La lealtad equivocada de los judíos estadounidenses

Fuente: Gideon Levy | Haaretz

Fecha:  22 de agosto de 2017

Donald Trump tiene razón: los judíos son realmente desleales. Donald Trump está equivocado: la mayoría de ellos son leales a los valores equivocados.

Cuando el presidente de los Estados Unidos describe a la mayoría de los judíos estadounidenses, que votan por los demócratas, como «una falta total de conocimiento o una gran deslealtad», no está claro si se refiere a su lealtad a su país o pueblo, a los Estados Unidos o a Israel. Se puede suponer que quiso decir que quienes votan por el partido de las congresistas Rashida Tlaib e Ilhan Omar no son leales a Israel, los judíos y los Estados Unidos.

Pero lamentablemente, solo unos pocos judíos estadounidenses apoyan las posiciones de las dos congresistas. Esta es su falta de lealtad: la deslealtad a los principios de justicia y moralidad, el espíritu liberal tradicional de los judíos en los Estados Unidos, y también la falta de lealtad a los intereses de su país, que son lo contrario de lo que Trump pretendía. Los judíos estadounidenses, en su apoyo o en su silencio, en la ceguera o la ignorancia, son más leales a la ocupación israelí que cualquier otro valor.

Es fácil acusar a las minorías de cualquier cosa, traición o ignorancia, en Israel como en Estados Unidos. Los árabes israelíes no pueden soñar con un estatus como el de los judíos en los Estados Unidos; solo tienen una cosa en común: la acusación de deslealtad es su nervio más sensible.

Hay evidencia de esta acusación en Estados Unidos. El apoyo automático del establishment judío para cada gobierno israelí y casi cada una de sus posiciones es la prueba de doble lealtad. La elección del establishment judío es clara y automática: Israel primero, Israel sobre todo. El saludo ciego a Israel, excepto si involucra asuntos internos judíos como el status de los judíos reformistas y orar en el Muro de los Lamentos.

Esta lealtad, si no es adoración, es desastrosa. Al final, perjudicará a todos, a los judíos en los Estados Unidos y también en Israel. Y Trump realmente quiere aún más. Nadie espera que comprenda la importancia de la ocupación, sus crímenes y daños, pero es posible y necesario esperar más de los judíos estadounidenses, que se consideran en su mayoría liberales. Comprender que Israel no es solo lo que les están vendiendo en los viajes de Birthright, con los escoltas armados, que están destinados a fortalecer la sensación de peligro y la victimización entre los jóvenes; y en los eventos de caridad de Friends of the IDF con los soldados discapacitados que suben al escenario al rugido de la audiencia y sus lágrimas. Israel es también lo que las congresistas Tlaib y Omar querían ver y ser vistas. Israel tiene un lado muy oscuro y malvado. La mayoría de los judíos estadounidenses lo apoyan o ignoran su existencia.

Todo esto no necesariamente tiene que ser. En Sudáfrica, muchos de la comunidad judía defendieron la justicia y lucharon junto a los negros, resultando heridos y arrestados con ellos. También en los Estados Unidos, muchos judíos apoyaron la lucha de los negros por la igualdad de derechos. Solo en la lucha por la igualdad en Israel se ha silenciado su voz. Es cierto que hay individuos y organizaciones entre los judíos estadounidenses, jóvenes y viejos, que luchan valientemente contra el apartheid israelí, pero son pocos y están expuestos a una deslegitimación severa. Lo que fue permitido e incluso admirado en la identificación con Nelson Mandela y Martin Luther King, Jr. está prohibido pararse junto a Marwan Barghouti y Omar Barghouti, Rashida Tlaib e Ilhan Omar, quienes luchan por esos mismos principios y la misma justicia.

El hecho de que la mayoría de los judíos todavía vote por los demócratas es alentador. El hecho de que el Partido Demócrata esté experimentando cambios, por ejemplo, la elección de Tlaib y Omar para el Congreso, también da esperanza. Pero la lealtad de la mayoría de los judíos estadounidenses todavía está encadenada al lado oscuro de la luna, al patio trasero de la única democracia.

Este es un asunto fatídico: la judería estadounidense tiene el poder de convertirse en un factor de «cambio de juego». Una comunidad judía que haga oír su voz con claridad y con determinación contra la ocupación provocará un cambio. Nadie puede ignorar su voz, ni en Israel ni en los Estados Unidos. Así es como la comunidad judía puede ser verdaderamente leal: a su país, a sus personas y a sus valores universales. Valores exactamente opuestos a los de Donald Trump y Benjamin Netanyahu.

Traducción: Dardo Esterovich

 

Vídeo relacionado:

 https://www.youtube.com/watch?v=ErhaWVG0o1I

 

  • Los Simpson : The west wing storry

    Los Simpson parodiaron el conflicto de Trump con las legisladoras Demócrata  estadounidenses  Alexandria Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib, Ilhan Omar y Ayana Pressley.

    “No deberían de estar en América. Nadie más que yo en América. Sin impuestos para mí en América. Este es mi cabello natural”, comienza así su oda el mandatario, que parodia la canción “America” de West Side Story. (El West Wing es como se denomina la Sala de Crisis ubicada en el ala oeste de la Casa Blanca).

