Expandiendo los límites de la soberanía judía: una breve historia de los asentamientos israelíes

Fuente: Gideon Levy y Alex Levac | Haaretz
Fecha: 12 de ENE 2014

Al final del día, nos ubicamos sobre la zanja que contiene el camino designado para los palestinos que quieren viajar desde un enclave de tres aldeas de Cisjordania: Biddu, Beit Surik y Qatannah, a Ramallah. Por encima de esa carretera, los vehículos israelíes aceleraron suavemente a lo largo de la carretera 443, la carretera principal a la capital, sin que los conductores vieran la carretera de segregación que se encuentra debajo, cercada por cercas de hierro y alambre de púas. Los israelíes en la autopista de arriba, los palestinos en la ruta subterránea de abajo: una imagen que vale más que mil palabras. Israel llama a estas rutas de separación “carreteras del tejido de la vida”. Suena prometedor, pero en realidad estos caminos son solo otro producto monstruoso del sistema del apartheid.

A unos cientos de metros de distancia, en Givon Hahadasha (New Givon), y como en el asentamiento, cerrado por todos lados con cercas de hierro y alambre de punta, y con cámaras electrónicas y una puerta eléctrica, es el hogar de la familia Agrayeb. Aquí, la ocupación es más grotesca: una familia palestina aislada de su aldea (Beit Ijza) en la cuasi prisión del enclave y abandonada para vivir en esta jaula en el corazón de un asentamiento, una situación que el Alto El Tribunal de Justicia de la única democracia de la región ha calificado como aceptable “daño proporcional”. Al final de un recorrido instructivo, el túnel y la jaula, la Carretera 443 y New Givon, el “daño proporcional” y las “carreteras del tejido de la vida”, todo destello sombrío, pensamientos totalmente deprimentes aquí en el reino del apartheid. Los pensamientos que surgieron a última hora de la tarde en un frío y tormentoso día de invierno nos perseguirán durante mucho tiempo.

Desde que se fundó la organización contra la ocupación Breaking the Silence en 2004, se han llevado a cabo cientos de viajes de estudio a Hebrón y las colinas del sur de Hebrón, en las que han participado decenas de miles de israelíes y otros. Los recorridos, que atraen a unos 5.000 participantes al año, están orientados hasta las tripas, y nadie se vuelve indiferente del barrio fantasmal cuya población fue transferida en Hebrón o de la tierra de las cuevas cuyos habitantes han sido despojados, en las colinas del sur de Hebrón. Ahora, la ONG está lanzando un nuevo recorrido, analítico y perspicaz, de Cisjordania central, que se centra en la historia de la ocupación desde su inicio hasta nuestros días.

Yehuda Shaul, de 36 años, uno de los fundadores de Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio), un ex religioso ortodoxo Haredi y ex soldado de combate, trabajó durante aproximadamente un año y medio planeando la gira, escribiendo los textos y preparando los mapas, basándose en unos 40 libros sobre los asentamientos y otros materiales encontrados al bucear en archivos. Shaul es un guía excelente a lo largo de los senderos de la ocupación: profesional y lleno de conocimiento, no dado a la consigna. Está comprometido y determinado, pero también está sujeto a los hechos, y el recorrido está articulado en hebreo e inglés. Su gira se encuentra actualmente en la etapa piloto, antes de su lanzamiento oficial en unos pocos meses.

Toma el día el recorrido en el subdistrito de Ramallah, desde el asentamiento Haredi de Modi’in Ilit hasta el hogar de la joven activista palestino Ahed Tamimi, en la aldea de Nabi Saleh; desde la región del Plan Allon hasta el proyecto de “tejido de la vida”. Durante este viaje de siete horas, surge una imagen sin adornos: los objetivos de la ocupación se determinaron inmediatamente después de la guerra de 1967. Cada gobierno israelí desde entonces, sin excepción, ha trabajado para realizarlos. El objetivo: evitar el establecimiento de cualquier entidad palestina entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, dividiendo Cisjordania y destrozándola en fragmentos de territorio. Los métodos han variado, pero el objetivo sigue siendo inquebrantable: el eterno gobierno israelí.

