Israel acelera la demolición de viviendas palestinas

Fuente: Akiva Eldar | Al-Monitor

Fecha: 22 de julio 2019

En la tarde del 21 de julio, el ex ministro de Educación Naftali Bennett entregó el control del partido Nueva Derecha a su ex copresidente y estrella en ascenso más rápido de la política israelí, Ayelet Shaked. Los dos no perdieron tiempo y se fueron a la mañana siguiente para recorrer sus posibles distritos electorales. La decisión de lanzar su campaña electoral en el bloque de asentamientos de Etzion en Cisjordania, con activistas del movimiento de derecha radical Regavim a su lado, no augura nada bueno para la campaña. Shaked se quejó a los reporteros que la acompañaban de que el estado no estaba asignando los recursos adecuados para detener «una toma masiva del Área C» de Cisjordania, que está bajo control israelí, por parte de la Autoridad Palestina (PA). Añadió que el próximo ministro de Defensa y primer ministro debería abordar este tema como «una prioridad nacional».

Regavim, sin inmutarse por el hecho de que uno de sus fundadores y fuerzas impulsoras, Bezalel Smotrich fue nombrado recientemente ministro de transporte, persigue al gobierno a plena explosión. El 19 de julio sacó anuncios de periódico de página completa titulados, “Un estado terrorista, justo a la vuelta de la esquina”. El texto acusaba al gobierno de “echar una siesta en el trabajo” y permitir que la Autoridad Palestina construya 28.651 estructuras desde 2012 en el Área C de Cisjordania, que está bajo el control total de Israel como lo designó el Acuerdo de Oslo de 1993, que la derecha política denomina «un acto criminal». Regavim, cuyos representantes forman parte del actual gobierno de transición del primer ministro Benjamin Netanyahu, exhorta a los ministros y a los miembros de la Kneset a “tomar medidas inmediatas para prevenir un estado terrorista en nuestro patio trasero”

Los partidos que compiten contra el gobernante Likud para los votantes de derecha están sosteniendo el trapo rojo de «Khan al-Ahmar», el pequeño pueblo beduino de Cisjordania destinado a ser desalojado bajo una orden gubernamental sancionada por el tribunal. En mayo, después de que la Corte Suprema aprobara la orden al gobierno para el sexto aplazamiento del desalojo,- bajo una fuerte presión internacional-  Regavim declaró: «Esta es una prueba de la indulgencia del gobierno para contrarrestar el plan de la Autoridad Palestina para apoderarse de tierras deshabitadas en Judea y Samaria» (utilizando los nombres bíblicos de Cisjordania). En enero, el presidente del partido Israel Beitenu, Avigdor Liberman, dijo que Khan al-Ahmar «simboliza la toma de control de las tierras estatales por parte de la Autoridad Palestina». Dos meses después, Bennett exigió que Netanyahu rechazara la presión internacional y permitiera el desalojo planificado. «Este es un estado de derecho, haz lo que prometiste y arrasa con Khan al-Ahmar», pontificó el entonces presidente del partido de la Nueva Derecha.

Activistas de derechos humanos involucrados en la lucha contra la demolición de la aldea dijeron a Al-Monitor esta semana que estaban preparados para la evacuación que se llevará a cabo antes de las elecciones del 17 de septiembre. Los activistas, junto con organizaciones internacionales, estaban indefensos frente a las fuerzas policiales masivas que tomaron el control del barrio palestino de Jerusalén de Sur Baher el 21 de julio, para dar paso a las excavadoras enviadas para derribar 13 edificios.

Según B’Tselem, una de las organizaciones de derechos humanos que monitorean el asunto, la demolición dejó a 17 residentes sin hogar, entre ellos 11 menores. Los edificios demolidos en la parte del barrio conocido como Wadi al-Hummus, contenían al menos 44 apartamentos, la mayoría de ellos en diferentes etapas de construcción. Algunos de ellos fueron construidos en el Área A de Cisjordania bajo el control total de la Autoridad Palestina, que incluso emitió permisos de construcción para el proyecto. La Corte Suprema de Israel, sin embargo, aceptó el argumento del gobierno de que la proximidad de los edificios al muro de separación entre Jerusalén y Cisjordania constituía una amenaza para la seguridad. B’Tselem ahora teme que el fallo otorgue a Israel bases legales para derribar muchas casas de propiedad palestina en Jerusalén Este cerca del muro. Es seguro asumir que la derecha política no ignorará el veredicto de Sur Baher, que establece un precedente, por parte del máximo tribunal del país.

Justo este mes, el 10 de julio, Netanyahu declaró: «No permitiremos que ninguna comunidad o ciudad en la Tierra de Israel sea desalojada, ni judía ni árabe». En un evento en el asentamiento de Rejava en la Ribera Occidental, el primer ministro dijo: “No desalojamos a la gente por la fuerza. Hemos terminado con este disparate. Israel, bajo mi dirección, no repetirá los errores del pasado». En un evento de septiembre de 2017 en el bloque de asentamientos de Etzion, Netanyahu insistió:» La manera de hacer la paz no es a través del desarraigo, no de los judíos y no de los árabes».

