Deje en paz al Holocausto Mr Netanyahu

Fuente: Yehuda Bauer* | Haaretz 
Fecha: 21 de AGO 2018

La humillante declaración polaco-israelí, en la que el gobierno de Israel básicamente acepta la narrativa nacionalista polaca sobre lo que le sucedió a los judíos en suelo polaco durante el Holocausto, debe entenderse en el contexto internacional. Fue el primer ministro húngaro, Viktor Orban, quien en 2014 acuñó el término democracia antiliberal, que ahora persigue.

La importancia de este término es demasiado clara: el nacionalismo radical que elimina o restringe la independencia judicial usa herramientas oficiales para luchar contra una prensa crítica, suprime las organizaciones de derechos humanos, restringe los derechos de las minorías, se opone ferozmente a la inmigración y lucha por un régimen centralizado si no autoritario . Por supuesto, existen diferencias significativas entre los países en los que esta tendencia se está extendiendo, pero hay muchas similitudes entre ellos. La lista incluye a Rusia, Estados Unidos, Polonia, Hungría, Israel y, últimamente, Italia y Pakistán.

¿Se puede llamar a tales regímenes democráticos? Parecería así. Sin duda, a pesar de la intervención gubernamental aquí y allá, las elecciones en los países antes mencionados y otras como ellas fueron libres, y los ciudadanos votaron por el antiliberalismo por elección. Por supuesto, uno podría afirmar que el candidato demócrata en los Estados Unidos recibió 2,8 millones de votos más que el presidente electo, pero sin duda goza de un apoyo sustancial.

Estas tendencias están ocurriendo en el contexto de dos fenómenos. Es razonable suponer que la tendencia antiliberal continuará mientras las economías prosperen. Sin embargo, además de la situación económica, y esto nos preocupa principalmente, un régimen nacionalista necesita basar el presente en el pasado, por lo que una de sus características es distorsionar la historia. Es verdad no solo en Polonia. Otros países se están retractando de admitir la colaboración con la Alemania nazi (o el Japón imperialista), especialmente con respecto al asesinato de judíos, que fue el régimen nazi de la acción más extrema del terror.

La colaboración europea, entre otros factores, hizo posible el Holocausto. Los daneses comunes rescataron a la pequeña Dinamarca judía, pero unos 6.000 daneses se ofrecieron como voluntarios para las SS y, por supuesto, hay muchos otros ejemplos. La tendencia antiliberal implica, pues, deformar el pasado.

Esto no es acerca de la derecha versus la izquierda. El líder del liberalismo europeo encabeza un partido conservador en Alemania. El presidente francés es un centrista, no un izquierdista. El primer ministro australiano es conservador. En contraste, el primer ministro canadiense está en el centro izquierda, cerca de la socialdemocracia. El gobierno de minoría sueco es una alianza de socialdemócratas y el Partido Verde. La socialdemocracia lucha hoy por los valores liberales.

Las divisiones principales están en el derecho mismo. La canciller alemana tiene menos problemas con la socialdemocracia debilitada, e incluso con la extrema derecha que con el brazo radical de su gobierno (encabezado por el bávaro Horst Seehofer). El primer ministro británico está peleando con el ala radical de su partido encabezado por Boris Johnson, mientras que muchas de las batallas que está librando el presidente de Estados Unidos apuntan al establishment republicano, que es más moderado que él.

El principal rival del partido gobernante en Polonia, Law and Justice, es la oposición moderadamente conservadora del partido Plataforma Cívica y no la izquierda en desintegración. En Israel, no hay una diferencia sustancial entre Yesh Atid y el bloque de la derecha gobernante, o entre ella y el campo de Avi Gabbay dentro de la Unión Sionista. La lucha principal se centra en la cuestión de quién liderará el país y menos sobre el contenido. En Pakistán, la victoria de Imran Khan llevó al poder una alianza entre el islamismo radical y no territorial y el ejército. La oposición proviene de un partido conservador más liberal.

No es necesario exagerar los paralelismos entre todos estos países, pero se puede señalar una tendencia general, que se expresa de diversas maneras en diferentes países.

Un anarquista de derecha lidera el país más fuerte del mundo. A pesar de que la historia del anarquismo es un fenómeno de izquierda radical, y el anarquismo de derecha es básicamente una contradicción, el presidente de los Estados Unidos demuestra que es posible. Por un lado, él lucha contra las instituciones que dirige, trata de controlar el poder judicial y la prensa, y representa tanto a personas de clase trabajadora que se sienten alienadas por las instituciones de la sociedad, como a decenas de millones de evangelistas que se oponen al gobierno en Washington y apoyan ideas religiosas delirantes y radicales.

