Un nuevo comienzo

Fuente: Uri Avneri | Gush Shalom
Fecha: 21 de OCT 2017

Un día, el Partido Laborista israelí sintió que necesitaba un nuevo líder. Le sucede a este partido cada dos años. El partido está en mal estado. Se parece más a un cadáver político que a un organismo vivo.

Buscaron un nuevo líder, carismático, enérgico, entusiasta. Encontraron a Avi Gabbay. ¿Por qué él? Nadie está realmente seguro. Avi Gabbay no tiene cualidades visibles de liderazgo político. No tiene en absoluto carisma. Sin energía especial. Sin entusiasmo y sin la capacidad de inspirar entusiasmo en los demás.

Después de haber servido como un funcionario del gobierno en el área de la telefonía móvil, él mismo se convirtió en el director exitoso de la mayor empresa de telefonía móvil. Luego entró en la política y se unió a un partido moderado de derecha, y fue nombrado Ministro de Protección del Medio Ambiente. Cuando el ultraderechista Avigdor Lieberman fue nombrado ministro de Defensa, Gabbay renunció al gobierno y a su partido y se unió a los laboristas. Eso fue hace sólo un año.

Gabbay tiene un activo importante, es un mizrahí, un judío oriental. Sus padres son inmigrantes de Marruecos y él es el séptimo de ocho hijos. Como el Partido Laborista se considera una agrupación elitista occidental, asquenazí, estos atributos pasivos son importantes. Hasta cierto punto.

Gabbay no perdió el tiempo en presentar su tarjeta de identidad política.

Primero hizo un discurso afirmando que no se sentará en el mismo gobierno con la “Lista conjunta”. La Lista conjunta es la lista unida (o desunida) de la comunidad árabe en Israel. Une a tres partidos “árabes” muy diferentes: el Partido Comunista, que es abrumadoramente árabe, pero incluye algunos judíos (incluido un miembro judío del parlamento), el partido Balad, que es secular y nacionalista, y un partido religioso islámico.

¿Cómo es que estas diversas partes crearon una lista conjunta? Deben este logro al genio del gran enemigo de los árabes, Avigdor Lieberman, que vio que los tres partidos eran pequeños y decidió eliminarlos elevando el umbral electoral. Pero en lugar de perecer por separado, decidieron sobrevivir juntos. No hay dudas que su lista representa a la gran mayoría de los ciudadanos palestinos de Israel, que constituyen más del 20% de la población. Por extraño que parezca, un quinto de los israelíes es árabe.

El simple hecho numérico es que sin el apoyo de los miembros árabes en la Knesset, ningún gobierno de izquierda puede existir. Yitzhak Rabin no se habría convertido en primer ministro, y el acuerdo de Oslo no habría surgido sin el apoyo “desde afuera” del bloque árabe. Entonces, ¿por qué no se unieron al gobierno de Rabin? Ambas partes tenían miedo de perder votos. Muchos judíos no pueden concebir un gobierno que incluya a los árabes, y muchos árabes no pueden imaginar que sus representantes compartan “responsabilidad colectiva” en un gobierno ocupado principalmente en la lucha contra los árabes. Esto no ha cambiado Es muy poco probable que los árabes se unan a un gobierno de Gabbay si son invitados, y aún es más improbable que reciban tal invitación.

Entonces, ¿por qué hacer tal declaración? Gabbay no es tonto. Lejos de eso, cree que los árabes están en su bolsillo de todos modos. No podrían unirse a un gobierno del Likud. Al hacer una declaración abiertamente antiárabe, espera atraer a los votantes de derecha. Su predecesor, Yitzhak Herzog, se quejó públicamente de que demasiadas personas consideraban que el Partido Laborista era “amante de los árabes”. Terrible.

Si alguien esperaba que esto fuera una anomalía por única vez, Gabbay lo ratificó rápidamente. Después del primer golpe vino más. Declaró que “no tenemos pareja para la paz”. Este es el lema más peligroso de los populistas. “Sin pareja” significa que no tiene sentido hacer un esfuerzo. Nunca habrá paz. Nunca jamás.

Él declaró que Dios prometió a los judíos toda la tierra entre el mar y el Jordán. Eso no es del todo correcto: Dios nos prometió toda la tierra desde el Éufrates hasta el río de Egipto. Dios nunca cumplió esa promesa.

La semana pasada Gabbay declaró que en cualquier futuro acuerdo de paz con los palestinos, ni un solo asentamiento judío en Cisjordania sería evacuado. Hasta ahora, ha habido un acuerdo tácito entre los activistas por la paz israelíes y palestinos de que la paz se basará en un intercambio limitado de territorios. Los llamados “bloques de asentamientos” (grupos de asentamientos cercanos a la frontera de la línea verde) se unirán a Israel, y una zona equivalente del territorio israelí (por ejemplo, a lo largo de la Franja de Gaza) se cederá a Palestina. Esto dejaría algunas docenas de asentamientos “aislados” en Cisjordania, generalmente habitados por fanáticos religiosos de derecha, que deben ser evacuados por la fuerza. La nueva declaración de Gabbay significa que después de un acuerdo de paz, estas islas de extremismo racista continuarán existiendo donde están. Ningún palestino lo aceptará. Hace que la paz sea imposible, incluso en teoría.

