La diplomacia de Netanyahu: comprar amigos vendiendo armas

Fuente: Akiva Eldar* | Al-Monitor
Fecha: 29 de NOV 2018  

«Esta visita refleja el status creciente de Israel entre las naciones», anunció festivamente el Primer Ministro Benjamin Netanyahu al informar a su Gabinete el 25 de noviembre sobre la «visita histórica» que el Presidente de Chad, Idriss Deby, estaba por comenzar en Israel. Al día siguiente, Netanyahu recibió al presidente checo Milos Zeman, quien bromeó diciendo que, al no ser un dictador, no podía comprometerse a trasladar la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén, como Israel espera, pero hará lo mejor que pueda.

Esta semana también nos informaron sobre un romance diplomático tras bambalinas entre Netanyahu y el gobernante de Sudán, Omar al-Bashir, para quien hay una orden pendiente de arresto internacional por crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. Las publicaciones sobre contactos entre Jerusalén y Jartum sugieren que ha llegado el momento de que este dictador africano reconozca estos vínculos. En otras palabras, se le solicita que le pague a Israel con dinero diplomático por la campaña de relaciones públicas que realizó en nombre de Sudán en Washington. Y así, mientras Israel ofrece servicios diplomáticos a Sudán (turbios), también ofrece otros servicios (armas) a otros regímenes. No fue una coincidencia que Idriss Deby dijera en Jerusalén: «Tenemos una lucha compartida … contra el mal agobiante de este siglo, que es el terrorismo».

Una investigación publicada el 19 de octubre en Haaretz, basada en unas 100 fuentes en 15 estados, reveló que uno de los síntomas del flagelo al que se refirió Deby es el uso que hacen los déspotas de todo el mundo del software espía israelí para monitorear sus rivales políticos y activistas de derechos humanos. Son, en otras palabras más gentiles, las que Netanyahu mismo usó esta semana: «Cada semana vemos la implementación de nuestro concepto, de cultivar la fuerza económico-tecnológica junto con la fuerza de inteligencia para la seguridad,  para recibir la fuerza político-diplomática».

La concepción de Netanyahu es que exportar armamento y armas cibernéticas a los dictadores, además de realizar campañas de relaciones públicas en su nombre, equivale a visitas altamente publicitadas que le otorgan un plus de relaciones públicas. Según el método de Netanyahu, a cambio de la tecnología militar israelí, puede obtener una excelente exposición de los medios. En su ecuación, no hay espacio para la ocupación de Israel de Cisjordania y sus asentamientos, ni para el congelamiento diplomático con los palestinos. La victoriosa trompeta que anuncia la reciente visita de Netanyahu a Omán, su visita de julio de 2017 a Budapest y su entusiasta recepción de los líderes de Chad y la República Checa en Jerusalén ilustran las habilidades únicas de Netanyahu. Él es el único que puede realizar todas las siguientes hazañas al mismo tiempo: cultivar el emprendimiento de los asentamientos y perpetuar medio siglo de ocupación israelí, destruir el proceso diplomático, cultivar los vínculos de Israel con Europa y romper el boicot del mundo árabe-musulmán.

Esta no es la primera vez, ni obviamente la última, que Netanyahu ha contado con el corto espacio de memoria del público. Él mismo, como joven viceministro de Relaciones Exteriores, fue miembro de la delegación de Israel en la conferencia de paz convocada en Madrid en octubre de 1991, con la participación de una docena de estados árabes. En un discurso pronunciado dos años después, el jefe del equipo de paz de Estados Unidos, Dennis Ross, dijo que en la conferencia de Madrid fue donde «nació el contacto y el rico y variado tapiz de relaciones entre Israel y los estados árabes» (cita tomada de « The Road to Peace Crosses Madrid «, del ex director del Ministerio de Asuntos Exteriores, Eytan Ben-Tsur). El evento internacional también abrió las puertas, para Israel de dos superpotencias, Rusia y China y allanó el camino para lazos diplomáticos plenos con India y Corea del Sur.

