Un triste 70 cumpleaños para Netanyahu

Fuente: Gideon Levy | Haaretz

Fecha: 30 de octubre de 2019

Incluso en el apogeo de los punzantes dichos del primer ministro Benjamin Netanyahu, los justificados y los exagerados, a veces aparecieron momentos desgarradores.

Tal momento ocurrió en su 70 cumpleaños, celebrado la semana pasada en una casa privada en Tel Aviv, sin políticos y con los mejores de sus amigos declarados. El rico y mundano Nicol Raidman, el animador Moti Giladi, Yossi Cohen y los otros abogados; El veterano del Likud Moshe Edery, el asesor político Reuven Adler, los cantantes Dudu Fisher y Yehoram Gaon. Supuestamente un evento brillante y bien atendido. Pero, de hecho, nada atestigua más la desconexión de Netanyahu de los mundos a los que podría haber pertenecido.

Solo dos de las docenas de invitados eran intelectuales, los escritores Benny Ziffer y Eyal Megged. Al día siguiente, el invitado de honor envió un mensaje grabado del primer ministro a otro cumpleañero, el cantante Kobi Peretz. «Quiero desearle todo lo bueno del mundo», le dijo Netanyahu a Peretz, otro amigo de su juventud, cuyo trabajo artístico ahonda con frecuencia y con quien tiene conversaciones sinceras durante toda la noche.

Este es ahora el mundo intelectual y social del primer ministro. Es difícil creer que en el fondo de su corazón no sienta frustración, confusión, soledad y tal vez incluso tristeza y vergüenza por el lugar en el que se encuentra. Incluso el más grande de sus enemigos, y son muchos, no creen, que este es su nivel intelectual, que este es el paisaje en el que se crió, la esencia de su mundo cultural.

Incluso los primeros ministros menos educados se rodearon de intelectuales, autores, poetas y filósofos, tal vez para enriquecer su mundo intelectual y satisfacer su curiosidad intelectual, tal vez para embellecer su imagen. Necesitaban reunirse con pensadores, escuchar lo que tenían que decir o simplemente estar en su compañía, desde David Ben-Gurion con Natan Alterman hasta Shimon Peres con Amos Oz.

Netanyahu puso fin a eso, y él no es el más ignorante de los políticos, ni mucho menos. En su cumpleaños, lo dominante  sobre su mesa eran los  gritos, los aduladores, figuras grotescas, Miri Regev aquí, el activista antirefugiados May Golan allá, cada uno más ridículo, ignorante y ordinario que el próximo, marcando los límites del miserable mundo del primer ministro del Pueblo del Libro. ¿No lo avergüenza? ¿No siente él la magnitud de la humillación? ¿Netanyahu en la tierra de los liliputienses?

No siempre fue así. Algunos recuerdan sus encuentros con otros mundos culturales y artísticos. En nombre de su carrera infinitamente ambiciosa, aparentemente decidió poner fin a ellos. No se puede declarar la guerra a las viejas élites, saludar a las nuevas élites y estar en compañía con David Grossman. No se puede cortejar a las masas y mantener un diálogo con el profesor Shlomo Avineri.

Incluso si fue su elección, cínica y propagandística, es imposible no sentir lástima por el aislamiento del hombre cazado en la cima. ¿Es realmente el 70 cumpleaños que deseaba para sí mismo? ¿Soñaba con tales amistades en su juventud? ¿Netanyahu con Raidman? ¿Bibi con Kobi? ¿Es la política tan cruel y exigente que requiere una esclavitud tan completa en mundos tan extraños?

El corazón se niega a creerlo. Sin conocerlo, uno podría adivinar que prefiere otros amigos, otra compañía, una forma diferente de celebrar su cumpleaños. Que lo que escriben sobre él en Haaretz y en el New York Times es más importante para él que lo que Israel Hayom y Yedioth Ahronoth tienen para decir sobre él. Que el «gracias, cariño» de Peretz le habla menos que «La vida juega mucho conmigo» de Grossman. Después de todo, aparte de su populismo y ultranacionalismo, no hay similitud entre Donald Trump, el ignorante de la Casa Blanca y Netanyahu, el intelectual de la calle Balfour.

De todos los tiempos, ahora cuando está al final de su carrera, cuando la cuestión de su legado podría preocuparlo cada vez más, uno puede preguntarse: Entre los casos penales y May Golan declamando: «Esperamos que continúes guiándonos»,  entonces este cumpleaños será una bendición”. ¿Es esto lo que quería? ¿Es esto lo que soñó? ¿Es este su mundo? ¿Es esto lo que es? Esto, aparentemente, es lo que quedará.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.