La vida después de Netanyahu

Fuente: Gideon Levy | Haaretz

Fecha: 15 de diciembre de 2019

Algún día en un futuro no muy lejano va a suceder: Benjamin Netanyahu ya no será primer ministro. El sol saldrá en el este y se pondrá en el oeste igual que siempre, pero para muchos israelíes, quizás para la mayoría, será uno de los mejores días de sus vidas. Un día para abandonar el camino de la oscuridad y abrazar la luz, pasar de la esclavitud a la libertad, el amanecer de un nuevo día, algo entre la caída del Muro de Berlín y la liberación de Nelson Mandela de la prisión.

Surgirá un nuevo gobierno, un gobierno de unidad nacional. Se dará cuenta de los deseos de la mayoría de los israelíes. Será dirigido por Benny Gantz y Gideon Sa’ar, o ambos en rotación, y se abrirá un nuevo y prometedor capítulo en los anales de la historia israelí. «Cambiaremos de ahora en adelante la vieja tradición. Y sacudiremos el polvo para ganar la recompensa».

“Estableceremos un mundo nuevo, nada como ayer, mañana, lo tendremos todo «. Se escuchará un suspiro de alivio de un lado del país al otro. Osnat Hagi, la maestra de jardín de infantes que bajó la foto de Netanyahu, se apresurará a colgar una fotografía del nuevo primer ministro en su salón de clases de kindergarten, a la que se le permitirá regresar.

Los primeros días habrá mucha aturdimiento. Si Gantz se convierte en primer ministro, y esa es la opción que parece que estamos viendo, se comunicará con Mahmoud Abbas para reunirse con él. Se encontrarán e intercambiarán sonrisas, las banderas israelíes y palestinas ondearán en el fondo.

Las campanas de la paz estarán a la vista. El ministro de Defensa, Saar, amenazará con abandonar la coalición. Gantz propondrá establecer un mecanismo para el diálogo y un calendario. Se comprometerá a que una Jerusalén unida permanezca para siempre como parte de Israel, además del Valle del Jordán y los bloques de asentamientos, incluidos Ariel y Peduel, y propondrá a Abbas que Israel expida decenas de miles de permisos de trabajo más. La Unión Europea emitirá una nota de bienvenida especial para el primer ministro electo, la Casa Blanca también lo abrazará.

Gantz y Sa’ar volarán a Washington para mantener reuniones informativas donde serán recompensados con cumplidos y expresiones de esperanza. El ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, volverá a pararse en una plaza europea y liderará un coro de una banda de primeros ministros que recitará: «Amamos a Israel». Y las personas que aspiran al coro y los primeros ministros y ministros de Asuntos Exteriores se alinearán para visitar Jerusalén y deleitarán sus ojos en una de las maravillas del mundo: un primer ministro israelí que no es Netanyahu.

También habrá nuevos vientos en casa. El primer ministro se comprometerá a poner fin a los ataques contra el sistema de justicia, los árabes y los medios de comunicación. El juicio de Netanyahu se llevará a cabo rápidamente. Muchos israelíes sentirán que están recuperando su país, el que amaban, se enorgullecían, el que les fue arrebatado. Gantz visitará la tumba de Rabin, Sa’ar colocará una nota en el Muro de los Lamentos. Yediot Ahronot, un periódico leal solo a sus lectores, publicará una fotografía del nuevo gobierno. Un mundo nuevo y maravilloso nos espera.

Y entonces pasarán los días. Gaza será nuevamente olvidada: el nuevo primer ministro, Gantz o Sa’ar, no tendrá intención de terminar con el asedio del enclave, por lo que Gaza tendrá que recordar a todos su existencia de la única manera que pueda. Los cohetes Qassam se estrellarán en el sur. El nuevo primer ministro que tendrá que demostrar su valía, Gantz como no izquierdista, Sa’ar como general, convocará al gabinete de seguridad. Será un nuevo gabinete de seguridad, uno que no solo habla. Los resultados llegarán rápidamente: la Operación Fundación de Nuestra Existencia se lanzará con ataques aéreos y una incursión terrestre. Miles morirán. El mundo estará en silencio, porque Netanyahu ya no es el primer ministro y se le debe dar una oportunidad al nuevo.

Hezbolá no se quedará de brazos cruzados. El nuevo primer ministro, que tiene que demostrar su valía, también atacará en el Líbano. Finalmente, Israel tendrá un primer ministro que también tomará medidas. Miles serán asesinados, Abbas cancelará la cumbre. El mundo comenzará a enojarse. Habrá un acuerdo de culpabilidad en el juicio de Netanyahu. Los ciudadanos árabes que asistan a las protestas de solidaridad con sus hermanos en Gaza y el Líbano serán fusilados por la policía por orden del nuevo ministro de seguridad pública, Avigdor Lieberman, el héroe de la izquierda.

El sistema legal reanudará sus travesuras como esclavo maldito del aparato de seguridad y los colonos, mientras actúa razonablemente en todos los demás asuntos. Tendremos que reservar una mesa en un buen restaurante en Tel Aviv con al menos dos semanas de anticipación, mientras que los scooters eléctricos atropellarán a los ancianos y los atascos serán constantes, como siempre. Netanyahu comenzará a cumplir su condena.

Las dudas comenzarán a corroer nuestros corazones: ¿Qué es lo que en realidad ha cambiado realmente?

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Israel, Portada

3 comments on “La vida después de Netanyahu
  1. Kurt Brainin dice:

    Parafraseando a Martin Luther King, yo también tengo un sueño: Que algún día haya una mayoría de judíos israelíes y no israelíes como Gideon Levy.

  2. Héctor Hochman dice:

    Yo también tengo un sueño. Que algún día se acaben los fanatismos, pues dando cuenta del texto de Gideon Levy se transpira eso, una lectura sesgada e intencional de una realidad con varias aristas. Ojala los israelíes cambien al primer ministro el próximo marzo, Pero creer que todo es de un solo lado huele mal. Como dice el poeta cubano Israel Rojas (una paradoja el nombre?) ¨HASTA LA IDEA MAS JUSTA, SI FANATIZA ES VENENO¨.

  3. Kurt Brainin dice:

    Señor Hochman, muy de acuerdo con que se acaben los fanatismos pero llamar fanático a Gideon Levy me parece una gravísima injusticia.
    Este no es un conflicto entre dos partes equivalentes. Si bien para buscar una solución hay que tener en cuenta los hechos consumados, por ejemplo que ya hay varias generaciones de judíos nacidos en Israel y que no tienen otro país, no puede olvidarse que todo comenzó con una Palestina habitada por árabes desde hacía incontables generaciones y que fue colonizada por inmigrantes judíos al amparo de Imperio Británico.
    Y que la mayoría de esos árabes palestinos y sus descendientes son hoy refugiados, no por culpa de un evidente villano como Netanyahu sino por culpa del mismo David Ben Gurion. Puede ver en Google lo que dice al respecto el muy sionista historiador Benny Morris en sus declaraciones en «Haaretz» el 8 de enero de 2004.
    Y, por favor, nada de argumentos bíblicos. Redibujar el mapa del mundo como era milenios atrás nos llevaría a que los italianos reclamaran el Imperio Romano o a que los griegos reclamaran el oeste de la Anatolia, el sur de Italia, la ciudad de Marsella y todas sus demás colonias en el Mediterráneo. O podrían también optar a alguno de los inmensos imperios de Alejandro o Bizantino.
    Busquemos una solución humana para todos, no hay otro camino, pero ni usted ni yo somos dueños de Palestina desde Buenos Aires ni los árabes palestinos son unos intrusos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.