Los israelíes lloran con Ucrania pero ignoran su apartheid en Cisjordania

Por: Michael Sfard | Haaretz (1 de abril de 2022)

Si hubiera psicoterapia para las naciones, los israelíes necesitarían un tratamiento particularmente prolongado, preferiblemente al menos tres veces por semana. Si los israelíes comenzaran tal terapia, dentro de los primeros 20 minutos el diagnóstico sería que la nación sufre de una falta extrema de autoconciencia. Al cabo de media hora como máximo, el psicólogo anotaba: “Prueba de realidad defectuosa por elección, síndrome de automanipulación fatal”.

De lo contrario, es imposible entender la disonancia de la (justa) reacción emotiva y enojada de los israelíes ante la cruel ocupación rusa de Ucrania , que incluye muestras de solidaridad con la nación ocupada, mientras que los propios israelíes imponen una de las ocupaciones más crueles y prolongadas de los tiempos modernos. en millones de palestinos. ¿Cómo este raro consenso israelí, que apoya la lucha del pueblo ucraniano por la independencia y la libertad, se ajusta a una visión que va desde el apoyo entusiasta hasta la fría indiferencia ante la perpetuación del régimen israelí de opresión sobre Palestina?

Los corresponsales israelíes que cubren la guerra y los presentadores de noticias están haciendo un buen trabajo al expresar el sentimiento del público israelí cuando están horrorizados, a veces de manera teatral, por las imágenes de Ucrania. Están horrorizados por la destrucción de la infraestructura y los ataques contra objetivos civiles, los enjambres de refugiados que inundan los países vecinos y la destrucción total de la ciudad portuaria de Mariupol.

Y, por supuesto, está la anticipación de la vida bajo la ocupación rusa: la negación cierta de la libertad de expresión, la eliminación de los derechos civiles y el aplastamiento de cualquier posibilidad de una democracia funcional donde todos participen en los procesos que establecen normas y políticas. Simplemente terrible.

Aquí está la cuestión: una prueba de realidad adecuada generaría la analogía necesaria en el alma israelí. Las imágenes de Kherson y Kiev de edificios de apartamentos alcanzados por misiles se asemejan a las operaciones de Israel en Gaza (Plomo Fundido, Pilar de Defensa, Borde Protector, Guardián de los Muros) y sus muchos y sangrientos amigos. En la Operación Margen Protector en 2014 atacamos más de 15.000 edificios en la Franja de Gaza ; dos tercios de ellos quedaron totalmente destruidos o severamente dañados.

Sí, incluidas las instalaciones médicas y las escuelas y, por supuesto, los edificios de apartamentos. Y sí, los rusos también afirman que los ucranianos esconden municiones en hospitales y centros comerciales, o disparan desde estos sitios.

Es tan similar que podríamos decir que Vladimir Putin le está dando a Mariupol el “trato de Gaza”. Los informes sobre la despótica criminalización de las protestas rusas por parte de Moscú son recibidos en Israel con un liberal chasqueo de lengua, pero la declaración igualmente despótica de nuestro ministro de Defensa de que seis organizaciones palestinas de derechos humanos y grupos de la sociedad civil son “organizaciones terroristas”, sin presentar ni la más mínima prueba de que esta escandalosa y peligrosa acusación- son acogidas con un silencio total. (Divulgación: represento a uno de los grupos).

¿Y en qué celda sellada del cerebro colectivo israelí hemos encerrado el hecho de que no necesitamos una transmisión por satélite para ver a los refugiados? El hecho de que a pocos kilómetros de nosotros, cientos de miles de ellos vivan bajo nuestro dominio directo, con millones más en los países vecinos, todos ellos producto del conflicto israelo-palestino.

La semana pasada, el profesor de derecho canadiense Michael Lynk, relator especial de la ONU, publicó un informe acusando a Israel de imponer un régimen de apartheid a los palestinos. Este documento sigue a una pila de informes de grupos de derechos israelíes (Yesh Din, B’Tselem) e internacionales (Human Rights Watch, Amnistía Internacional ) en los últimos dos años, cada uno acusando a Israel de perpetrar el crimen que las organizaciones palestinas han estado reclamando por años se está cometiendo. La importancia del informe de Lynk es que la acusación del apartheid ahora va más allá de los límites de la sociedad civil y ha comenzado a echar anclas en las instituciones internacionales.

La reacción pavloviana de Israel, que Lynk es anti-israelí y su informe está sesgado, ya ni siquiera es exasperante. Sólo destaca la ausencia de respuesta al fondo de la acusación.

Demuestra que incluso el canciller Yair Lapid sabe (pero reprime) que una realidad de dominación y opresión de una nación contra otra, donde una ley se aplica a los judíos y otra a los palestinos, donde todos los recursos se asignan a los judíos a expensas de los palestinos. , el primero tiene derechos políticos y el segundo no, y cuando ese estado de cosas no puede describirse bajo ningún estándar como temporal, esta es una realidad de apartheid. No hay un solo argumento en nuestra defensa para salvarnos; todas las coartadas han sido refutadas.

Por eso, el reconocimiento de que Israel está cometiendo el crimen del apartheid se ha extendido más rápido que el omicron en los últimos meses. ¿Y los israelíes? Están colgando la bandera ucraniana en sus autos y balcones, murmurando «Slava Ukraini» y evitando el contacto visual con el espejo.

Cuando un niño pequeño se tapa los ojos con la mano y dice que no hay nadie delante de él, eso es lindo. Cuando una nación se pone una mano en los ojos y dice que no hay nadie delante de ella, necesita urgentemente una terapia.

Michael Sfard escribió la opinión de Yesh Din clasificando el régimen de Israel en Cisjordania como apartheid.

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.