Irán, traición y encubrimientos: los judíos de Argentina siguen buscando «verdad y justicia» en el peor ataque terrorista del país

Fuente: Méndez Shiff | Haaretz

Fecha: 18 de julio 2019

A las 9.53 a.m. el 18 de julio de 1994, un suicida realizó un ataque terrorista en el centro de la comunidad judía AMIA, matando a 85 personas e hiriendo a otras 300 en el centro de Buenos Aires.

Veinticinco años después, poco se sabe sobre el mayor ataque terrorista en la historia de Argentina. A pesar de que el sistema judicial argentino ha creído durante mucho tiempo que Hezbolá estaba detrás del ataque, actuando como representante de Irán, nadie ha sido condenado por cometer esa atrocidad.

Pero la bomba de ese día hizo más que devastar un edificio de siete pisos y cientos de vidas. También creó una división en la comunidad judía de Argentina que eventualmente enfrentaría a familias con familias en una tragedia que presenta hechos de encubrimientos y denuncias de traición en los más altos niveles.

El atentado de AMIA (el acrónimo significa Asociación Mutual Israelita Argentina) se produjo dos años después de un ataque terrorista en la Embajada de Israel en Buenos Aires que mató a 29 personas, entre ellas cuatro israelíes. Juntos, los dos ataques dejaron «una herida profunda» con efectos duraderos en la comunidad judía, dice Susana Gelber, de 55 años, ex directora de Tzavta, un centro comunitario secular conectado al grupo de jóvenes Hashomer Hatzair.

El cambio más notable dentro de la comunidad judía es el aumento de la seguridad en todas sus instituciones. Pero son las cicatrices psicológicas de la investigación judicial y los escándalos subsiguientes los que posiblemente han afectado más a la comunidad. “Con dos ataques terroristas no resueltos, no podemos permitirnos tener un tercero. No tener un buen sistema de protección podría eventualmente ser suicida. Y nosotros, como líderes comunitarios, debemos asegurarnos de que esto no vuelva a suceder «, dice Gelber.

 «Veinticinco años después del ataque, no hemos encontrado verdad ni justicia», dice Diana Wassner Malamud, de 60 años, quien perdió a su esposo Andrés en el ataque de 1994. Ella es una de las fundadoras de Memoria Activa, uno de los primeros grupos de presión en formarse en los meses posteriores al ataque, luchando en nombre de las víctimas. Desde el principio, el grupo de Malamud fue muy crítico con el papel desempeñado por Juan José Galeano, el primer juez designado para supervisar la investigación legal, y Rubén Beraja, el entonces presidente de la organización argentino-judía DAIA que sirve de cobertura política a la comunidad.

«Estamos en esta situación porque el primer juez no hizo su trabajo y en su lugar cometió delitos», dice Wassner Malamud, «y porque nuestro líder comunitario terminó siendo parte de esos delitos y vendió a nuestros muertos por dinero».

A principios de este año, Galeano recibió una sentencia de seis años de prisión por ocultación y violación de pruebas durante su manejo de la investigación inicial, que fue declarada nula y sin valor en 2004. Un tribunal argentino encontró en febrero que Galeano pagó u$s 400,000 a un vendedor de autos usados, Carlos Telleldín, para implicar a un grupo de policías en el atentado de 1994. El propio Telleldín había sido el último propietario de la camioneta que se utilizó en el atentado suicida, presuntamente perpetrado por un agente libanés de Hezbolá que actuaba a instancias de Teherán. (Telleldín fue sentenciado a tres años y medio por su participación).

En una serie de giros dramáticos en la historia, más tarde se supo que el soborno había sido proporcionado por los servicios de inteligencia de Argentina, cuyo ex jefe, Hugo Anzorreguy, fue condenado a cuatro años y medio por su participación.

El ex presidente argentino Carlos Menem (que ahora es senador) y Beraja se encontraban entre los acusados ​​de estar involucrados en el encubrimiento. Ambos hombres fueron absueltos de todos los cargos en el juicio, cuyo proceso judicial comenzó en 2005.

Beraja, de 80 años, quien durante su mandato en DAIA también fue presidente del Congreso Judío Latinoamericano y vicepresidente del Congreso Judío Mundial, rara vez da entrevistas. Sin embargo, hablando con Haaretz la semana pasada, dice que la división de la comunidad judía ha sido el «mayor éxito» de los terroristas. También lamenta que algunos de los familiares de las víctimas tengan una «actitud hostil e injusta» hacia él.

«La división de la comunidad judía no ha hecho más que debilitar la investigación», dice Beraja. “Creo que cada facción debería repensar y realinear sus posiciones por el objetivo superior de castigar a los que colocaron la bomba allí. El objetivo de los terroristas no solo era generar daño material y matar gente, sino también infligir daño moral al pueblo judío, y dejarnos en una posición más débil «.

