Cómo Israel-Palestina saltó al corazón de la política estadounidense

Fuente: Alex Kane | +972 Magazine

Fecha: 22 de noviembre de 2019

La última vez que hubo una primaria abierta del Partido Demócrata, Hillary Clinton y Barack Obama se enfrentaron en todo, desde la Guerra de Irak hasta la atención médica, para competir, .Todo, esto es, excepto Israel.

Las críticas a Israel durante la campaña 2007-2008 se limitaron a los candidatos marginales. En un debate en el medio independiente NPR de 2007, Mike Gravel, el ex senador de Alaska al que nunca votó más del 3 por ciento, preguntó por qué era un problema que Irán financiara a Hamas y Hezbolá, mientras que Estados Unidos financia a Israel.

Esa fue una de las únicas desviaciones de la línea pro israelí estándar emitida durante la temporada de primarias, y el candidato que la hizo no era exactamente una estrella. Gravel no ganó un solo delegado. Mientras Clinton y Obama expresaron obedientemente su apoyo a Israel durante toda la campaña, la relación entre Estados Unidos e Israel no ocupó un lugar central en la carrera primaria demócrata.

Una década después, el debate sobre Israel ha cambiado radicalmente. Ahora se está desarrollando en el escenario más destacado de la política estadounidense, la carrera presidencial, y en los pasillos del Congreso.

El senador Bernie Sanders (D-Vt.), que está en tercer lugar en la carrera por ser el próximo candidato presidencial demócrata, ha dicho en repetidas ocasiones que quiere que Estados Unidos aproveche su ayuda militar a Israel para poner fin al trato injusto de Israel a los palestinos. Pete Buttigieg, el alcalde de Indiana, en el cuarto lugar, dijo que los contribuyentes estadounidenses no deberían pagar la factura de una anexión israelí de Cisjordania. La senadora Elizabeth Warren (D-Mass.), ahora disputando por el liderazgo con Joe Biden, ha sido menos clara sobre su plan para Israel-Palestina. Pero ella ha hablado sobre la necesidad de poner fin a la ocupación de Israel y, en octubre, dijo que estaba dispuesta a condicionar la ayuda militar estadounidense a Israel. En cuanto a Biden, está solo al decir que condicionar la ayuda militar de los Estados Unidos a Israel sería «absolutamente indignante».

Mientras tanto, una nueva cosecha de progresistas, liderada por las representantes Ilhan Omar (D-Minn.) Y Rashida Tlaib (D-Mich.), están ampliando el debate sobre la alianza entre Estados Unidos e Israel en el Congreso, pidiendo límites a la ayuda militar estadounidense y elogiando las tácticas de boicot, desinversión y sanciones como herramientas para cambiar el status quo en el terreno.

«Hay una apertura y una disposición cada vez mayores para hablar con mucha más profundidad y de manera más imparcial sobre las realidades del conflicto entre Israel y Palestina», dijo Logan Bayroff, portavoz de J Street, el grupo de lobby liberal judío estadounidense pro israelí. «Se ha abierto mucho más espacio en los últimos 10 años, y especialmente en los últimos cuatro años, durante la administración Trump».

Esta evolución no es incidental. El cambio dramático en el debate de los EE. UU. sobre Israel-Palestina es el resultado de cambios de larga data en la ideología del partido, una serie de eventos notables en Israel y los EE. UU. y una organización obstinada dirigida por palestinos estadounidenses que ha capitalizado estas tendencias. ¿El resultado de todo esto? Un animado debate sobre el futuro de la relación entre Estados Unidos e Israel que no muestra signos de morir.

El Estado judío no es ajeno a la política de Washington. Incluso antes de que el presidente Harry Truman reconociera a Israel en 1948, los judíos estadounidenses estaban en el capitolio, presionando a Truman para que apoyara la conversión de la Palestina con mayoría  árabe en un Estado judío.

Durante gran parte de las siete décadas posteriores, la discusión de Estados Unidos sobre Israel en Washington se ha centrado en la mejor manera de proteger al Estado judío de sus vecinos hostiles.

Ha habido interrupciones ocasionales al status quo. A principios de la década de 1980, el presidente Ronald Reagan suspendió las entregas de aviones de combate a Israel después del bombardeo de un reactor nuclear iraquí y prohibió la exportación de bombas de racimo después de que Israel las arrojó al Líbano durante la primera guerra de Israel allí. En 1992, el presidente George H.W. Bush se negó a aprobar garantías de préstamos para Israel a menos que dejara de construir asentamientos en tierras palestinas en Cisjordania y Gaza.