Esperando hasta que se alcance la paz, el primer ministro se asegura de cumplir sólo la mitad de su promesa. Él no desarraiga a los judíos. En los últimos años, las autoridades han dejado de desalojar a los residentes de los asentamientos ilegales. Lo que es más, aun cuando la Administración Civil hace que sea prácticamente imposible para los palestinos obtener permisos de construcción en el Área C y arrasa casas construidas sin permiso, las autoridades cooperan con la construcción de nuevos puestos de avanzada judíos en esas mismas áreas cerrando los ojos ante violaciones legales y en algunos casos incluso los financian. La organización anti-asentamientos Paz Ahora informa que desde 2012, 32 de estos puestos de avanzada ilegales han aumentado, entre ellos 21 fincas se han apoderado de vastas tierras para sus rebaños y cultivos. Quince de los 32 fueron «legalizados» después de hecho como asentamientos independientes o como «vecindarios» de los existentes. Otros 35 puestos ilegales erigidos a lo largo de los años están en proceso de legalización retroactiva.

Según el informe, la mayoría de los 32 puestos de avanzada se incrementaron después de la elección del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dos de ellos recientemente después de las elecciones del 9 de abril bajo el gobierno de transición de Israel. «Todos los nuevos puestos de avanzada (excepto uno) están ubicados en el interior de Cisjordania, en áreas que probablemente Israel tendrá que evacuar en el marco de un acuerdo permanente», escribieron los autores del informe. «Alrededor de algunos de los nuevos puestos de avanzada, hay un aumento en la violencia y ataques contra los palestinos».

Sin embargo, Netanyahu no debe preocuparse por la presión de Estados Unidos sobre Israel para implementar la solución de dos estados al conflicto con los palestinos. El jefe del  equipo de paz de los Estados Unidos Jason Greenblatt tiene previsto visitar Israel la próxima semana para conversar con altos funcionarios (los palestinos no cuentan). Cuando se le preguntó en una entrevista en PBS del 17 de julio sobre la solución de dos estados, dijo: «No se puede tomar una conflicto tan complejo como este y se reducirlo a esas cuatro palabras». También rechazó el término» ocupado «en referencia a Cisjordania, sugiriendo en cambio» disputado», y dijo que prefería sustituir «por barrios y ciudades» a la palabra «asentamientos, que según él es «peyorativa». Según el enviado del presidente de Estados Unidos, los israelíes son en realidad víctimas de la situación en el Medio Oriente.

Al ignorar las demoliciones de viviendas palestinas por parte de Israel y la construcción de nuevos asentamientos avanzados, y al ventilar públicamente las convicciones de Greenblatt,  Estados Unidos está enterrando lo poco que queda del llamado «proceso de paz israelí-palestino». La validez del «acuerdo del siglo” propuesto por Trump, la panacea que protegió a Netanyahu de la hostilidad de aquellos para quienes un puñado de tierra es más sagrada que la vida humana, hace tiempo se desvaneció en el aire.

Akiva Eldar es columnista de Pulso de Israel de Al-Monitor. Anteriormente fue columnista principal y editorialista de Haaretz;  también se desempeñó como jefe de la oficina del diario hebreo en los EE. UU. y corresponsal diplomático.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Israel, Portada

3 Comentarios en “Israel acelera la demolición de viviendas palestinas
  1. Kurt Brainin dice:

    Hay una opinión muy difundida sobre que todo «buen judío» debería estar de acuerdo con Israel.
    No por cosas como estas, por supuesto, me siento muy orgulloso de ser judío y agradecería que alguien me explicara por qué tendría que estar de acuerdo con lo que aquí se cuenta.
    Creo que los argentinos de origen judío tenemos mucho que reflexionar. Los estadounidenses de origen judío, por ejemplo, no se dejan llevar por la nariz. Están por el fin de la ocupación y la creación de un estado palestino. Y votaban a Obama cuando éste era el enemigo a humillar y destruir para Netanyahu y el AIPAC.

  2. zyklon ben dice:

    Se roban un país y también son las victimas?
    Algún día se van a extinguir los adoradores de Moloch

  3. Kurt Brainin dice:

    Me gustaria saber por qué nuestro llamamiento publica un comentario de alguien que llama a «extinguir» y se autodenomina «zyklon».
    Podria ser un «adorador del Moloch» hitleriano, pero tampoco puede descartarse que sea un troll que busca asustarnos a los judios con el antisemitismo para que justifiquemos las tropelias que comete Israel en nuestro nombre.
    En cualquier caso, pertenece al lado oscuro de la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.