Caniches de la autocracia

Fuente:  Editorial de Haaretz

Fecha: 6 de septiembre de 2019

En los últimos días, se han expuesto las intenciones y el modus operandi del primer ministro Benjamin Netanyahu. Una vez más, resulta que busca deshacerse de todos los controles y equilibrios que él ve como impedimentos para la continuidad de su gobierno, y también anexar los asentamientos a Israel, incluidos los más aislados y extremos, bajo un nuevo sistema de gobierno que él ha inventado: «soberanía judía».

La conversación grabada transmitida por Channel 13 News esta semana, en la que Netanyahu exigió que el ex ministro de Comunicaciones, Ayoub Kara, disolviera o aboliera el Consejo de Radiodifusión por Cable y Satélite porque se negaba a operar en línea con la agenda de la Oficina del Primer Ministro, reflejó la familiaridad con un patrón de acción de Netanyahu: si la ley o sus guardianes se interponen en su camino, deberían irse al infierno o ser reemplazados por aduladores obedientes.

Pero lo que falló con Kara tuvo éxito con el nuevo contralor estatal, Matanyahu Englman. Cuatro días después de reunirse con Netanyahu, Englman disolvió un comité especial de permisos del gobierno que había prohibido al primer ministro aceptar donaciones para su defensa legal. El miércoles, el contralor permitió a Netanyahu aceptar un préstamo «en términos de mercado» de su benefactor estadounidense, Spencer Partrich, para este mismo propósito. Además, Englman enterró el mordaz informe que su predecesor escribió sobre la intervención de Netanyahu en el mercado de los medios de comunicación, un informe que podría haber socavado profundamente en algún cajón la campaña electoral del partido Likud.

Englman, como el Comisionado del Servicio Civil Daniel Herskowitz, representa el nuevo servicio civil que Netanyahu ha estado cultivando. En lugar de guardianes, son sirvientes cuyo trabajo es complacer a la corte real en Jerusalén y Cesarea. Su conducta presagia los futuros nombramientos del fiscal estatal y el fiscal general en caso de que Netanyahu sea reelegido; los convertiría de ejecutores de la ley en trapos de cocina. Y la reciente incitación de Netanyahu contra Channel 12 News, en respuesta a su informe sobre su conducta aparentemente criminal, muestra que quiere hacer que todos los medios de comunicación sean como su portavoz Israel Hayom y convertir la prensa de perros guardianes de la democracia en caniches de la autocracia.

La elección del 17 de septiembre debería ser un referéndum sobre el camino que Netanyahu está allanando para Israel: gobernado por un hombre sin restricciones, uno que está trabajando para establecer un estado de apartheid descaradamente basado en la supremacía judía en Cisjordania y destruir el gobierno de la ley del Israel anterior a 1967. Poner fin a su reinado es vital para la continua existencia de la democracia israelí, y también dejará una apertura para un acuerdo con los palestinos.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Un comentario en “Caniches de la autocracia
  1. Kurt Brainin dice:

    Está claro que Netanyahu es el villano perfecto.
    Pero debiéramos tener presente que ni todo comenzó con la ocupación en 1967 ni fueron Beguin, Sharon y Netanyahu los que arruinaron todo.
    Hay que buscar más atrás, mucho más atrás inclusive.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.