Sin embargo, estos cambios ocasionales en el debate político estadounidense sobre Israel no minaron la férrea alianza estadounidense-israelí.

Y eventualmente, estas interrupciones en el debate sobre el status quo se desvanecieron. Sin embargo, la polarización de la política de Washington en los últimos años allanó el camino para la división partidista de hoy sobre Israel. El Partido Republicano se volvió más blanco, viejo y rico. La influencia evangélica cristiana de derecha sobre el Partido Republicano creció considerablemente, empujando las políticas del Partido Republicano sobre Israel hacia la derecha. El Partido Demócrata se volvió más dependiente de personas de color, jóvenes, laicos y minorías religiosas. Las bases de ambas partes se fusionaron en torno a dos visiones fundamentalmente diferentes de cómo Estados Unidos debería comportarse en el mundo. Los ataques del 11 de septiembre de 2001 unieron temporalmente al establishment demócrata y al Partido Republicano para librar la guerra de Irak, pero en espacios progresistas, el sentimiento contra la guerra era alto. Y con ello, se prestó más atención al tema de Palestina, aunque Palestina fue un tema divisivo a veces. Algunos liberales no querían conectar a Palestina con Irak, mientras que aquellos más firmemente a la izquierda los veían como problemas interconectados.

«Comenzaron a hacer conexiones entre lo que sucedía en el país y lo que sucedía en Israel, porque Israel estaba haciendo esa conexión en términos de su campaña de hasbara (esclarecimiento)», dijo Zaha Hassan, miembro visitante de Carnegie Endowment for International Peace. “Dijeron que la resistencia palestina en los territorios ocupados no era diferente a los movimientos extremistas islámicos en el Medio Oriente. Los liberales y progresistas en los Estados Unidos comenzaron a considerar si los valores que defiende su movimiento pueden continuar apoyando a Israel sin considerar los derechos humanos palestinos». Era común en el apogeo de las protestas por la guerra de Irak ver la bandera palestina ondeando y escuchar el canto «¡De Irak a Palestina, la ocupación es un crimen!”. La vinculación de la lucha contra el imperio de los Estados Unidos con Palestina se hizo eco a fines de la década de 1960, cuando los activistas del Poder Negro adelantaron una lente internacionalista que conectó la lucha de los negros en los Estados Unidos con las luchas anticoloniales en todo el mundo, Palestina incluida. En la era posterior al 11 de septiembre, entonces, como a fines de la década de 1960, las divisiones en las calles sobre Israel-Palestina no se tradujeron en una ruptura en el consenso de Washington sobre Israel. En cambio, tomaría hasta los años de Obama para que el escepticismo sobre Israel entre en el centro del debate en DC.

La elección de Barack Obama como presidente fue un shock para un país acostumbrado a que los hombres blancos ocupen la Casa Blanca. También prometió terminar con las guerras de la era de Bush y reparar las relaciones con el mundo árabe y musulmán después del deterioro a partir del 11 de septiembre, una promesa que intentó cumplir al hacer de Medio Oriente su primera visita al extranjero. Allí, prometió una nueva era en la política estadounidense.

Una de esas nuevas áreas políticas fue Israel-Palestina. Después de asumir el cargo en enero de 2009, llamó al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, antes de llamar al primer ministro israelí Ehud Olmert, quien pronto dejaría el cargo en desgracia, para ser sucedido por Benjamin Netanyahu. En su viaje a Oriente Medio, Obama no aterrizó en Israel; en cambio, fue a El Cairo, donde criticó la violencia palestina, pero pidió a Israel que deje de construir asentamientos y aborde la crisis humanitaria en Gaza.

Rechazado por Netanyahu, cuyo gobierno continuó construyendo asentamientos israelíes, Obama nunca siguió sus demandas consecuentemente. Pero los llamados de Obama para un congelamiento de los asentamientos, junto con la respuesta fría de Netanyahu, sentaron las bases para cuán tóxica se volvería la relación Obama-Netanyahu.

 

Estas tensiones alcanzaron un máximo en 2013 con el debate sobre el acuerdo nuclear con Irán. La decisión de Obama de llegar a un acuerdo con Irán hizo que Netanyahu y sus aliados republicanos se volvieran apopléticos. A sus ojos, el acuerdo le daría a Irán acceso a la economía global sin hacer nada para limitar su financiación de grupos militantes opuestos a la política estadounidense en la región. Para Netanyahu, también le sirvió el debate sobre el papel de Irán como una distracción del problema palestino.

El Partido Republicano invitó a Netanyahu a pronunciar un discurso ante el Congreso para tratar de frustrar el acuerdo. Esto creó un sorprendente choque político entre Obama, el presidente histórico amado por la base de su partido, por un lado, y el Partido Republicano e Israel por el otro, lo que aumenta la división entre los partidos sobre el Estado judío.

