Noche de honor, Noche de la desgracia

Fuente: Editorial de Haaretz
Fecha: 12 de AGO 2018

La marcha de protesta del sábado por la noche por las calles de Tel Aviv y la manifestación que le siguió concluyó en una insignia de honor para la sociedad civil en Israel. Decenas de miles de israelíes, judíos y árabes, marcharon codo a codo en una lucha conjunta contra la desgracia de la ley de estado-nación y por la igualdad para todos los ciudadanos del Estado.

Esta fue la segunda manifestación masiva semanal consecutiva contra la ley del estado-nación, y tuvo una importancia especial. Su éxito es un buen augurio para vigorizar el campo democrático de Israel y sus capacidades de protesta. La semana pasada, la protesta se centró principalmente en los derechos de una sola minoría, los drusos. Pero el sábado por la noche, las masas marcharon a favor de la igualdad para todos: los drusos y todos los ciudadanos palestinos de Israel.

El grupo más excluido y oprimido en Israel, y el más perjudicado por la ley del estado-nación, orgullosamente hicieron oír su voz el sábado por la noche en la Plaza Rabin de Tel Aviv y obtuvo una impresionante solidaridad de los ciudadanos judíos de Israel. No fue solo la comunidad árabe, sino que todos los que valoran la democracia gritaron “no” a la ley estatal nacional.

Dicho esto, la posición de los líderes de los dos principales partidos de oposición, Yesh Atid y Unión Sionista, fue particularmente vergonzosa: eligieron boicotear la manifestación. Nadie esperaba nada mejor del presidente de Yesh Atid, Yair Lapid, dada su historia de declaraciones racistas contra la comunidad árabe. Pero cuando Avi Gabbay, Tzipi Livni y la mayoría de los otros miembros de la Knesset de la Unión Sionista se desentendieron de una manifestación masiva contra una ley a la que se oponían públicamente, no cumplieron con su deber como un importante partido de la oposición.

Aquellos que se manifestaron justamente contra la ley junto con los drusos en la misma plaza justo una semana antes, pero decidieron boicotear una manifestación similar organizada por el Comité Superior de Supervisión Árabe de la comunidad árabe, desaprovechó una oportunidad importante para expandir la protesta. Ninguna excusa puede ocultar esto. La Unión Sionista merece una insignia de vergüenza por su comportamiento. Los ciudadanos palestinos de Israel y todos los israelíes que desean la igualdad deben saber que, en el momento de la verdad, la Unión Sionista renunció de hacer su trabajo.

La protesta del sábado por la noche no debe ser un evento aislado. Su lección clave es que si los judíos y los árabes unen sus fuerzas pueden generar una protesta significativa contra el gobierno nacionalista más derechista en la historia de Israel. La manifestación del sábado por la noche también debería lanzar un nuevo capítulo en la política israelí, en el cual la comunidad árabe deja de ser un grupo excluido y condenado al ostracismo para convertirse en una parte inseparable de un gran frente político capaz de combatir y bloquear al gobierno de derecha.

No es necesario ponerse de acuerdo en todo para protestar juntos en nombre de un objetivo conjunto. Ya no deberíamos temer la cooperación entre la mayoría judía y la minoría árabe. Necesitamos pelear juntos. La manifestación del sábado por la noche demostró esto más allá de cualquier  sombra duda.

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Medio Oriente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.