Los legisladores árabes israelíes podrían poner fin a la era de Netanyahu

Fuente: Shlomi Eldar Al-Monitor| Rebelión

Fecha: 29 de octubre de 2019

Fotografía:  REUTERS / Amir Cohen Ayman Odeh, líder de la Lista Conjunta, gesticula mientras reparte folletos durante un evento de campaña electoral, Tira, Israel, 5 de septiembre de 2019.

Los legisladores recientemente elegidos saben que su público no los perdonará si no ponen fin al Gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu y sus incitaciones.

El 23 de octubre, mientras el presidente Reuven Rivlin estaba encargando oficialmente al líder de Azul y Blanco Benny Gantz formar el próximo Gobierno de Israel, los jefes de la Lista Conjunta -una lista unificada de partidos predominantemente árabes- se reunían para discutir un enfoque unificado ante un posible apoyo para tal gobierno. El jefe de la Lista Conjunta Ayman Odeh y el diputado de la Knéset Ahmad Tibi, respectivamente, los presidentes de los partidos Hadash y Ta’al, que son los dos principales partidos que forman la alianza de la Lista Conjunta, entienden que sus votantes quieren poner fin a la era de Netanyahu y la única opción es un gobierno alternativo, a pesar de sus inconvenientes.

Ellos y sus electores no han olvidado que la campaña de Gantz antes de las elecciones de abril se lanzó con un video clip que presenta al exjefe del ejército de Israel con un recuento de los palestinos asesinados bajo su mando en el ataque de 2014 a Gaza. Sin embargo, Odeh y Tibi todavía están dispuestos a apoyar un gobierno con él al timón si puede enviar a Netanyahu a casa y poner fin a su incitación incesante contra la minoría árabe del 21% de Israel.

“En 1993, estaba el Gobierno de Rabin. Para nosotros, relativamente hablando, fue el mejor Gobierno, en el que el bloque pudo frenar decisiones políticas», dijo Odeh en una entrevista el 22 de octubre en Channel 13 News, refiriéndose al apoyo de los partidos árabes que permitió al difunto primer ministro Yitzhak Rabin formar un gobierno minoritario y superar a la coalición política de derecha”. Si Gantz sigue el camino de Rabin, sería un honor seguir el camino de Tufik Ziad, quien era el presidente del bloque de bloqueo». Rabin fue el único primer ministro israelí hasta la fecha en obtener el respaldo de los partidos árabes del país.

Tibi también ofreció la opción de apoyo a la Lista Conjunta cuando se le preguntó al respecto en una entrevista el 22 de octubre en Kan News. «La Lista Conjunta» podría tener en cuenta el apoyo al Gobierno desde fuera de la coalición, tal como lo fue en los años 90, si eso significa deshacerse de Netanyahu, dijo Tibi.

Dado el actual punto muerto político, el apoyo externo para un gobierno minoritario liderado por Gantz -ya que no goza de una mayoría de 61 escaños en la Knesset de 120 escaños- es la opción más realista para Odeh y Tibi. Unirse a una coalición de la Knesset liderada por Gantz, de la cual es miembro su enemigo el líder de Israel Beitenu Avigdor Liberman, no sería un buen comienzo, y para los cuatro partidos de la Lista Conjunta unirse a un gobierno dirigido por el partido Azul y Blanco de Gantz es inconcebible. Estos son los hechos inmutables a los que se enfrenta Gantz cuando intenta formar un gobierno.

Tibi ha estado manteniendo conversaciones durante varios meses con el miembro de la Knesset, Ofer Shelah, del partido Azul y Blanco de Gantz para transmitir mensajes de un lado a otro y coordinar las expectativas. Han discutido todas las opciones posibles para el apoyo de la Lista Conjunta como, por ejemplo, el apoyo a un gobierno minoritario compuesto por el campo democrático de izquierda y el partido Laborista-Gesher, otorgando a Gantz 44 escaños en la Knéset. Con el apoyo de los 13 legisladores de la Lista Conjunta, el gobierno de Gantz podría tomar juramento con 57 sí y 55 no; la facción de ocho miembros de Liberman, Yisrael Beitenu, se abstuvo debido a su insistencia en respaldar solo un gobierno de unidad compuesto por el Likud de Azul y Blanco y Netanyahu.

Sin embargo, este es el quid de la cuestión. Los tres miembros de la Lista Conjunta de la Knéset que representan al partido Balad, que rechaza la existencia de Israel como un solo Estado judío, ya se han negado a apoyar un gobierno Azul y Blanco. Después de las elecciones del 17 de septiembre, cuando la Lista Conjunta tomó su decisión histórica de recomendar a Rivlin que Gantz formara el próximo gobierno, los tres legisladores de Balad exigieron que sus nombres fueran eliminados de la convocatoria. Si continúan resistiéndose, Gantz ni siquiera tendrá suficientes votos para un gobierno minoritario, ya que por ley debe tener más apoyo que sus oponentes.

Después de recibir el visto bueno de Rivlin, Gantz llamó a sus socios potenciales para organizar reuniones. Los jefes de los dos socios ultraortodoxos de Netanyahu, los miembros de la Knéset Moshe Gafni y Yaakov Litzman de Yahadut Ha Torah y Aryeh Deri del Partido Shas, se negaron a reunirse con él, diciendo que Likud era el partido que estaba llevando a cabo negociaciones en su nombre. En otras palabras, no cuente con nosotros para su salvación. Luego, Gantz llamó a tres de los cuatro partidos constituyentes de la Lista Conjunta: los miembros de la Knéset, Odeh y Tibi, y el miembro de la Knéset, Mansour Abbas, del partido Ra’am. No llamó al líder de Balad, Mtanes Shihadeh.