    El origen extranjero de su esposa Melania, una comparación con el primer ministro de Reino Unido, el trasero de Vladimir Putin o una alusión a los deseos de los rivales de Trump de verlo en la cárcel son parte del bagaje del pequeño musical, así como una mención directa al último suceso político de relevancia ocurrido entre Washington y Jerusalén.

    “Tu vida amorosa nos hace vomitar” le canta Ocasio-Cortez en la Sala de Crisis de la Casa Blanca, a lo que Trump responde con una sonora rima en inglés dirigiéndose a Omar y Tlaib, que cargan con acusaciones de antisemitismo por sus críticas al Estado de Israel: “Ustedes dos nunca verán Tel Aviv”.

    Trump, huyendo de las danzantes chicas de The Squad y de cientos de personas que piden su revocación del poder a las afueras de la Casa Blanca, termina en el segmento bailando cancán, al ritmo de la famosa pieza del compositor judío Jacques Offenbach, junto a los precandidatos presidenciales por el Partido Demócrata, entre ellos, su posible futuro rival judío en las urnas, Bernie Sanders, del que se toma del brazo antes de caer exhausto ante un risueño Joe Biden.

    Fuente: Enlace Judío, México

Posted in Estados Unidos, Internacionales, Portada

2 Comentarios en “La lealtad equivocada de los judíos estadounidenses
  1. Kurt Brainin dice:

    Los judíos de todo el mundo estamos sometidos a un indeseable intento de lavarnos el cerebro con que la lealtad a Israel debiera ser algo indiscutible, con que sionismo y judaísmo son la misma cosa.
    Dentro de ese panorama, encuentro en los judíos de Estados Unidos una actitud que me gustaría ver también en muchos judíos de la Argentina (o argentinos de origen judío según la acertadísima definición de nuestro Llamamiento).
    Esos judíos de Estados Unidos son en su mayoría sionistas y quieren a Israel. Pero, justamente porque lo quieren, siguen más las consignas de una organización como JStreet y están en contra de la ocupación y en favor de la creación de un estado palestino.
    Y cuando Obama era el enemigo a humillar y destruir para Netanyahu y el AIPAC la mayoría de esos judíos lo votaban.
    Algo distinto a la lealtad incondicional a Israel, haga lo que haga, tan frecuente entre nosotros.
    Me parece pertinente citar un artículo que acaba de aparecer en «Haaretz» del 24 de agosto, «What’s killing Israel’s lone soldiers?» de Jody Maltz y Yaniv Kubovich. Hace referencia a los jóvenes judíos, sobre todo de Estados Unidos, que van a Israel como voluntarios para hacer el servicio militar y cuenta que entre ellos hay un número desproporcionado de suicidios. Uno no puede dejar de pensar que eso podría deberse a que encuentran un panorama y se ven obligados a hacer cosas muy diferentes a las que imaginaban desde lejos.

  2. Kurt Brainin dice:

    Lo de la lealtad de los judíos es un tema que merece algunas consideraciones.

    Hace un siglo, la mayoría de los judíos europeos buscaban una solución individual para el antisemitismo, emigraban a Estados Unidos, la Argentina, etc.
    Otros buscaban una solución social de izquierdas para crear un mundo sin discriminaciones. Algunos lo hacían teniendo en cuenta su condición de judíos como los del Bund, por otra parte decididamente anti sionista. Otros militaban en la izquierda sin tener en cuenta su condición judía, ejemplos notorios León Trotsky y Rosa Luxemburgo.
    El sionismo era entonces un movimiento minoritario. Y, por más que ello se viera facilitado por la Declaración Balfour y el Mandato Británico, fueron pocos los dispuestos a ir a colonizar Palestina.
    Tuvo que venir el nazismo y el hecho de que muchos países les cerraran las puertas para que una cantidad importante de judíos alemanes fueran allí. Y crearan una masa crítica de colonos judíos sin la cual la creación de Israel hubiera sido imposible. Todo facilitado por la Haavará, un acuerdo mutuamente fructífero que la dirigencia del Yishuv mantuvo con la Alemania nazi entre 1933 y 1939. Merece la pena enterarse, está bien explicado en Google.
    Muchos judíos del mundo, como los argentinos del ICUF seguían siendo anti sionistas.
    Pero la realidad actual es que muchísimos judíos de todo el mundo sienten una lealtad incondicional hacia Israel, facilitada por el Holocausto, la creación del estado y el triunfalismo de la Guerra de los Seis Días.
    Pero otra parte de esa realidad es que, en general, comparten esa lealtad teórica hacia Israel con la misma búsqueda de conveniencia personal de los primeros emigrantes. Quieren a Israel como refugio de última instancia pero también quieren seguir viviendo bien en donde están. A su querido Israel solo van los que no tienen más remedio como muchos argentinos en 2001.

    Vaya esto como aclaración en estos tiempos en que tantos consideran que sionismo y judaísmo siempre fueron la misma cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.