Reemplazar a Netanyahu es más urgente que nunca

Fuente: Editorial de Haaretz

Fecha: 11 de mayo de 2021

Israel está una vez más al borde de un amplio enfrentamiento militar en la Franja de Gaza. Los bombardeos de cohetes disparados por Hamas y la Jihad Islámica en ciudades israelíes, que causaron muertos y heridos, así como los ataques de la Fuerza Aérea de Israel en Gaza, están moviendo a ambos lados hacia una guerra cuya duración y costo, en vidas humanas y en propiedades, se desconocen. .

Pero incluso mientras la situación con respecto a la Franja de Gaza se deteriora, la protesta violenta se está extendiendo en las ciudades árabes y en las ciudades mixtas de todo Israel. El espíritu de los acontecimientos de octubre de 2000 se cierne sobre los enfrentamientos entre civiles y policías, y amenaza con socavar una vez más el delicado y frágil tejido de la convivencia, y ciertamente la débil esperanza de que se pueda formar un gobierno basado en la cooperación judío-árabe.

La violencia fue peor en Lod y Ramle, pero no pasó por Jaffa, Haifa y muchos otros lugares. Los residentes árabes arrojaron piedras contra las casas judías, parte del nuevo cementerio de Ramle fue incendiado y varias sinagogas fueron apedreadas. Durante la noche entre el lunes y el martes, Lod se convirtió en una zona de guerra: los jóvenes destrozaron todo lo que encontraban y las carreteras principales de la ciudad fueron bloqueadas. La protesta se extendió al Centro Médico Shamir – Assaf Harofeh, donde decenas de personas se amotinaron, arrojaron piedras y dañaron equipos.

Las razones del estallido de esta violenta protesta están conectadas a una serie de malas decisiones tomadas en Jerusalén durante el mes de Ramadán, que siempre es potencialmente catastrófico: el establecimiento de puestos de control en la Puerta de Damasco de la Ciudad Vieja, los enfrentamientos en Sheikh Jarrah, la testaruda insistencia en sostener la Marcha de Banderas. El comisionado de policía Yaakov Shabtai jugó un papel decisivo en todo esto, y su afirmación de que la policía había sido «demasiado blanda» apunta a un problema preocupante para percibir la realidad.

Pero la policía se ve obligada a lidiar con los síntomas de un problema mucho más profundo que está surgiendo en estos días: la realidad de 54 años de ocupación. En su deseo de luchar contra el nacionalismo palestino, debilitarlo e incluso hacerlo desaparecer, el primer ministro Benjamin Netanyahu atacó e incitó a los árabes israelíes de manera criminal. En lugar de ocuparse del problema, prefirió excluir, discriminar, judaizar y traer racistas declarados a la Knesset. Esta desastrosa estrategia ahora está explotando en la cara de Israel.

Lo que se requiere, en primer lugar, es detener la escalada y calmar las cosas. El presidente Reuven Rivlin hizo lo correcto al pedir a los líderes árabes que emitieran un llamamiento decisivo contra la violencia desenfrenada.

Pero esto no es suficiente. Un primer ministro responsable habría controlado a la policía, habría entablado un diálogo real con los líderes árabes, habría observado el status quo en el Monte del Templo, no habría visto las ciudades mixtas como lugares que necesitan ser judaizados, anunciado un plan para invertir en la sociedad árabe, pero sobre todo, habría dejado de incitar. Netanyahu no es capaz de hacer esto, por lo que reemplazarlo es más urgente que nunca.

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.