Cómo Netanyahu explota las tensiones entre Estados Unidos e Irán

Fuente:  Akiva Eldar | Al-Monitor

Fecha: 25 junio 2019

Su contribución a la retirada de Estados Unidos en 2018 del acuerdo nuclear con Irán se considera uno de los mayores logros del primer ministro Benjamin Netanyahu. Su campaña contra la amenaza iraní combinada con una alianza cercana con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha producido un enorme capital político para Netanyahu. Sin embargo, un año después de la salida del acuerdo, la política de sanciones que defendió no ha logrado poner a Irán de rodillas. Por el contrario, Teherán anunció el 17 de junio que cuadruplicaría el ritmo de su producción de uranio enriquecido de bajo grado y superaría el límite de 300 kilogramos establecido por el acuerdo nuclear con las potencias mundiales.

Por lo tanto, mientras los iraníes están subiendo la apuesta ante Trump, el presidente estadounidense -el as de Netanyahu en la cubierta- está buscando una trampa para escapar de un enfrentamiento con Teherán. Y mientras Netanyahu el 23 de junio posaba para las fotos en el valle del Jordán con el asesor de seguridad nacional de los EE. UU. John Bolton, Trump expresó sus reservas sobre su halcón traficante de guerra y condena a las personas que «quieren arrastrarnos a la guerra». La única campaña en la que Trump está interesado desde ahora hasta noviembre de 2020 es la de las elecciones presidenciales. El New York Times informó que el veterano presentador de Fox News, Tucker Carlson, fue quien convenció al presidente de que abortara el ataque contra objetivos iraníes y trajera a los bombarderos a casa. Según informes, Tucker le dijo a Trump que en lugar de provocar un cambio de régimen en Teherán, como Bolton esperaba, una nueva guerra en el Medio Oriente provocaría un cambio de régimen en Washington.

Los líderes árabes están conscientes del enfoque de Trump. Los jefes de los estados de la Liga Árabe no se apresuraron a aceptar la invitación al foro económico que el presidente inició en Bahrein. Mientras enviaban funcionarios de nivel bajo a medio para discutir la ayuda a los palestinos, sus ministros de finanzas se dirigieron a El Cairo para discutir el mismo tema. Los líderes árabes se negaron a cooperar con el intento de Estados Unidos de enmascarar el callejón sin salida en su política a favor de Israel y la presión sobre la Autoridad Palestina. Por lo tanto, además de los vanos intentos de Netanyahu de aislar a los palestinos y desarrollar un atajo diplomático público con los estados del Golfo, liderados por Arabia Saudita, Netanyahu tampoco ha logrado poner a Irán de rodillas. Contrariamente a los comentarios del embajador estadounidense David Friedman en una entrevista del 8 de junio al New York Times, los palestinos sí “tienen un veto sobre el progreso».

Pero junto con el hecho de no aislar o eludir a los palestinos, Netanyahu falló en otro nivel. El tercer lado del fracaso de Netanyahu, el triplete, consiste en la propuesta de los Estados Unidos de reabrir un corredor entre la Franja de Gaza y la Ribera Occidental. La iniciativa de «paso seguro» fue originalmente parte del Acuerdo de Oslo de 1993, pero desde que Hamas tomó el control de Gaza en 2007, Israel ha hecho de la separación de Gaza de Cisjordania un elemento central de su política. Y aquí viene la propuesta de Trump de construir un puente palestino en el corazón del territorio soberano israelí. La idea de «paso seguro» no parece excluir el control continuado de Hamas sobre Gaza y, por lo tanto, abriría las puertas a los que refutan el derecho de Israel a existir y les permitirá cruzar a Jerusalén y Cisjordania.

Hamas no vendrá solo. La organización sunita está estrechando sus relaciones con los ayatolás. El 16 de junio, aproximadamente una semana antes de la reunión en Bahrein, una delegación de Hamas encabezada por el subjefe del movimiento, Salah al-Arouri, aterrizó en Teherán y se reunió con el ministro de Defensa iraní, Mohammad Alawi. Un comunicado emitido después de la visita decía: «Las partes reiteraron la necesidad de mantener los lazos para enfrentar los desafíos y peligros derivados de la obstinación de la administración de los EE. UU. para promover el ‘acuerdo del siglo’, que el pueblo palestino rechazó por unanimidad.”

