Shin Bet torturó a un presunto asesino, pero es la conciencia de Israel la que está sedada

Fuente: Gideon Levy | Haaretz

Fecha: 3 de octubre de 2019

Esto es lo que Akiva Novick, el reportero parlamentario de las noticias del Canal 13, tuiteó en respuesta al informe de Haaretz que el jefe de la célula sospechoso de asesinar a Rina Shnerb fue hospitalizado en estado crítico después de ser interrogado por el servicio de seguridad Shin Bet: «Usted dice esto como si fuera algo malo «.

Y esto es lo que Ben-Zion Gopstein, fundador de la organización de derecha Lehava, tuiteó: “Cada terrorista necesita ser interrogado para extraer toda su información, y después de eso, la sentencia es la muerte. No importa si tuvo éxito o solo intentó [cometer un ataque]».

Su hebreo roto no es lo único que tienen en común. Tampoco hay diferencias ideológicas entre el reportero político ostensiblemente decente y el activista despreciado. Lo que dice crudamente Gopstein, lo dice Novick con la elocuencia típica de su oficio. Pero el veneno que difunde es mucho más mortal. Y, sin embargo, Gopstein es al que se considera extremista e ilegítimo.

El Shin Bet torturó hasta la muerte a un presunto asesino, pero Israel está sedado y con un respirador. Esta versión a pequeña escala del asunto del Bus 300, en el que el asesinato por parte del Shin Bet de dos secuestradores capturados en 1984 provocó una protesta masiva, ni siquiera ha provocado un bostezo en el Israel de 2019. Y aquí tienes la historia del país: degeneración moral en pocas palabras.

Un hombre estaba a las puertas de la muerte por los golpes de su interrogador, algo que solo podía suceder en Guantánamo y en un puñado de países especialmente oscuros y rechazados. Sin embargo, aquí, los Gopsteins celebran, los Novicks incitan y la mayoría de los medios apenas lo informan.

La edición de Israel Hayom del domingo, la víspera de la festividad de Rosh Hashaná, no mencionó al detenido que se estaba muriendo por una paliza. Y si no se informa, no sucedió. En cambio, el periódico tenía una conmovedora historia sobre «los israelíes que están preparándose para un año dulce».

En Yedioth Ahronoth, un pequeño titular nos informó que «el cabecilla de una célula terrorista está sedado y con un respirador después de un interrogatorio del Shin Bet». Esto no podría haber sido cubierto por una envoltura más dulce. El tipo fue sedado y se le puso un respirador. Tenía un encierro dorado, estaba cansado. Por casualidad, esto sucedió después de un interrogatorio. Quizás se sobreexcitó. Tal vez le dieron algunas manzanas y miel en honor al año nuevo judío y resultó que era alérgico a estos alimentos.

Pero sucedió algo impactante en las salas de interrogatorios del Shin Bet, que podría haber terminado en un asesinato cometido en nombre del estado, con su permiso y autoridad. Las personas que planearon y perpetraron el asesinato de Shnerb serán juzgadas, pero nadie será castigado por lo que sucedió durante este interrogatorio; es poco probable que sea investigado seriamente. Y los medios aplaudirán este fracaso, o al menos tratarán de ocultarlo y hacer que desaparezca.

Ninguno de los reporteros que informaron con entusiasmo la captura de Samer Arbid («la cuenta ha sido saldada») tiene la menor idea de cuál fue su papel en el asesinato. Todo lo que saben es repetir como un loro, con una fachada grotesca de estar bien informados, lo que el Shin Bet les dicta, independientemente de si es cierto o no.

El sospechoso, por supuesto, ya se ha convertido en el asesino. Tampoco nadie mencionará dónde ocurrió el asesinato, o la historia de cómo esa manantial natural, como docenas de otros, fue violentamente robada por los colonos bajo los auspicios del estado.

Según Addameer, una organización de ayuda legal para prisioneros palestinos, Arbid se quejó ante un juez militar sobre dolores en el pecho, dificultad para tragar y vomitar, pero no fue enviado para recibir tratamiento médico.

Al día siguiente, lo llevaron al hospital inconsciente, con insuficiencia renal, fracturas de huesos y otras lesiones causadas por las palizas. No es difícil imaginar lo que sucedió en la sala de interrogatorios. O tal vez es insoportablemente difícil. Simon, el sensible investigador del  Shin Bet de la miniserie «Our Boys», torturó a un detenido e indefenso casi hasta la muerte.

«Fue un accidente de trabajo», nos dicen ahora, un error operativo. Se producen accidentes graves, especialmente cuando este es el trabajo: cruel, criminal y despreciable, el tipo de trabajo que podríamos haber pensado que ya había desaparecido del centro de interrogatorios en Petah Tikva y sus similares.

Después, los interrogadores de Arbid se fueron a celebrar Rosh Hashaná. Indudablemente hablaron entre ellos un poco sobre el accidente y cómo se lo explicarían a los enérgicos investigadores de la unidad que examina las quejas de los interrogados. Los comandantes que les permitieron usar la tortura, el juez que negó el tratamiento a Arbid y el médico que aprobó el interrogatorio también tuvieron un Rosh Hashaná más dulce que la miel.

En cualquier caso, la mayoría de los israelíes creen que Arbid merecía morir, en un país que se jacta de no tener una pena de muerte. Solo que a veces interroga a personas bajo tortura, sin juicio y sin que a nadie le interese.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Un comentario en “Shin Bet torturó a un presunto asesino, pero es la conciencia de Israel la que está sedada
  1. Lic. Ricardo Gabriel Iufe dice:

    Lamentable. Esta es una realidad, recién leía sobre el levantamiento del Gueto de Varsovia, el oprobio de los que sufrieron la opresión, la tortura, la muerte, sin embargo hoy, los judios que nos reconocemos herencia de esos perseguidos, tenemos que aceptar que el estado judio se pare de la vereda de los opresores…. claro, ahora no faltaran los «paisanos» que me atquen, que me traten de antisemita (anti mi mismo), no se preocupen, seguro que el equivocado soy yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.