judíos en un mundo (dependiendo de quién está contando y cómo están contando) de miles de millones de personas.

Primero, es de notar que en las culturas basadas en la herencia cristiana, ningún gobierno apoya públicamente el antisemitismo, y esto es, con razón, explotado por organizaciones y gobiernos, tanto judíos como no judíos. Estos últimos están trabajando en legislación e iniciativas educativas que, si bien son importantes, son claramente insuficientes. La Iglesia Católica, o más precisamente, sus líderes, han sido otro aliado desde el Papa Juan XXIII y el Concilio Vaticano II de 1965. Las fuerzas liberales en estos países, que se interponen anate miembros de la derecha y la extrema izquierda (como Jeremy Corbyn) – también están en esta lista.

Otra forma podría construirse sobre el legado y la memoria de la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, el Holocausto fue una operación alemana, pero no podría haber «tenido éxito» sin la amplia colaboración de otros países europeos con los nazis. Aún así, la guerra fue emprendida por los nazis, en gran parte, tal vez principalmente, debido a una ideología centrada en la creencia de que los judíos globales se estaban apoderando del mundo. Esta ideología, cuando se tradujo en acción política, también costó la vida de millones de víctimas no judías durante la Segunda Guerra Mundial.

Los esfuerzos para combatir el antisemitismo que enfatizan el peligro del antisemitismo para los no judíos son cruciales. De esta forma, las redes (anti-) sociales como Facebook, Twitter e Instagram deberían usarse para una campaña contra el antisemitismo. Debería crearse un grupo estable de sitios web para llamar a los antisemitas como enemigos de la humanidad, traidores a su patria y asesinos de facto. La política actual de defender la reputación del pueblo judío -tonterías como «mira qué amables somos y cuántos premios Nobel judíos hay» (¿a quién le importa?)- no es efectiva.

Por lo tanto, necesitamos una planificación inteligente para una respuesta agresiva de «anti-antisemitismo» en Internet, basada en la definición de los antisemitas como una amenaza para la supervivencia de las sociedades no judías. En última instancia, la mayoría de las víctimas del nazismo, que se basó en una ideología centrada en el antisemitismo, no eran judíos, según mis cálculos, unos 29 millones, incluidos millones de alemanes que murieron en la Segunda Guerra Mundial. El resto es comentario.

(*) Yehuda Bauer es un historiador y erudito israelí del Holocausto. Es profesor de Estudios del Holocausto en el Instituto Avraham Harman de Judería Contemporánea en la Universidad Hebrea de Jerusalén

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Mundo, Opinion, Portada

4 comments on “COVID-19 da paso a otro brote del virus antisemitismo. Necesitamos una cura
  1. Kurt Brainin dice:

    A este historiador de ese Holocausto que me ha dejado huérfano de padre y del cual yo escapé por poco le falta señalar una de las causas que facilitan hoy el odio a los judíos, que el estado de Israel proclama que comete sus reprobables acciones en nombre de todos los judíos del mundo. Y que las «dirigencias comunitarias» lo secundan con entusiasmo.
    Y no estaría demás que tratara de explicar por qué los gobiernos y partidos políticos más ultraderechistas del mundo (Orban, Bolsonaro, partidos de ultraderecha europeos que fueron recibidos con honores en la Knesset, etc., etc.) figuran entre los mejores amigos de Israel. Los intereses geopolíticos del estado judío parecen estar por delante de los nuestros, simples seres humanos de origen judío.

  2. Mario Bomheker dice:

    El razonamiento de que una de las causas que facilitan el odio a los judíos es la política del gobierno israelí contra los palestinos es erróneo y peligroso. Ese motivo para odiar a todos los judíos presupone una ideología antisemita previa. Encuentra en ese argumento un justificativo más para el prejuicio y la aversión contra los judíos, como le podría servir cualquier otro. Precisamente el hecho de que los judíos son tan diversos cultural, social, política, lingüística y hasta étnicamente hace imposible su identificación como un conjunto. E incluso religiosamente existen ramas tan diferentes que ponen en cuestión ese elemento unificador. Pero todo esto no le importa al antisemita que solo ve un bloque único y aborrece a los judíos sin tener necesidad de hallar causas reales o imaginarias, ya sean las políticas del gobierno israelí o las teorías conspirativas acerca del dominio del mundo.

  3. Mario Bomheker dice:

    Resulta asombrosa la afirmación del historiador Yehuda Bauer respecto a una especie de continuidad entre el odio a los judíos de la época helenística –últimos tres siglos anteriores a la era cristiana – con el antisemitismo contemporáneo. Numerosos estudios y estudiosos (Hanna Arendt, Raúl Hilberg, J. P. Sartre, para nombrar solo a unos pocos que se ocuparon del tema) han demostrado en miles de páginas que el odio a los judíos se ha ido transformando a lo largo de los siglos y obedece a causas y objetivos tan distintos que no puede ser considerado un fenómeno único y permanente a lo largo del tiempo. La historia de la humanidad no avanza de manera continua, no hay un “hilo rojo” que permite hallar una permanencia de los acontecimientos. Por el contrario la historia se desarrolla en explosiones que crean una discontinuidad y un corte paradigmático entre una época y otra.

  4. Kurt Brainin dice:

    Señor Bomheker, coincido plenamente con su segundo comentario sobre que el odio a los judíos ha tenido diferentes formas y orígenes. Pero, sobre su primer comentario:
    – La identificación con Israel no es la única causa del antisemitismo sino una de ellas. Y una causa que está en nuestras manos controlar.
    – El antisemitismo y quizá hasta la misma supervivencia del judaísmo desde la antigüedad se han visto favorecidos porque el cristianismo siempre nos ha necesitado, como origen de su dios y también como culpables de su muerte.
    – Pero que Israel y las dirigencias comunitarias pretendan actuar en nombre de todos los judíos no nos hace ningún bien. Los judíos, víctimas notorias de los intolerantes, aparecemos así identificados con un país que se comporta como lo hace y que tiene a las ultraderechas entre sus mejores amigos.
    – Por otra parte, que el Holocausto haya sido una aberración inconmensurable no significa que los judíos hayamos sido las únicas y eternas víctimas de la historia universal. En la Argentina de hoy, por ejemplo, el odio al judío es menos importante que el odio a los mestizos, ya se trate de hermanos latinoamericanos o de argentinos «negros de mierda».
    – Y, si bien hay discriminadores en todas partes, los países donde eso es legal son muy pocos e Israel es uno de ellos. En Israel los judíos, solo por serlo, tenemos derechos que los no judíos, solo por no serlo, no tienen ¿qué diríamos si la situación fuera inversa en la Argentina?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.