“Los republicanos pensaron que Netanyahu era el líder mundial más importante en ese momento, incluso por encima de Reagan. Se convirtió en una estrella, como si fuera el gurú del partido republicano», dijo Shibley Telhami, profesor de la Universidad de Maryland y miembro sénior no residente del Brookings Institution. “Para los demócratas, fue exactamente lo contrario. Eso tuvo un gran impacto».

Telhami, que es encuestador, vio ese impacto en una encuesta realizada en diciembre de 2015: las calificaciones desfavorables de Netanyahu entre los demócratas aumentaron del 22% al 34%. El 13 por ciento de los republicanos veían mal al líder israelí, y el 51 por ciento lo veía favorablemente.

Cuando Netanyahu llegó a Washington en marzo de 2015 para criticar el acuerdo con Irán, 58 demócratas e independientes que se les unieron, boicotearon el discurso.

Las críticas a Israel en la era de Obama no se limitaron al Congreso. Fueron aún más destacadas en los movimientos sociales progresistas, lo que a su vez le dio a los demócratas la confianza de que su postura anti-Netanyahu estaba respaldada por las bases que votan por ellos.

Para cuando se produjo el enfrentamiento entre Obama y Netanyahu sobre Irán, cada vez más grupos que defendían los derechos de los palestinos, estaban dedicando recursos a Washington. En 2015, Jewish Voice for Peace (JVP), el grupo solidario de izquierda Las críticas a Israel en la era de Obama no se limitaron al Congreso. Fue aún más destacado en los movimientos sociales progresistas, lo que a su vez le dio a los demócratas la confianza de que su postura anti-Netanyahu estaba respaldada por las bases que votan por ellos.

Para cuando se produjo el enfrentamiento entre Obama y Netanyahu sobre Irán, cada vez más grupos pro derechos de los palestinos estaban dedicando recursos a Washington. En 2015, Jewish Voice for Peace (JVP), un grupo judío de izquierda solidario con los palestinos, contrató a su primer empleado centrado en el Congreso.

«Cuando en  2014  sucedió el asalto en Gaza, de repente fuimos mucho, mucho más grandes», dijo Rebecca Vilkomerson, quien acaba de renunciar como jefa de JVP después de 10 años al timón. «Decidimos que teníamos suficientes miembros con suficientes capítulos en el país para que no fuera inútil ir a este tipo de reuniones [en el Congreso]».

También a fines de 2014,  Defensa Internacional de Niños-Palestinos y el Comité de Servicio de Amigos Estadounidense  iniciaron la campaña «No es forma de tratar a un niño», un esfuerzo centrado en Washington para lograr que los legisladores estadounidenses denuncien el maltrato de niños palestinos por parte de Israel. Ese esfuerzo ha tenido éxito, particularmente en la figura de la representante Betty McCollum (D-Minn.): Con sus proyectos de ley y cartas llamando la atención sobre el arresto de niños palestinos por parte de Israel, se ha convertido en la principal defensora de los derechos palestinos en el Capitolio.

Sin embargo, todos los grupos de izquierda liberal no trabajaron en acuerdo. J Street, por ejemplo, un grupo que comenzó en 2007, ha forjado un espacio distinto en el Capitolio: presionando por un estado palestino y el fin de la ocupación de Israel para permitir que Israel permanezca como «judío y democrático», en palabras de J Street. Eso va en contra de grupos como JVP y la Campaña de los Derechos de los Palestinos de los Estados Unidos (USCPR), quienes apoyan los puntos completos del llamado de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), incluido el derecho de retorno de los refugiados palestinos, y el corte de la ayuda del ejército de los EE. UU. Sin embargo, en conjunto, los grupos desde  J Street hasta los de la Campaña han introducido un nuevo lado en un debate que solía estar dominado solo por las preocupaciones de seguridad israelíes.

“Aunque la otra parte tiene muchos más recursos y relaciones más profundas, los grupos de derechos de los palestinos han hecho un trabajo duro y diligente para hacer sentir su presencia en la Capitolio, dejando en claro que hay otra perspectiva que los miembros del Congreso deben reconocer, incluso si todavía no sienten la necesidad de votar de esa manera», dijo un asesor demócrata del Congreso a +972. “Así es como cambias el debate. Empiezas a complicar el problema para las personas, y para muchos miembros del Congreso el problema no había sido complicado. Eso está cambiando».