Esa división será claramente visible el jueves cuando se organizarán no menos de cuatro actos conmemorativos diferentes. La ceremonia «oficial», organizada por Familiares y Amigos de las Víctimas, la organización más cercana a AMIA y DAIA, tendrá lugar en el nuevo edificio de AMIA a las 9.53 a. M. (15.53 hora israelí).

Simultáneamente, los miembros de Memoria Activa se reunirán fuera de los principales tribunales de justicia del país para organizar su propio acto de memoria y protesta. Un grupo disidente de Familiares y Víctimas de los Familiares, 18 J, organizará su propio evento conmemorativo en el nuevo edificio de AMIA a última hora de la tarde. Mientras tanto, el gobierno del presidente Mauricio Macri realizará una ceremonia para presentar un libro publicado por el Congreso Judío Latinoamericano sobre el atentado y el terrorismo internacional. Se le unirán algunos familiares de las víctimas, pero ninguno de Memoria Activa, 18 J y de otro grupo de presión, APEMIA (que a su vez se separó de Memoria Activa en 2002), estará presente.

¿Actos de traición?

 Dos figuras judías fueron fundamentales en la tragedia de AMIA en los años posteriores al ataque: Alberto Nisman, quien se convirtió en el fiscal especial de la investigación en 2004; y Héctor Timerman, el ministro de Relaciones Exteriores argentino que fue uno de los signatarios de un Memorando de Entendimiento con Irán en 2013, creando una «comisión de la verdad» para investigar el atentado.

En un incidente que repercutió en todo el mundo, Nisman fue encontrado muerto a consecuencia de una herida de bala en su apartamento en enero de 2015, días después de acusar públicamente al gobierno argentino, incluida la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de haberse puesto de acuerdo con Irán para obstruir la justicia.

El fiscal especial, que se había opuesto al acuerdo diplomático desde el principio, sostuvo que había un «acuerdo secreto» entre Argentina e Irán para cerrar el caso AMIA. Nisman basó sus acusaciones en recortes de prensa y escuchas telefónicas secretas de Luis D’Elia y Fernando Esteche, dos políticos marginales de extrema izquierda con vínculos con Irán que también respaldaron al gobierno de Kirchner. En sus conversaciones grabadas, afirmaron estar actuando como un puente entre los dos países.

Según Nisman, el principal objetivo del memorando de entendimiento era retirar las órdenes internacionales de arresto (notificaciones rojas de Interpol) contra seis iraníes de alto rango acusados ​​de orquestar el ataque, aunque el ex secretario general de Interpol, Ronald K. Noble, dijo en una entrevista en ese momento que Argentina nunca solicitó la cancelación de las órdenes.

El cuerpo de Nisman fue descubierto el 19 de enero de 2015, horas antes de que apareciera en una audiencia en el Congreso para proporcionar más detalles sobre sus acusaciones.

Waldo Wolff, que en ese momento era el vicepresidente de la DAIA, le dice a Haaretz que, para él, Argentina sufrió cuatro ataques terroristas: uno en la Embajada de Israel; el bombardeo de AMIA; la firma del Memorando de Entendimiento con Irán; y el «asesinato» de Nisman.

Sin embargo, el periodista Pablo Duggan, autor de un libro muy vendido sobre la muerte de Nisman, no está de acuerdo. «Esto fue un suicidio, y la única razón para mantener el caso abierto es perseguir a Cristina Kirchner en un año electoral», alega, refiriéndose a las próximas elecciones presidenciales de Argentina (cuyas primarias comienzan el 11 de agosto).

Tras la muerte de Nisman, se abrieron dos nuevos casos: uno se centró en las acusaciones de Nisman contra Kirchner y Timerman, tal como fue formulado inicialmente por Nisman; y el otro centrado en las circunstancias que rodearon su muerte. Ambos casos están en curso.

Las circunstancias que rodearon la muerte de Nisman jugaron un papel importante en las elecciones presidenciales de 2015. En febrero, un grupo de fiscales, miembros de la oposición, la AMIA y la DAIA organizaron una marcha en Buenos Aires para exigir respuestas sobre su muerte, y algunos implicaron que Nisman había sido asesinado.

Wolff, vicepresidente de DAIA, renunció a su puesto en la institución para presentarse en la elección como candidato legislativo en contra del Frente por la Victoria de Kirchner. Se unió al partido de la Propuesta Republicana del actual presidente Macri, siguiendo los pasos de otros líderes judíos. Entre ellos, el rabino Sergio Bergman, que ahora es el ministro de medio ambiente del gobierno, y Claudio Avruj, ex director ejecutivo de DAIA que ahora es secretario de derechos humanos.

