Los derechistas de Israel son los verdaderos criminales de Oslo

Fuente: Carolina Landsman | Haaretz
Fecha: 01 SEPT 2018

Conmemorando el 25° aniversario del primer acuerdo de Oslo, mi colega de Haaretz Israel Harel (colono, intelectual de derecha) se pregunta sarcásticamente: “¿No vale la pena reconstruir los estallidos de alegría en un día como este?”

“No siento ninguna emoción especial”, agrega, siéndole difícil ocultar su “schadenfreude” (júbilo). “¿No deberíamos enfocarnos en el apretón de manos entre Yitzhak Rabin y Yasser Arafat, el hombre que lo traicionaría y destruiría con sangre, y con fuego de terror atacaría el acuerdo que acababa de firmar con él?”, sugiere Harel con la misma famosa “buena fe” con la que se relaciona a los puestos de avanzada de Cisjordania que fueron legalmente avalados la semana pasada.

“¿No fue su carácter asesino”, concluye, “que avivó el gran movimiento de protesta contra los Acuerdos de Oslo y contra sus arquitectos, hasta el trágico final?”, en un tono de mojigata hipocresía.

¡Qué falsedad! Como si en ese momento en Israel no existiera y sigue existiendo, un movimiento de rechazo a dividir la tierra, que no tiene conexión alguna con el terror palestino, sino que está respaldado por una teología mesiánica que opera sin restricciones legales o morales

Como si en realidad no fuera un terrorista judío, Baruch Goldstein, quien asesinó a docenas de palestinos en la Tumba de los Patriarcas en Hebrón, el que encendió la cadena de ataques de venganza. Como si fuera Yasser Arafat quien asesinó al ex Primer Ministro Yitzhak Rabin, en lugar de un terrorista judío que fue producto del extremismo mesiánico que defendía la idea del Gran Israel.

Harel insta a los medios a publicar los textos de la época (de Oslo) y las imágenes que acompañaron a la ceremonia de firma. ¿Recomendaría este experto reimprimir los diarios del 5 de noviembre de 1995 (asesinato de Rabin) y todas las imágenes de la incitación criminal que precedió al asesinato, una incitación que fue presidida con orgullo por el entonces líder opositor Benjamin Netanyahu? ¿Oposición que asesinó y luego heredó el gobierno?

Harel protesta contra la injusticia. “En aquél entonces, en los días de éxtasis, no nos permitieron que expresar crítica alguna”, escribe. Puros disparates. Vivimos una ruidosa oposición a Oslo, manifestaciones e incitación.

Los que no están siendo justos con Oslo son Harel y la derecha. Primero, porque ignoran el papel decisivo desempeñado por la oposición de rechazo judía en frustrar el proceso de Oslo a través de su brazo de colonos, su brazo propagandístico (desafiando la autoridad del gobierno de Rabin para dividir la tierra, promulgando el principio legal judío del “din rodef” que permite matar a alguien que intenta matarte) y a través de su brazo militar (Goldstein y el asesino de Rabin, Yigal Amir).

Segundo, debido a la forma extrema con la que los derechistas, de entre todas las personas, declaran a Oslo un fracaso. Como si no estuviéramos viviendo hasta hoy en una realidad moldeada por Oslo. Como si la derecha hubiera hecho algo desde Oslo (obra del Partido Laborista) y desde la retirada de Gaza (obra del partido Kadima).

La derecha no escribió ni una sola línea en el registro de la diplomacia. ¿Qué ha construido aparte de bienes raíces y carreteras de circunvalación en tierras robadas? Que me muestren un puente de paz, un poco de infraestructura para la convivencia.
El campo político que recibió a Oslo como herencia, incluido Netanyahu, se ha nutrido de sus frutos: el ejército se encuentra fuera de Gaza y de gran parte de las ciudades de Cisjordania, los palestinos se ocupan de sus propios asuntos y existe una coordinación en asuntos de seguridad. Así es también como un día la derecha dejará de gobernar, sin dejar a su paso ni un solo logro diplomático como legado.

Netanyahu se queja de la incitación de los palestinos, su negativa a reconocer el derecho del pueblo judío a la autodeterminación y su insistencia en el derecho al retorno de los refugiados. ¡Mira quién habla! Él es el incitador, él niega la nacionalidad palestina, y es la derecha la que conspira para quedarse con toda la tierra.

Desviar la discusión hacia el derecho al retorno de los palestinos sirve a los que como él rechazan la paz, los que quieren desviar la discusión de 1967 a 1948 para reducir el conflicto ad absurdum. Como si hubiera una demanda real (por parte de los palestinos) de que los judíos abandonen sus tierras. Netanyahu es un experto en construir falsedades, manipulaciones propagandísticas y marketing político, todo con el objetivo de posponer el final, fruto de una mezquindad patológica.

La arrogancia de Harel – así como el hecho de que el término “criminales de Oslo” refiriéndose a Rabin y Shimon Peres ha echado raíces entre los líderes de Israel- refleja el hecho de que en su opinión, el asesinato de Rabin fue un paso en la dirección correcta de la Historia.

Traducción: J-Amlat

https://www.haaretz.com/opinion/.premium-israel-s-right-wingers-are-the-real-oslo-criminals-1.6434327

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.