Ese objetivo no fue implementado solo por fanáticos de la derecha, sino por el establishment mismo de Israel, sus agencias gubernamentales, con el respaldo del poder judicial y los medios de comunicación. En camino a un millón de colonos, el primer millón, todos los medios estaban justificados. Ahora, a medida que el objetivo se acerca, el objetivo central es el desarrollo de infraestructuras. Los caminos separados, engañosos con sus rutas de desvío, los túneles y los intercambios, todos estos son más fatídicos que otra inundación de colonos. Permiten que todos los colonos vivan con relativa seguridad, no vean a los palestinos y no sepan de su existencia, vivan a un precio bajo y se pongan a trabajar en Israel rápidamente. Ese es el secreto que ha hecho posible que 650,000 israelíes violen el derecho internacional y las normas de justicia, vivan en áreas ocupadas y se sientan bien con ellos mismos. Los pocos huesos ocasionales que el ocupante arroja al ocupado permiten que la vida debajo de la bota continúe sin resistencia excesiva.

Dos camiones de la compañía Guetta Movers y Grúas, que transportaban casas móviles, ascendieron por la carretera hacia el asentamiento de Beit El, un coche de policía al frente y una camioneta entre ellos. “Precaución, carga larga”, se lee en el cartel que se encuentra en el último vehículo del convoy, como una especie de metáfora.

Nada se dejó al azar en el establecimiento de los asentamientos y en su distribución geográfica. Los mapas cuentan la historia. Todas las ciudades palestinas de Cisjordania, con excepción de Jenin, están rodeadas de asentamientos por todos lados. Todo fue meticulosamente planeado. Un proyecto que comenzó con el regreso de un puñado de fanáticos a Hebrón y al Bloque Etzion, y con la ocupación de la “Casa de los Siete” en el barrio de Beit Hanina, en Jerusalén Este, se aceleró rápidamente según la antigua idea sionista: El asentamiento judío determina los límites de la soberanía judía.

Jerusalén Oriental se anexó inmediatamente después de la Guerra de los Seis Días, junto con 28 localidades palestinas adyacentes, e inmediatamente se lanzó una campaña de asentamiento para garantizar la continuidad territorial que abarcaba el enclave del Monte Scopus (es decir, los cuatro “barrios bisagra” judíos contiguos: Ma’Alot Dafna, Ramat Eshkol, Givat Hamivtar y French Hill) y para ampliar la jurisdicción de la ciudad (los “barrios satélites” periféricos). Cuando Jerusalén comenzó a ser considerada como la capital de Palestina, se construyeron nuevos barrios judíos con el objetivo de separar la ciudad de Cisjordania.

Aunque nunca fue adoptado oficialmente, el Plan Allon, redactado en 1967 por Yigal Allon, una figura icónica de la Guerra de Independencia y luego un importante político, se implementó en gran medida. Su objetivo: aislar a Cisjordania de Jordania por medio de dos caminos, el valle del Jordán y lo que se conoce como la Ruta de Allon, y establecer asentamientos y campos de entrenamiento del ejército junto a ambas carreteras.

Después de la guerra de Yom Kippur de 1973, cuando comenzaron a surgir dudas sobre el esfuerzo de los padres fundadores de la empresa de asentamientos, los líderes del movimiento obrero (que respondían al partido Laborista. N. del T.), se fundó el movimiento de asentamientos mesiánico de Gush Emunim. Una vez que Hebrón y Jerusalén se llenaron de colonos, sus miembros centraron su atención en la región de Nablus. En 1975, el entonces ministro de defensa Shimon Peres dio una mano al establecimiento de Ofra por medios tortuosos, y todos los demás asentamientos siguieron a su paso.

En 1977, Likud llegó al poder y Ariel Sharon fue nombrado ministro de agricultura. Ahora el objetivo era borrar la Línea Verde hacia el oeste y crear corredores que corrieran de oeste a este a través de Cisjordania, para dividirla. Nuevamente, estas no fueron ideas de fanáticos de ojos salvajes, sino políticas consistentes y planificadas por los gobiernos israelíes para perpetuar el control del país en todo el territorio ocupado e impedir la independencia palestina, incluso antes de que se pusiera la opción de la solución de dos estados sobare la mesa.

¿Cómo se adquirió la tierra requerida? En varias maneras, todos ellas deshonestas. Comenzó con las bases abandonadas del ejército jordano, seguidas de expropiaciones “para propósitos públicos”, principalmente en Jerusalén Este y en el área de Ma’ale Adumim al este de Jerusalén. Luego vino la “incautación con fines militares”, y el estado invadió repetidamente al poder judicial al afirmar que los asentamientos respondían a las necesidades de seguridad y los tribunales aceptaban el truco, hasta que el Tribunal Superior de Justicia de 1979 dictó una sentencia sobre el asentamiento de Elon Moreh y puso fin  a ese juego.