La aparente falta de preocupación de Netanyahu sobre el peligro de abrir Cisjordania a Hamas, una organización que él ha comparado con los nazis, se debe a su escepticismo sobre el acuerdo de Trump entre Israel y Palestina y su propia capacidad demostrada para encauzar al instigador. Véase, por ejemplo, el traslado de la Embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, el reconocimiento de los Estados Unidos de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán y el aparente apoyo a la anexión israelí de partes de Cisjordania.

Por un lado, Netanyahu, como Trump, no tiene ningún interés en una sesión fotográfica en el contexto de las escenas del campo de batalla y los cementerios. Por otro lado, Netanyahu, que también es ministro de defensa de Israel, tiene un gran interés en mantener la amenaza iraní en los titulares, al menos hasta las elecciones del 17 de septiembre, siempre y cuando los medios no profundicen en el escándalo de corrupción que involucra a él y su esposa En lo que a él respecta, los iraníes o sus representantes pueden bombardear un petrolero japonés en el Golfo de Hormuz todos los días e interceptar un avión no tripulado estadounidense cada dos, siempre y cuando Trump no incluya de repente al líder espiritual de Irán, Ali Khamenei, en su lista de regalos de Navidad. Lo hizo con Kim Jong-Un de Corea del Norte, cuyos dedos han estado colocados sobre el botón nuclear.

El «conflicto de baja intensidad», como los analistas militares describen este tipo de enfrentamientos, es ideal para el primer ministro de Israel, pero no es una situación deseable para los ciudadanos. Intensificar el boicot a Irán podría resultar en una escalada y una guerra total.

Cuando Trump aborta un ataque militar en el Medio Oriente basado en el consejo de un presentador de noticias de televisión, «baja intensidad» podría convertirse en un abrir y cerrar de ojos en una lluvia de misiles Hezbollah y cohetes de Hamas en las ciudades de Israel. Cuando Netanyahu es un líder provisional de libertad condicional que lucha por su libertad personal contra la amenaza de pasar un tiempo en prisión, incluso una pequeña chispa podría encender un gran incendio.

Altos funcionarios de la defensa israelí advirtieron el 20 de junio que no están preparados para hacer frente a las bajas masivas de una guerra de múltiples frentes. Este sería un buen momento para recordar lo que Netanyahu, como jefe de la oposición parlamentaria, dijo en 2008 sobre el entonces Primer Ministro Ehud Olmert, quien estaba discutiendo un acuerdo de paz con los palestinos. “Este es un hombre hasta el cuello en las investigaciones y no tiene un mandato público y moral para tomar decisiones tan fatídicas para el Estado de Israel. Hay una preocupación, tengo que decir, real y no infundada, de que [tal primer ministro] tomará decisiones basadas en el interés personal de su supervivencia política y no en el interés nacional «, dijo Netanyahu.

Cuando Ehud Barak se estaba preparando para las elecciones mientras ocupaba el cargo de primer ministro en 2001, el Fiscal General Elyakim Rubinstein dictaminó que no tenía un mandato para continuar las conversaciones de paz con los palestinos. Lo mismo debe ser doblemente cierto con respecto a un mandato para la guerra.

* Akiva Eldar es columnista de Pulso de Israel de Al-Monitor. Anteriormente fue columnista principal y escritor editorial de Haaretz y también se desempeñó como jefe de la oficina y corresponsal de asuntos diplomáticos en los EE. UU. del diario hebreo.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Politica, Portada

Un comentario en “Cómo Netanyahu explota las tensiones entre Estados Unidos e Irán
  1. Kurt Brainin dice:

    La principal amenaza contra Israel no es Irán, la principal amenaza contra Israel es Israel.
    Especialmente los que dinamitaron esos Acuerdos de Oslo que, a pesar de favorecer tanto a Israel, tenían tan contentos a los palestinos.
    La imparable codicia que los lleva a no tener limites en cuanto a quedarse con cada vez más tierras palestinas en vez de conformarse con lo que habían logrado hasta 1949-67 se ha impuesto a la posibilidad de un futuro en paz y prosperidad económica.
    Exhorto a los argentinos de origen judío a reflexionar y a tomar ejemplo de la mayoría de los judíos de Estados Unidos que, a pesar de que Obama era el enemigo a humillar y destruir para Netanyahu, lo votaban.
    Y que, a través de organizaciones como JStreet, se manifiestan por el fin de la ocupación y la creación de un estado palestino sobre todo por el bien de Israel.
    Dicen que Dios ciega a quien quiere perder.
    Y algo más, los palestinos no son unos intrusos en «nuestra tierra prometida», son los que la habitaron durante tanto o más tiempo que el que anduvieron por allí unos antiguos hebreos en la remota antigüedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.