Condena al fallo del alto tribunal europeo: otra pifiada de los voceros de Israel

Fuente: Daniel Kupervaser  | Blog de Daniel Kupervaser

Fecha: 15 de noviembre de 2019

Si el objetivo estratégico de un liderazgo nacional es obtener logros significativos en conflictos internacionales de este tiempo, frecuentemente la artillería mediática suele ser mucho más efectiva que atacar y bombardear con drones, bombas y misiles. La falta de pericia en el uso de esta herramienta puede ser tan aciago, como salir al campo de batalla militar con soldados y oficiales inexpertos.

Días atrás, como consecuencia de un recurso presentado oportunamente por una bodega israelí, el Alto Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictó sentencia por la cual todos los 28 países de la institución están obligados a exigir el etiquetado de productos procedentes de los asentamientos israelíes en Cisjordania, Jerusalén Oriental y el Golán, destinados al comercio en mercados europeos. La etiqueta debe señalar que esa es su procedencia y no Israel. Se trata de una resolución de la instancia máxima de la justicia europea sin más posibilidades de apelar.

BODEGA ISRAELI DESTAPÓ LA BOTELLA CON EL FANTASMA DEL ETIQUETADO

Distintos sectores de la política israelí lanzaron una inmediata lluvia de condenas al dramático fallo de la autoridad jurídica europea. “El fallo sirve como una herramienta en la campaña política contra Israel”, dice el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores. “Todo el objetivo del fallo es individualizar y aplicar un doble estándar contra Israel”. “Hay más de 200 disputas territoriales en todo el mundo, pero el tribunal europeo nunca se ha pronunciado sobre ninguna de ellas”, agrega el comunicado. “El fallo de hoy es tanto político como discriminatorio contra Israel”, se denuncia. (“Israel condena la inaceptable decisión de la Unión Europea de etiquetar productos israelíes”, Noticias de Israel, 12-11-19).

La misma fuente informa que la viceministra de asuntos exteriores, Tzipi Hotovely calificó a los jueces como “políticos e hipócritas” afirmando que, “los denominados asentamientos son comunidades israelíes que forman parte integral de Israel”. En un comunicado especial, el Consejo Regional de Colonias Israelíes en Cisjordania (Moetzet Yesha en hebreo) afirma que “la decisión del tribunal europeo no vale ni siquiera el papel donde está escrita, es hipócrita y surge de un sentimiento antisemita del tipo más bajo” (“Decisión dramática: La Unión Europea ordena etiquetar productos de asentamientos israelíes en Cisjordania”, Ynet, 12-11-19).

Muy probablemente, gran parte de la sociedad israelí y el pueblo judío del mundo se sientan muy orgullosos e identificados con la enérgica y argumentada réplica ante tan “inaceptable decisión”. Su reconocida conducta sumisa ante las políticas del gobierno de Israel junto a la carencia generalizada de un mínimo sentido de autocrítica, les impide reflexionar objetivamente y llegar a la conclusión que se trata de una nueva y gran pifiada de la vocería israelí (Hasbara israelí en hebreo). Se trata de otro traspié en la serie de fracasos que tanto caracteriza a la vocería de Israel y de instituciones judías del mundo que operan bajo indicaciones de Jerusalén.

Esto se puede demostrar muy sencillamente.

Acusar al alto tribunal europeo de tomar parte a los efectos de apoyar políticamente a un sector o país en contra de otro es una consigna carente de sentido. Este tipo de instancias jurídicas se ocupa de resolver casos elevados por partes que se consideran afectadas, y en la mayoría de ellos, todo fallo, de una manera u otra, acarreará consecuencias políticas para las partes. Este tribunal se desentiende de esas secuelas para fallar según las normas y jurisprudencia del caso.

Tampoco se puede acusar al tribunal europeo de doble estándar contra Israel en vista de la existencia de otros 200 conflictos territoriales en el mundo sin que se haya pronunciado al respecto. Nuevamente, el tribunal no es el responsable de la equidad en las políticas de los gobiernos, sino que dicta sentencias según los casos que se presentan. Al respecto vale mencionar que las autoridades de la Unión Europea sí han tomado decisiones regulatorias especiales, y hasta mucho más drásticas, en situaciones muy similares de conflictos internacionales. La condena israelí se desentiende de las políticas adoptadas por varios sectores de la comunidad internacional en referencia a los conflictos del Sahara Occidental, Crimea, Chipre y Cachemira, entre otros.

El argumento presentado por la viceministra Hotobely es realmente ridículo. ¿Cómo pretende que el tribunal europeo adopte una decisión en base a las aspiraciones judías de la Gran Israel cuando ningún país en el mundo hasta el día de hoy reconoció soberanía israelí en los territorios mencionados (fuera del servilismo de Trump respecto del Golán) y está en vigencia la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de ONU adoptada por unanimidad (con la abstención de USA) de diciembre de 2016 que dictamina ilegalidad a todos los asentamientos israelíes en esas regiones?

La posición del Consejo Regional de Colonias Israelíes en Cisjordana es totalmente absurda e inclusive significativamente negativa para el pueblo judío. Dado el trasfondo de los hechos, en la práctica se trata de un claro ejemplo que banaliza el antisemitismo. Si, ante la toma de posición en contra de las políticas de colonización israelí en territorios conquistados en 1967 el Estado Judío lo considera antisemitismo, sería prudente juzgar como una normalidad el proceso en el que la adopción de conductas antisemitas progresivamente deja de ser un tabú en los pueblos del mundo.

Si la vocería israelí continúa apoyándose en argumentos fallidos, que nadie se sorprenda de los permanentes fracasos mediáticos y la creciente aversión hacia Israel y el judaísmo a nivel internacional.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 15-11-2019

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Un comentario en “Condena al fallo del alto tribunal europeo: otra pifiada de los voceros de Israel
  1. Kurt Brainin dice:

    He recibido un comunicado de la organización JStreet a la cual siguen en gran medida los judíos de los Estados Unidos y que se declara «crítica de Israel por el bien de Israel». Se escandalizan de que se pueda considerar antisemitismo una medida tan justa como esta. Lo menciono porque considero que son demasiados los argentinos de origen judío que se sienten llevados por una especie de «obligación patriótica» a ser absolutamente incondicionales de Israel.
    Es bueno recordar que no somos «judíos argentinos» ni muchísimo menos israelíes exiliados en la Argentina. Somos argentinos de origen judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.