El estado no tuvo más remedio que inventar un nuevo truco: la declaración de “tierras estatales”, la nueva cornucopia (cuerno de la abundancia) de los colonos. Otro truco de la política se basó en una antigua ley otomana según la cual las tierras no cultivadas podían ser confiscadas. No es casualidad que la mayoría de los asentamientos de hoy se encuentren en la cima de montañas y colinas en Cisjordania: la tierra allí es rocosa, más difícil de trabajar, más fácil de saquear.

Los Acuerdos de Oslo encajaron muy bien con un plan maestro destinado a fragmentar Cisjordania en bantustanes. Alrededor del 82 por ciento del territorio ocupado permanecía bajo el control de las Fuerzas de Defensa de Israel, pero a raíz de la intifada, hubo otra innovación: la construcción de las llamadas carreteras de circunvalación, la siguiente innovación de la ocupación. Según Yehuda Shaul de Breaking the Silence, este es el desarrollo más importante desde Oslo. La lucha luego cambió de asentamientos a infraestructura. El razonamiento fue que los colonos no deberían tener que viajar por caminos hostiles y peligrosos que no son los suyos. Necesitaban una mejor solución para evitar tener que viajar a casa a través de los campos de refugiados palestinos como Deheishe y Aida. Y con nuevos caminos, también sería posible triplicar el número de colonos en los próximos años.

Nos detenemos en Wadi Haramiya, donde la antigua Carretera 60 se une con la nueva Carretera 60, que bordea Ramallah. Hay docenas de rutas de desvío similares, que han transformado las vidas de los colonos y, de hecho, han permitido triplicar su número a los 650,000 actuales, incluida Jerusalén oriental. Un letrero en la carretera nos invita a “Merlot, un restaurante y cafetería en Shiloh”, un asentamiento de larga data. El camino ya no pasa por Sinjil, una antigua ciudad palestina. “This Is Living”, se lee en la inscripción en un vehículo que distribuye Corona Beer, que quizás esté en camino a Merlot.

Los puestos de avanzada de los colonos comenzaron a brotar a fines de los años noventa. Desde una colina elevada coronada con antenas donde un viento brutalmente frío nos azota, observamos la Tierra de los Puestos de Avanzada que rodea a Shiloh. Incluso para alguien que conoce los territorios, la escena engendra convicciones y es más persuasiva que mil artículos. Hakaron, Pilgei Mayim, Hayuval, Ofarim, Eish Kadosh, Adei Ad, Haroeh, Kida – nombres que de ninguna manera son temporales, de lugares que de ninguna manera son fugaces. Entre Eli y Shiloh, todas las colinas están salpicadas de casas móviles, no hay una colina sin un puesto de avanzada “ilegal”, y gran parte del valle, también, está cubierto de ellos.

Una línea de viviendas consecutivas, desde el asentamiento urbano de Ariel hasta esta cadena de puestos de avanzada, tiene la intención de dividir Cisjordania aquí también. El objetivo es el mismo: evitar el establecimiento de una entidad no israelí. Abortar al bebé por nacer, la solución de dos estados, de la que Israel y el mundo han estado hablando con tanta resolución durante décadas. Desde la colina de antenas a la que Shaul nos arrastró en medio del viento helado, la imagen es clara y nítida. Por los mismos medios, a través de los puestos de avanzada y sus habitantes tiránicos, se impide que los palestinos lleguen a sus tierras y trabajen en ellas, lo que facilita aún más su despojo. La “ley de regularización”, el último invento de la ocupación, también legalizará los puestos de avanzada.

Llegamos a la casa de la familia Tamimi en Nabi Saleh. Ahed, de 18 años, que se acaba de despertar de su sueño juvenil a esta hora del mediodía, se une a nosotros descalza y bostezando. Ha completado sus exámenes de matriculación y ahora planea visitar Londres con su padre, Bassem, por unos meses para aprender inglés, cortesía de una beca que recibió. Ha pasado medio año desde su liberación de la prisión, donde estuvo ocho meses después de haber sido condenada por “agredir” a un soldado, y está un poco cansada de su fama mundial. Su aldea, también, está un poco cansada de la lucha. Las demostraciones aquí de los viernes se han detenido desde que los soldados de las FDI comenzaron a disparar a los manifestantes en las piernas con municiones reales, y los líderes de la protesta están buscando otras formas de protesta.