Por otro lado, él representa a los multimillonarios que lo apoyan. No tiene una política y no podría tenerla porque los anarquistas solo tienen tendencias generales. La pregunta que nos gusta hacer, si él está a favor o en contra de Israel, es irrelevante. Mientras Israel sirva como un portaaviones móvil de los EE. UU., Una herramienta en manos de las políticas estadounidenses, apoyará a su gobierno. Decenas de millones de evangélicos son muy importantes para él, por lo que trasladará la embajada a Jerusalén. La teología no le interesa, pero su apoyo sí. Ese es el telón de fondo global.

La declaración conjunta sobre la ley polaca, que prohíbe atribuir responsabilidad al pueblo polaco por los crímenes del Holocausto, crea una especie de asociación ideológica y antiliberal entre Israel y Polonia. Por supuesto, hay diferencias. Polonia tiene un gobierno de partido único. Se esfuerza por un gobierno autoritario, que linda con el bolchevismo anticomunista. Por el contrario, Israel tiene una coalición de partidos antiliberales en lugar de un partido en el poder, pero los dos gobiernos tienen muchos denominadores comunes. El asunto del Holocausto estaba obstaculizando todo esto, y tenían que desaparecer mediante el blanqueo conjunto.

Yad Vashem respondió a la declaración conjunta con un documento de posición, que expresaba una oposición inequívoca. Tres expertos en el tema lo firmaron. Todo el equipo de investigadores de Yad Vashem, salvo la Prof. Dina Porat, apoya el documento de posición. El documento se opone en principio a dar a los políticos la legitimidad para establecer hechos sobre el pasado. Rechaza la narrativa histórica inventada por el lado polaco, y la aceptación del gobierno israelí de esta narración, incluso si es tácita. Además, exige la defensa de la libertad de investigación frente a la amenaza de la ley polaca para enjuiciar a los investigadores que dicen la verdad y socavar los presupuestos de las organizaciones de investigación.

El hecho de que se acordó que tales investigadores no serían enjuiciados penalmente sino solo en tribunales civiles no cambia la verdad.

Yo le diría esto al primer ministro de Israel: cada vez que hablas del Holocausto, hablas de Irán y no del Holocausto. Irán es una amenaza real, que merece debate. Las comparaciones entre Irán de hoy y el Holocausto no tienen fundamento. El problema del Holocausto es complicado, e incluso yo, que lo he estado estudiando durante 60 años, tengo más preguntas que respuestas. Por favor, señor, deje el Holocausto solo. Como ya has demostrado, entiendes muy poco al respecto, si acaso.

* Profesor e investigador experto en temas del Holocausto.

Traducción: J-Amlat

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Un comentario en “Deje en paz al Holocausto Mr Netanyahu
  1. Kurt Brainin dice:

    1) Mi padre y dos de mis abuelos forman parte de los seis millones. Razón demás para sentirme indignado por el eterno manoseo de su memoria por Israel para justificar sus propios crímenes. Ya lo dijo Noam Chomsky: “Utilizar las víctimas del Holocausto para justificar el daño que se hace a otros es el peor de los insultos a su memoria”.

    2) A la dirigencia sionista siempre pareció importarle más el estado judío que los judíos de carne y hueso. Ya Ben Gurion había dicho en diciembre de 1938 que “si se pudiera salvar a todos los niños judíos de Alemania llevándolos a Inglaterra o solo a la mitad trayéndolos a Palestina, elegiría esta última opción”. Yo mismo era uno de esos niños en diciembre de 1938 y, afortunadamente, no tuve que depender de la lotería del 50 por ciento de Ben Gurion para salvarme.

    3) Este acuerdo con el régimen racista y antisemita de Polonia no es una excepción, Israel también se lleva muy bien con el de Hungría y, porque su racismo se expresa hoy sobre todo contra los musulmanes, con toda la ultraderecha europea. Hace pocos años, una delegación de estos partidos fue recibida con la alfombra roja por la Knesset.

    4) La guinda: Netanyahu acaba de decir una vez más que el culpable de la masacre de judíos no fue Hitler sino el Mufti de Jerusalén que se lo pidió. O sea que Hitler no tuvo la culpa, fueron los palestinos.

    5) ¿Cómo es posible que tantos judíos sigan dispuestos a apoyar incondicionalmente y sin reservas todo lo que viene de Israel, sólo porque viene de allí? ¿Donde ha ido a parar el tan mentado “yidishe kopf?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.