¿Un Israel diferente?

Fuente: Ignacio Klich | El cohete a la luna
Fecha: 26 de AGO 2018

Tres semanas antes de celebrar su nacimiento hace 95 años, falleció en Tel Aviv el periodista, escritor y ex parlamentario israelí Uri Avnery, miembro de su legislatura unicameral durante más de una década. En la quincena previa había tenido que ser internado, tras desmoronarse en su departamento, después de concluido su comentario semanal para distintos medios, entre los cuales se contó El Cohete a la Luna.

Su última pieza, una robusta crítica de la novel legislación israelí sobre nacionalidad, con sus elementos discriminatorios para el 20% de la población de ese país que conforman sus minorías no judías, se incluye en esta misma edición.

La muerte de este lúcido analista e incansable luchador por la paz árabe-israelí ocurrió infortunadamente antes de concretado un Estado palestino independiente, libre y soberano, y en convivencia con Israel, causa a la que le dedicó buena parte de su vida. Esa labor le ganó una sumatoria de galardones y reconocimientos.

Su muerte ocurrió asimismo cuando el asesor de seguridad nacional estadounidense, John Bolton, llegó a Tel Aviv para coordinar con el premier Benjamin Netanyahu otras vueltas de torniquete para poner de rodillas al gobierno iraní y provocar su caída, si no ver desatada la guerra largamente incentivada por ambos: Bolton, desde su actuación previa como representante de Washington en la ONU, para que la desatase Israel; Netanyahu para que lo hiciese Estados Unidos. De ahí la dosis de escepticismo de Avnery a propósito de guerrear con Irán.

Originariamente Helmut Ostermann, un Uri Avnery preadolescente llegó a Palestina en 1933, hebraizando allí su nombre. Junto a sus mayores, dejó atrás la Alemania natal, ya entonces bajo el nazismo.

A los 15 años se unió a la lucha armada antibritánica del Irgún, vale decir al terrorismo del brazo armado de un partido nacionalista judío de derecha ―Herut, liderado por Menahem Begin, y más tarde núcleo basal del Likud― al que pueden rastrearse los antecedentes familiares de Netanyahu y otras figuras de ese partido. Gobernante casi ininterrumpido desde 1977, el Likud y sus socios coalicionarios se han estado alejando cada vez más de la solución biestatal recomendada por el concierto internacional para resolver el conflicto palestino-israelí.

Tras reponerse de las heridas sufridas en el frente egipcio durante la primera guerra árabe-israelí (1948-1949), Avnery fue uno de los adquirientes de Haolam Haze, semanario surgido bajo otro nombre en la década de 1930, combinándose en este el periodismo investigativo de alto nivel con rubros más mundanos. Por más de cuatro decenios, su dirección de esta publicación legendaria hasta su cierre en 1993 combinó investigaciones con otros rubros, retratados como sensacionalistas por la pacata prensa israelí.

En los años ’50 Avnery comenzó a abogar por un Estado palestino, bastante antes que la canciller y eventual jefa de gobierno israelí, Golda Meir, se permitiera una negación quimérica: declaró la inexistencia de los palestinos y por elevación la de su derecho a un Estado propio. Avnery descubrió más temprano que Meir y otros que a partir de 1967 las aspiraciones nacionales palestinas no serían menores que las israelíes.

Durante la primera guerra israelo-libanesa (1982), lanzada por Ariel Sharon para alejar a los combatientes palestinos del límite norte de Israel y dividir al mundo árabe con un acuerdo de paz con el Líbano, Avnery viajó clandestinamente a Beirut para reunirse con el líder de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser Arafat. Ese primer encuentro inauguró una seguidilla de reuniones, antecedente de las negociaciones palestino-israelíes que desembocaron en los hoy mortecinos acuerdos de Oslo. Dichos acuerdos incluían el reconocimiento de Israel por parte de la OLP y el de esta como representante del pueblo palestino, así como la creación de la Autoridad [Nacional] Palestina, con jurisdicción sobre parte de los territorios palestinos que Israel lleva ocupando desde 1967.

Autor de no pocos libros, sólo dos son conocidos en el mundo hispano hablante gracias a sus respectivas ediciones argentinas:  Los zorros de Sansón, diario de la intervención de Avnery en la guerra de 1948, e Israel sin sionistas, que Ediciones de la Flor publicó en 1970. Dicho título habilita su lectura como obra de autor no sionista, filiación más tarde matizada al declararse Avnery patriota, sólo que de un Israel diferente, en paz con sus vecinos árabes y musulmanes, incluido el Estado de Palestina que, pese a la ocupación israelí, es reconocido por más de 130 países. O como lo puso un periodista británico, un Avnery que abogaba por una versión progresista de Israel, valiente a la vez que humilde, y afín a la “luz entre las naciones” pregonada por los publicistas del nacionalismo judío desde antes del período genésico del Estado de Israel.

Es de esperar que el creciente interés despertado por sus escritos en España y América latina ―al igual que en otras latitudes, interés lamentablemente mayor que entre sus connacionales israelíes y otros judíos―, se traduzca eventualmente en un tomo en español de su frondosa obra autobiográfica, titulada Optimist. Y para los interesados en tal optimismo y la lucha por la paz árabe-israelí, en 2016 los papeles personales de Avnery fueron donados a la Biblioteca Nacional de Israel, sita en Jerusalén.

Nota relacionada:
¿QUIÉN DIABLOS SOMOS?

 

 

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.