“La resistencia no tiene que ser sufrimiento”, nos dice Bassem en la sala de estar de la casa renovada, que ha sido amenazada por una orden de demolición israelí. Rediseñó la vivienda mientras su esposa, Nariman, y su hija, Ahed, fueron encarceladas, dice, para demostrar que la vida continúa como de costumbre, a pesar de todo. Su hijo, Waad, todavía está en la cárcel. Parte de su aldea se encuentra en el Área B (control civil palestino y control de seguridad conjunto israelí-palestino) y parte en el Área C (control civil y de seguridad total de Israel). Hay una casa que está dividida entre las dos zonas determinadas por Oslo.

Ahed era peligrosa para Israel no porque representara un peligro para el estado, sino porque representaba un peligro para la ocupación, explica Shaul; La ocupación no puede tolerar a los palestinos inflexibles. Su recorrido incluirá una parada en esta impresionante casa de lucha.

Una puerta de hierro amarillo cierra una de las entradas a Nabi Saleh, como en muchos otros pueblos. Esto también es una política calculada: bloquear y obturar, dejar solo una puerta abierta, una “ruta necesaria”, en la jerga de la ocupación. La infraestructura para el cierre está en su lugar: una aldea puede ser cerrada en cuestión de minutos, sin que nadie pueda entrar ni salir. El efecto psicológico amenazante también es claro.

A solo unos minutos de distancia se encuentra el asentamiento más grande, Modi’in Ilit, con 65,000 residentes ultraortodoxos, otro acontecimiento impresionante en la historia de la empresa de asentamientos. Desde que los Haredim comenzaron a mudarse a los territorios, a mediados de la década de 1980, la población de colonos se ha disparado por decenas de miles. La mitad del aumento en el número de colonos desde los Acuerdos de Oslo se debe a la afluencia de Haredim. El 20 por ciento de todos los colonos ahora viven en dos locaciones Haredi, Betar Illit y Modi’in Ilit. Ambos están cerca de la Línea Verde, casi suburbios de las grandes ciudades ultraortodoxas de Jerusalén y Bnei Brak, una solución a la crisis de la vivienda de ese público, que durante años se había distanciado de las tendencias nacionalistas y de derecha. Ahora ellos también han venido. Y al parecer por siempre.

Cada israelí y cada visitante que esté interesado en lo que está sucediendo aquí, se debe a sí mismo realizar esta excursión.

 

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Un comentario en “Expandiendo los límites de la soberanía judía: una breve historia de los asentamientos israelíes
  1. Kurt Brainin dice:

    Retomando la frase final de este ilustrativo artículo, los que no somos israelíes sino argentinos de origen judío también nos debemos a nosotros mismos el hacer una excursión. No solo físicamente hacia la Cisjordania ocupada sino mentalmente hacia nuestro interior y nuestra conciencia.

    Y hay varias preguntas que debiéramos hacernos:

    1) ¿Por qué nos odian los palestinos? ¿Porque no tienen otro objetivo en la vida que matar judíos como si fueran los continuadores de Hitler?
    2) ¿Empezó esto realmente con la ocupación en 1967 o ya les habíamos hecho algo antes?

    Una vez que tomemos conciencia de que Herzl creó el sionismo político en la época en que lo normal eran los imperios coloniales, que la Declaración Balfour y el Mandato fueron una coincidencia de intereses entre el movimiento sionista y el Imperio Británico, que en 1947-49 se expulsó a casi toda la población árabe autóctona y que lo que ocurre desde la ocupación en 1967 es más de lo mismo, podríamos plantearnos si, como solemos dar por sentado, nosotros (¡incluso desde la Argentina!) somos los dueños de casa y los palestinos son unos intrusos.

    Por favor, no insistir con que “los árabes se fueron por orden de sus dirigentes” ni con que la Biblia nos da la razón. En mis comentarios a otros artículos he dado pruebas documentadas en contra de ello y estoy a disposición para repetirlas.

    En cuanto a una posible solución, claro que hay que tener en cuenta los hechos consumados, que hay varias generaciones de judíos que han nacido allí y no tienen otro país. Pero muy lejos estaríamos de una solución duradera si nos empecinamos en que nosotros tenemos toda la razón y ninguna responsabilidad, mientras que los palestinos nos odian solo porque son unas fieras sanguinarias sedientas de sangre judía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.