El verdadero héroe es el director de B’Tselem

Fuente: Gideon Levy | Haaretz
Fecha 20 de OCT 2018

¿Quién contribuye más al estado de Israel en el mundo, el embajador en la ONU Danny Danon o el director de B’Tselem, Hagai El-Ad? ¿Quién genera más respeto, el diplomático o el activista de derechos humanos? ¿Cuál de los dos deshonró a Israel con sus palabras y quién conservó parte de su imagen humana? ¿Quién dijo la verdad y quién mintió? ¿En quién cree el mundo- excluyendo a Nikki Haley*, la única verdadera colaboradora en el recinto- y a quién no puede ya creer el mundo?

Se sentaron uno frente al otro en el Consejo de Seguridad: dos israelíes de la misma edad, nacidos aquí, veteranos del ejército, con visiones del mundo totalmente diferentes y estándares morales en conflicto. Sus valores son contradictorios y su información sobre lo que sucede bajo la ocupación es divergente. Uno se basa en las mentiras de la maquinaria de propaganda de Israel, mientras que los puntos de vista del otro se basan en los esfuerzos de investigación de una organización cuyo trabajo no podría ser más confiable y profesional.

El-Ad le recordó al mundo algo a lo que el mundo todavía se aferra, la creencia de que todavía hay una diferencia entre Israel y Arabia Saudita. Danon intentó borrar la diferencia con su lamentable respuesta: “Los soldados de las FDI te protegen y tú vienes aquí y los calumnias. Deberías estar avergonzado, colaboracionista”.

Danon es un fiel representante de la mayoría en Israel. Sus apariciones son importantes: le recuerda al mundo que la ilusión de “la única democracia en el Medio Oriente” debe ser disipada. El día en que el mundo se dé cuenta de que Danon es Israel y El-Ad representa precisamente no a una minoría despreciable, sino a una amordazada por una mayoría agresiva, tal vez entonces su actitud de perdón hacia Israel cambie.

Las reacciones en Israel solo intensificaron el daño causado por Danon. No solo la derecha se abalanzó sobre El-Ad con crueldad, sino que el centro-izquierda también participó en la juerga fascista. Estuvo Yair Lapid, como solo podía esperarse. Hubo miembros de la Knesset de la Unión Sionista, como Ayelet Nahmias-Verbin (“estos son textos unilaterales que merecen toda condena”) y Eitan Cabel (“palabras de odio y una abominación”). Sus palabras atestiguaron la urgencia de desprenderse de esta fiesta y sus ideas podridas. Ninguno de sus colegas acudió en defensa de El-Ad, ¡que vergonzoso! No hay alternativa al gobierno de la derecha.

El-Ad mostró la verdad: desnuda, fea y perturbadora. Cualquiera que lo llame un soplón realmente admite esta verdad y se avergüenza de ella. No es solo el derecho de El-Ad de comportarse de esta manera, es su obligación. La ocupación no es ni puede ser un asunto interno israelí. El abuso de personas sin derechos bajo una tiranía militar en el territorio ocupado es un crimen internacional.

Cualquiera que vea estos crímenes debe reportarlo a las autoridades. Si ve a un hombre golpear a una mujer o abusar de un niño o alguna otra criatura indefensa, tiene la obligación de denunciarlo a la policía. Si ve a un gobierno tiránico abusando de otra nación durante décadas, matando, destruyendo, causando hambre, encarcelando a las personas y bloqueando la asistencia médica, está obligado a informar de esto a las Naciones Unidas, a La Haya y a otras instituciones internacionales.

El-Ad cumplió con su deber cívico y moral. El coro de sus detractores lo sabe, por eso es tan cruel y estridente. Si Danon realmente creyera sus propios discursos vacíos en las Naciones Unidas, no se alarmaría que un israelí hablara de manera diferente. Pero Danon y Cabel, Benjamin Netanyahu y Miri Regev saben que ni una sola palabra en el discurso restringido y directo de El-Ad no fue veraz. Por eso su reacción fue tan agresiva.

El-Ad era modesto, como es su costumbre. Dijo que no era un traidor ni un héroe; Los palestinos son los verdaderos héroes. Tiene razón, por supuesto. Cada manifestante a lo largo de la frontera de Gaza es mucho más valiente que cualquier francotirador israelí que le dispare desde la distancia. Todos los pastores de la aldea beduina de Khan al-Ahmar exudan más justicia que todo el coro de los atacantes de B’Tselem.

Pero El-Ad también es un héroe; él es un embajador de Israel como debería ser, un funcionario de relaciones públicas de un Israel alternativo, uno hermoso y justo. Ahora tenemos que preocuparnos por su seguridad. Ha sido marcado como objetivo y debe usar un chaleco antibalas. Si él fuera dañado, recordaremos a quienes tendrán la culpa: no solo a la gente de la derecha, sino también a los hipócritas santulones de la centro-izquierda: Lapid, Cabel y Nahmias-Verbin, los portavoces de la vergonzosa oposición imaginaria de Israel.

* Embajadora de EE.UU ante la ONU, renunciante a partir del 31-12-2018

Traducción: Dardo Esterovich

 

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Un comentario en “El verdadero héroe es el director de B’Tselem
  1. Luis Gaitini dice:

    Gideon Levy brillante como siempre
    No hay palabras para definir la magnífica exposición de Hagai El- Ad
    Un verdadero héroe que representa al Israel que lamentablemente muy pocos soñamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.