Pero si el debate en Washington se centró en Netanyahu, los movimientos sociales de izquierda no se centraron principalmente en el líder israelí. En cambio, se centraron en el propio Israel y criticaron a todo el régimen que gobierna a los palestinos como en un estado de apartheid, y que necesitaba ser boicoteado, un mensaje difundido a través de las campañas de BDS. Grupos de derechos de los palestinos se aliaron con grupos de derechos civiles y de inmigrantes para campañas dirigidas contra los especuladores de prisiones privadas, utilizando el mensaje de que la opresión de las personas de color en prisión está vinculada a la opresión de los palestinos, especialmente porque empresas como G4S se beneficiaron del encarcelamiento de todas esas comunidades. Los capítulos de Estudiantes por la Justicia en Palestina formaron coaliciones con comunidades de color en el campus para presionar para que sus líderes estudiantiles respalden la desinversión de las corporaciones que se benefician de la ocupación de Israel.

Gran parte de este trabajo estudiantil fue dirigido por los propios palestinos, un eco de como lo hicieron los grupos de trabajo de la Unión General de Estudiantes Palestinos en los campus de EE. UU. a partir de la Guerra de 1967. Después de los Acuerdos de Oslo, el activismo liderado por los palestinos en los EE. UU.  vaciló, ya que se prestó más atención a la construcción del estado en casa en lugar de formar un movimiento anticolonial global. Pero los organizadores palestinos se reafirmaron en el movimiento de solidaridad más amplio una vez que fracasaron los Acuerdos de Oslo. Ese resurgimiento alcanzó su punto máximo después de la invasión israelí de Gaza en 2008-2009.

«Los palestinos comenzaron a centrarse más, lo que también significa que los organizadores palestinos crecieron», dijo Andrew Kadi, un antiguo organizador palestino-estadounidense y miembro del comité directivo de la USCPR.

Uno de los momentos más importantes para el movimiento por los derechos de los palestinos fue en agosto de 2016, cuando A Vision for Black Lives, una plataforma de política publicada por grupos afiliados al movimiento descentralizado Black Lives Matter, aprobó la desinversión del «complejo militar-industrial» de Israel y acusó a Israel del apartheid y el genocidio. Para los grupos de derechos de los palestinos, la plataforma fue un excelente ejemplo de cómo deberían conectarse la lucha por la libertad negra y la lucha palestina. Fue una afirmación contundente de su estrategia «interseccional», que aseguró que los palestinos abogaron por los derechos de los negros en los Estados Unidos, y viceversa, como parte de un impulso más amplio para conectar las luchas palestinas y negras por la justicia.

«Ahora hay una situación en la que los movimientos sociales están profundamente interconectados», dijo Nadia Ben Youssef, abogada directora del Centro de Derechos Constitucionales. «Estamos creando una política coherente de justicia social, que si usted tiene una opinión sobre la justicia racial, si tiene una opinión sobre el encarcelamiento, si tiene una opinión sobre la desigualdad en general, tiene una opinión sobre Palestina».

Cuando llegó la conmoción de las elecciones de 2016, el conjunto de la  izquierda había llegado a reconocer que los derechos palestinos deberían ser una parte integral de la agenda progresista. Linda Sarsour, una destacada activista palestino-estadounidense, fue uno de los rostros de la histórica Marcha de las Mujeres contra Trump en enero de 2017. Pero la integración de los derechos de los palestinos en el movimiento progresista no se produjo sin controversia. Grupos pro-israelíes criticaron a Sarsour y al Movimiento por la Vida Negra. Fueron acusados de secuestrar el movimiento progresista con una agenda totalmente diferente. Sin embargo, se hizo insostenible para los progresistas ignorar a Palestina.

Eso se ha vuelto aún más evidente a medida que funcionarios progresistas como Ilhan Omar, elegida en 2016, han emprendido la lucha por todo, desde Medicare para Todos, el New Deal Verde, hasta el fin de la ocupación de Israel. La visión de la política exterior de Omar se centra en la desmilitarización y los derechos humanos sin excepción, tallada por el trato de Israel a los palestinos.

La elección de Trump ha acelerado la política sobre Palestina en los Estados Unidos. Su estrecha alianza con Netanyahu ha alejado a los demócratas liberales de Israel. Los obsequios de Trump a la derecha israelí (el traslado de la embajada de EE. UU. A Jerusalén, el silencio de la administración sobre los asentamientos israelíes y el reconocimiento de los Altos del Golán como territorio israelí) lo vincularon aún más con Netanyahu, un problema para aquellos que creen en la importancia de una política  bipartidista en relación con el estado judío.