Como resultado de estos desarrollos políticos, se formó una nueva asociación judía: el Llamamiento Argentino Judío. Fue fundado por Jorge Elbaum, otro ex director ejecutivo de DAIA, y le dice a Haaretz que su grupo era necesario porque AMIA y DAIA «no representan a toda la comunidad judía como dicen».

Mientras que AMIA y DAIA se enfrentaron con Timerman, el Llamamiento Argentino Judío lo apoyó e incluso lo nombró presidente honorario.

El canciller era una figura judía prominente, hijo de Jacobo Timerman, un legendario periodista argentino que fue torturado por la junta militar en la década de 1970 y luego exiliado en Israel

Nisman acusó formalmente a Héctor Timerman de «traición a la patria», una parte raramente utilizada de la Constitución argentina para acusar a quienes supuestamente colaboraron con enemigos del estado en un contexto de guerra.

Aunque ese caso nunca fue perseguido, Timerman fue acusado en diciembre de 2017 por supuestamente tratar de ocultar la responsabilidad de Irán por el atentado de AMIA. Fue puesto bajo arresto domiciliario, cuando recientemente había sido diagnosticado con cáncer.

Javier Timerman le dice a Haaretz que su hermano Héctor “era el canciller argentino; el hecho de que él también era judío no era relevante para la misión que tenía. Mi hermano no estaba defendiendo los intereses del pueblo judío, estaba defendiendo los intereses de la Argentina».

La abogada de Héctor Timerman, Graciana Peñafort, agrega que “nada le hizo tanto daño a Héctor como la acusación de haber cometido traición contra Argentina. Siempre dijo que esta era la historia del pueblo judío, o del antisemitismo no hablado: ‘Siempre hemos sido perseguidos con la idea de que tenemos doble lealtad’, me dijo. «Tengo una sola lealtad y es Argentina».

Héctor Timerman sucumbió al cáncer el 30 de diciembre de 2018. Después de su fallecimiento, ni AMIA ni DAIA enviaron una carta de condolencias a su familia.

Otra división

A principios de este año, surgió una nueva división cuando el presidente de la AMIA, Agustín Zbar, envió una carta a su contraparte en la DAIA, pidiéndole que se retirara una demanda que acusaba a Kirchner de traición por su participación en el pacto de 2013 con Irán.

El principal argumento de Zbar fue que la demanda estaba desempeñando un papel en la política de partidos domésticos, y argumentó que este no era el papel de la comunidad judía. Advirtió que la disputa política y legal sobre el atentado causó una profunda división, conocida como «la grieta», dentro de la sociedad argentina. Dos días después, se vio obligado a «dimitir temporalmente» de AMIA.

«La reacción en contra de mi posición fue muy dura porque en realidad estaba interfiriendo en el intento de seguir usando este caso políticamente», dice Zbar, de 57 años, en su primera entrevista desde que dejó el cargo en enero.

«No creo que [la búsqueda de meter a Kirchner en la cárcel] sea la causa de la comunidad judía. ¿Cuándo fue una buena idea que el pueblo judío estuviera en contra de la mayoría de las personas del país en que vivimos?», pregunta, con un ojo en la próxima elección presidencial.

Un cuarto de siglo después, la comunidad judía de Argentina sigue sufriendo y destrozada. Agregando insultos a las lesiones, la probabilidad de que las familias de las víctimas reciban alguna reparación es altamente improbable.

«Hace veinticinco años, las autoridades judías y el estado argentino nos abandonaron a todos, como familiares de las víctimas», dice Malamud de Memoria Activa. «No he podido decirle a mis dos hijas lo que realmente sucedió el 18 de julio de 1994, porque todavía no lo sé, y creo que nunca lo haré».

Traducción: Dardo Esterovich

Nota del editor: Esta nota de un periodista israelí, pese a algunos errores producto de la poca familiaridad con los hechos, es un intento de presentar objetivamente un balance al público israelí  a los 25 años del atentado, que recibe masivamente la versión distorsionada del establishment israelí y argentino.

Posted in Derechos Humanos, Nacionales, Portada

Un comentario en “Irán, traición y encubrimientos: los judíos de Argentina siguen buscando «verdad y justicia» en el peor ataque terrorista del país
  1. Kurt Brainin dice:

    Beraja dice que la división de la comunidad judía «ha sido el mayor éxito de los terroristas» y «no hace más que debilitar la investigación».
    ¿Dónde está escrito que todos los argentinos de origen judío debemos formar un bloque homogéneo sin lugar a opiniones y actitudes personales?
    ¿Dónde está escrito que debemos seguir ciegamente los intereses geopolíticos de Israel?
    ¿Dónde está escrito que, muchísimos años después de que ya no llegan inmigrantes con tendencia lógica a solidarizarse, es más importante formar parte de la «comunidad judía» que de la comunidad argentina de judíos y no judíos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.