Tibi y Shelah tuvieron varias ideas en los últimos días sobre cómo superar el «obstáculo de Balad» y garantizar el pleno respaldo para Gantz por parte de la Lista Árabe.

En una entrevista con Al-Monitor, Shihadeh admitió que tiene las llaves para la formación de un gobierno de Gantz y que él y sus dos colegas de Balad, los miembros de la Knéset Hiba Yazbek y Samy Abu Shahadeh, son un factor decisivo, al igual que su agresivo enemigo Avigdor Liberman. Sus votos determinarán si se puede establecer el primer Gobierno de Gantz. Liberman y Shihadeh no se sentarán juntos en el mismo gobierno; sin ellos, Gantz no tiene prácticamente ninguna posibilidad de armar un gobierno.

“No se trata de abstenerse. Cualquiera que diga esto no cuenta. Para que Gantz tenga éxito en la formación de un Gobierno necesita a Balad”, declaró Shihadeh con total satisfacción.

Shihadeh no negó que sus colegas de la Lista Conjunta lo estuvieran presionando. Es muy consciente del hecho de que él, el jefe del partido más difamado en la Knéset, tiene el poder de permitir la formación de un gobierno de centro izquierda y, por lo tanto, se da cuenta de la esperanza de poner fin a la era de Netanyahu. En lo que a él respecta, lo mejor ahora es esperar. Puede que ni siquiera tenga que tomar ninguna decisión y las cosas puedan «resolverse por sí mismas». ¿Quizás el Likud estará de acuerdo con un gobierno de unidad con Azul y Blanco pero sin sus socios ultraortodoxos y de derecha? ¿Quizás Liberman será el que arrastre a los israelíes a una tercera elección en menos de un año? Todas las opciones están abiertas por ahora.

Le pregunté a Shihadeh si es consciente del hecho de que a la mayoría de los votantes árabes les gustaría ver a Gantz formar un gobierno y que las objeciones de Balad podrían dar lugar a profundas divisiones dentro de la Lista Conjunta en el mejor de los casos o en su desmantelamiento en el peor. «Los miembros de la Knéset, Ofer Shelah y Ahmad Tibi, han estado hablando durante meses y conocen nuestra posición», dijo. Y agregó: «Todavía no estamos contra la pared, y cuando llegue el momento las instituciones del partido se reunirán y decidirán».

Si Shihadeh cede a la presión, los votantes de Balad podrían considerarlo desleal a la confianza depositada en él como el nuevo presidente del partido. Si se mantiene firme, el logro electoral de la Lista Conjunta de 13 escaños de la Knéset, lo que la convierte en la tercera facción más grande de la Knéset, fracasará y podría ser culpado por llevar a los votantes a las terceras elecciones. También será considerado responsable por no destituir al Gobierno de derecha. Muchos ciudadanos árabes que han experimentado las rampantes instigaciones de Netanyahu durante más de una década pueden no perdonarlo. Él lo sabe y por lo tanto reitera a Al-Monitor: «Tendremos que decidir una vez que la situación sea más clara».

Mientras tanto Odeh y Tibi tienen un plan. Antes de las elecciones presentaron a Azuly Blanco una lista de demandas como condición para su apoyo al Gobierno de Gantz. Las demandas incluyen revocar la controvertida Ley de Nacionalidad, cancelar los términos preferenciales para los veteranos del ejército en trabajos del sector público, la asignación de presupuestos para el sector árabe y la mejora de su infraestructura, permisos de construcción en comunidades árabes y más. Solo después de que los futuros socios de la coalición formulen y publiquen sus planes para mejorar la posición civil, económica y social de los ciudadanos árabes del país comenzará la presión real sobre Balad. ¿Podrá resistir Shihadeh, miembro de la Knesset? Probablemente no.

Shlomi Eldar es columnista de Al-Monitor Israel. Durante las últimas dos décadas ha cubierto la Autoridad Palestina y especialmente la Franja de Gaza para los Canales 1 y 10 de Israel, informando sobre el surgimiento de Hamás. En 2007 recibió el Premio Sokolov, el premio de medios más importante de Israel, por este trabajo. Ha publicado dos libros: «Eyeless in Gaza» (2005), que anticipó la victoria de Hamás en las elecciones palestinas posteriores, y «Getting to Know Hamas» (2012), que ganó el Premio Yitzhak Sadeh de Literatura Militar. Fue galardonado con el Premio Ophir (Óscar israelí) dos veces por sus documentales: «Precious Life» (2010) y «Foreign Land» (2018). «Precious Life» también fue preseleccionado para un Óscar y transmitido por HBO. Tiene una maestría en estudios de Medio Oriente de la Universidad Hebrea. En Twitter: @shlomieldar

Fuente: https://www.al-monitor.com/pulse/originals/2019/10/israel-arabs-ayman-odeh-ahmad-tibi-joint-list-coalition.html

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

Posted in Internacionales, Israel, Portada

Un comentario en “Los legisladores árabes israelíes podrían poner fin a la era de Netanyahu
  1. Kurt Brainin dice:

    Por si alguien no está bien al tanto de quiénes son y de dónde salen estos árabes israelíes, son los descendientes más los supervivientes de los pocos que quedaron cuando casi todos los que poblaban el territorio de Israel desde hacía muchísimas generaciones fueron transformados en refugiados hace unos 70 años.
    Hago esta aclaración porque hay demasiados que están sinceramente convencidos de que cualquier judío, incluso desde la Argentina, es más legítimo dueño del país que los árabes palestinos que no serían más que unos intrusos.
    Vaya esto con espíritu positivo y para buscar una solución humana para todos. Como médico, sé muy bien que no existe un buen tratamiento sin un buen diagnóstico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.