En general, Gabbay acepta la “solución de dos estados”, pero bajo ciertas condiciones. Primero, el ejército de Israel sería libre de actuar en todo el estado palestino desmilitarizado. El ejército israelí también se posicionaría a lo largo del río Jordán, convirtiendo el “estado” palestino en una especie de enclave. Este es un “plan de paz” sin compradores. Gabbay es demasiado inteligente para no darse cuenta de esto. Pero todo esto no está diseñado para oídos árabes. Está destinado a atraer a los israelíes de derecha. Dado que una coalición de “centroizquierda” liderada por los laboristas necesita votos derechistas o religiosos, el razonamiento parece acertado. Pero no lo es. No hay ninguna posibilidad de que un número significativo de derechistas se mueva hacia la izquierda, incluso si la izquierda es liderada por una persona como Gabbay. Los derechistas detestan al Partido Laborista, no desde ayer, sino que lo han hecho por generaciones.

El Partido Laborista nació hace cien años. Fue la principal fuerza política que condujo a la creación del Estado de Israel, y lo dirigió durante casi treinta años. Su poder era inmenso, muchos (incluyéndome a mí) lo acusaban de tendencias dictatoriales. Durante todos estos años, la principal ocupación de la dirección sionista fue la lucha histórica contra el pueblo palestino por la posesión del país. Excepto por una pequeña minoría, el partido siempre fue nacionalista, incluso militarista. Era de izquierda solo en sus actividades sociales. Creó el movimiento obrero judío, el poderoso sindicato (la “Histadrut”), los Kibbutzim y mucho más.

Esta red social ha degenerado hace tiempo. La corrupción se hizo endémica, muchos escándalos fueron descubiertos (principalmente por mi revista). Cuando la derecha encabezada por Menachem Begin finalmente asumió el gobierno, en 1977, el Partido Laborista ya era un cadáver viviente. Ha cambiado su nombre muchas veces (su nombre actual es “El Campo Sionista”), pero se ha ido achicando de elección en elección. Avi Gabbay fue llamado como un salvador. Sus declaraciones nacionalistas están concebidas como medicamentos patentados. Ninguna posibilidad.

¿Puede el Partido Laborista ser salvado? Lo dudo. En las últimas elecciones, después de una convulsión social poderosa y espontánea*, parecía haber una nueva oportunidad. Algunos de los jóvenes líderes, mujeres y hombres, que habían aparecido de la nada, se unieron al Partido Laborista y entraron en la Knéset. ¿Son genuinos izquierdistas y activistas por la paz? De alguna manera, sus voces se volvieron más y más silenciosas. En lugar de inspirar al partido, el partido los sometió. Parece ser irreparable.

Una pregunta que nunca se formula es: ¿el partido quiere realmente, pero realmente, asumir el poder? A primera vista, la respuesta es sí, por supuesto. ¿No es ese el premio supremo de la política? Bueno, lo dudo. La existencia de una oposición parlamentaria es acogedora. Lo sé porque estuve en esa situación durante diez años. La Knesset es un buen lugar, los ujieres lo miman a uno todo el tiempo, obtiene un buen salario y una oficina, no tiene ninguna responsabilidad (a menos que usted mismo se la cree). Debe, por supuesto, hacer un esfuerzo para ser reelegido cada cuatro años. Por lo tanto, si no está particularmente interesado en convertirse en ministro, con todo el trabajo, las responsabilidades y la exposición pública que esto conlleva, simplemente quédese quieto.

¿Cuál es la conclusión práctica? Olvidar al Partido Laborista y crear una nueva fuerza política. Necesitamos nuevos líderes, jóvenes, carismáticos y resueltos, con objetivos claros, que puedan dinamizar el campo de la paz. No me suscribo a la imagen de un público dividido entre una mayoría de derecha y una minoría de izquierda, con los ortodoxos por un lado y los árabes por el otro. Creo que hay una minoría de derecha y una minoría de izquierda. Entre los dos está la gran masa de la gente, esperando un mensaje, deseando la paz pero con el cerebro lavado para creer que la paz es imposible (“no hay pareja”).

Lo que necesitamos es un nuevo comienzo.

Traducción; Dardo Estrovich

* Se refiere a los acampes y ocupación espontanea de calles en Tel Aviv por jóvenes que reclamaban por sus dificultades para acceder a la vivienda y otros derechos sociales, en simultaneo con iguales movimientos en España (Podemos), otros países de Europa y Estados Unidos (Occupy Wall Street) (N.del.T)

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*