Netanyahu confía en el hecho de que muy pocas personas conocen la Asociación Euromediterránea, también conocida como Proceso de Barcelona, que celebró su 23º aniversario del 27 al 28 de noviembre. Ehud Barak, entonces ministro de Relaciones Exteriores en el gobierno de Shimon Peres, firmó la iniciativa, que fue la base del primer acuerdo de libre comercio de Israel. El acuerdo, que resultó en la eliminación gradual de todos los aranceles sobre bienes industriales comercializados entre Israel y la Unión Europea, fue uno de los frutos dulces del Acuerdo de Oslo de 1993 entre Israel y los palestinos.

Además de Israel, otros miembros del Proceso de Barcelona fueron Argelia, Túnez, Turquía, Jordania, Líbano, Malta, Egipto, Marruecos, Siria, Chipre y la Autoridad Palestina, con Libia como observador. La visión de los autores de la iniciativa era convertir a la región mediterránea en un área de paz mediante el fortalecimiento de la estabilidad y el fomento del desarrollo económico regional. El acuerdo de asociación de 1995 entre Israel y Europa sigue vigente, a pesar del hecho de que los gobiernos de derecha de Israel se han centrado principalmente en fomentar el desarrollo económico de los asentamientos judíos al otro lado de la Línea Verde.

Evidentemente, la Unión Europea no habría firmado tal acuerdo si Netanyahu gobernara a Israel en ese momento, un gobierno que persigue a las organizaciones de derechos humanos que reciben fondos de la UE. De no ser por el Acuerdo de Oslo de 1993, cuyos arquitectos fueron blanco de una violenta incitación instigada por Netanyahu, entre otros, Jordania no habría firmado en 1994 un tratado de paz con Israel o no habría abierto una embajada en Ramat Gan. Es lógico que si Netanyahu hubiera estado en el poder en ese momento, junto con sus ministros de gabinete de línea dura Naftali Bennett y Ayelet Shaked, Israel no hubiera podido abrir misiones diplomáticas en los estados del Golfo Pérsico, y Arabia Saudita y Bahrein no se habrían  retirado del acuerdo de boicot árabe en 2004 y 2005.

Netanyahu se basa en el hecho de que solo un puñado de israelíes recuerdan la Conferencia de Annapolis celebrada hace 11 años, esta semana, el 27 de noviembre de 2007. Además de las figuras occidentales importantes, Egipto y Jordania aceptaron la invitación del presidente George W. Bush y estuvieron al lado del primer ministro Ehud Olmert y el presidente palestino Mahmoud Abbas. También asistieron al evento funcionarios de los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Omán, Arabia Saudita, Qatar, Yemen, Irak, Pakistán, Mauritania, Indonesia, Malasia, Argelia, Túnez y Senegal. En la Declaración de Annapolis, Israel y los palestinos se comprometieron a promover «el objetivo de dos estados, Israel y Palestina, viviendo uno al lado del otro en paz y seguridad», y lanzar negociaciones inmediatas y «vigorosas» para alcanzar un acuerdo permanente dentro de un año.

Mientras tanto, Olmert fue a la cárcel por corrupción, desocupando su sistal para Netanyahu. Los vientos de paz que soplaron desde Oslo y Annapolis dieron paso a los vientos malignos del terror y el sitio, la ocupación y la expulsión. En lugar de basar su posición internacional en los principios de justicia e igualdad, Israel está comprando amigos con sus armas y certificados diplomáticos de aprobación. En lugar de la Iniciativa de Paz Árabe de 2002, que durante los últimos 16 años ha mantenido la perspectiva de las relaciones normales entre Israel, los estados árabes y la mayor parte del mundo musulmán, Israel está arrastrando sus labios sobre las migajas que recoge de las mesas de los gobernantes despóticos y dirigentes racistas.

 

Akiva Eldar es columnista de “Pulso de Israel” de Al-Monitor. Anteriormente fue columnista principal y escritor editorial de Haaretz y también se desempeñó como jefe de la oficina y corresponsal diplomático del diario hebreo en Estados Unidos. Su libro más reciente (con Idith Zertal), Señores de la tierra, sobre los asentamientos judíos, estaba en la lista de libros más vendidos en Israel y se ha traducido al inglés, francés, alemán y árabe.

Traducción: Dardo Esterovich

Nota original
https://www.al-monitor.com/pulse/originals/2018/11/israel-chad-sudan-palestinians-benjamin-netanyahu-abbas.html

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.