Trump también ha seguido otra estrategia que ha llevado a Israel-Palestina al corazón del debate estadounidense: etiquetar como «antisemitas» a críticos fervientes suyos como Omar y Tlaib, como parte de un intento de dividir al Partido Demócrata, despegar a los votantes judíos y excitar a su base de ultra derecha.

«Usted ha visto al Partido Republicano tratar de convertirlo en un arma política, una cuña. Se convierte en un problema de guerra cultural de “carne roja”, como el aborto o la inmigración «, dijo Logan Bayroff, el portavoz de J Street. «Esto irrita a sus votantes de base, que no son judíos estadounidenses, pero son muchos los votantes evangélicos, que están impulsando esa agenda».

La decisión de Netanyahu en agosto pasado de prohibir a Omar y Tlaib viajar a Israel y Palestina en una delegación del Congreso fue parte de la estrategia de Trump para pintarlos como enemigos de Israel y Estados Unidos. Al ayudar a crear una controversia internacional que acaparó los titulares, Trump adelantó sus planes para hacer de Omar y Tlaib los rostros del Partido Demócrata, una estrategia que cree ganará a las personas preocupadas por la deriva de los demócratas hacia la izquierda.

Pero esa decisión también tuvo un efecto boomerang. Omar y Tlaib celebraron una notable conferencia de prensa después de que se anunció la prohibición, hablando con una audiencia transmitida a nivel nacional sobre las indignidades de la ocupación y cómo Israel daña a los palestinos. Fue, en una sola semana, una compacto de cómo Palestina se ha movido de los márgenes a la corriente principal de la política estadounidense. A la derecha, se lo usa como una cuña, mientras que a la izquierda, es amplificado por legisladores progresistas que ven a Palestina como parte de su agenda más amplia para la justicia social.

Para los demócratas que desean mantener la alianza entre Estados Unidos e Israel tal como es, la decisión de Netanyahu de prohibir a Tlaib y Omar fue preocupante, y solo fomentó su deseo de ver a Netanyahu dejar el cargo y ver a alguien como Benny Gantz, el jefe del partido Azul y Blanco, tomar el control. A sus ojos, eso permitiría a los demócratas volver a su lugar habitual en Israel: apoyar las negociaciones entre Israel y la Autoridad Palestina sin la molestia de un Netanyahu  militante sin tapujo que tensa la relación entre Estados Unidos e Israel.

Pero si bien Gantz como primer ministro puede dar a esos demócratas un respiro del caos de la era Netanyahu-Trump, no terminará el cuestionamiento progresista del consenso en Washington sobre Israel. “Hay muchos demócratas bajo la ilusión de que el problema es solo Bibi. Pero no deberíamos personalizar esto demasiado «, dijo el asistente principal de los demócratas en el l Congreso. «Sí, Bibi es excepcionalmente malo, particularmente evidente en su enfoque sectario, pero como Trump, Bibi es el producto de una tendencia política genuina en Israel». Él representa un electorado antiliberal que los demócratas deben enfrentar si se toman en serio sus propios valores que  profesan».

* Alex Kane es un periodista con sede en Nueva York cuyos trabajos sobre Israel / Palestina, las libertades civiles y la política exterior de EE. UU. han aparecido en VICE News, The Intercept, The Nation, In These Times y más.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Estados Unidos, Internacionales, Portada

Un comentario en “Cómo Israel-Palestina saltó al corazón de la política estadounidense
  1. Kurt Brainin dice:

    Desde después de la guerra de 1967 Israel está enteramente jugado a la única carta del apoyo incondicional de los Estados Unidos y se comporta como si ese apoyo fuera a ser eterno. Algo poco inteligente, en mi opinión, porque hubo otros apoyos que no lo fueron:
    – El Imperio Británico facilitó la colonización de Palestina en los años 20 y 30 hasta que se arrepintió con el Libro Blanco de 1939.
    – Francia apoyó incondicionalmente a Israel solo mientras duró su guerra colonial de Argelia.
    – Truman fue decisivo para la creación de Israel mientras necesitó el apoyo judío para su reelección en 1948.
    – Stalin también fue decisivo por sus votos en la ONU, indispensables para la partición de Palestina, y por las armas sin las cuales Israel no hubiera ganado su primera guerra. Pero dejó de apoyarlo probablemente al ver que los sionistas no le daban lo que podrían haberle prometido a cambio.
    Ahora, por primera vez, hay precandidatos presidenciales no dispuestos a seguir con ese apoyo incondicional de Estados Unidos. Quizá la irrupción de Bloomberg en la campaña haga que las cosas sigan igual por un tiempo. Pero los que comparten el punto de vista de Israel debieran tomar esas opiniones en contrario como un toque de atención para el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.