Los problemas legales de Binyamin Netanyahu están aumentando

Fuente: The Economist
Fecha: 10 de AGOSTO 2017

Parecen no tener fin los problemas legales que se acumulan en torno al primer ministro israelí Binyamin Netanyahu, su familia y su círculo íntimo. En el transcurso de una semana, su exjefe de personal, Ari Harow, firmó un acuerdo con la fiscalía como testigo privilegiado y la policía confirmó que está investigando un caso de soborno, fraude y falta de confianza en el cual Netanyahu es sospechoso. Su esposa Sara fue interrogada por la policía bajo la acusación de malversación de fondos públicos y su hijo Yair fue demandado por difamación por un post subido a Facebook.

Harow, quien trabajó con Netanyahu durante más de una década, accedió a declarar a cambio de una condena reducida en su propio juicio por defraudación al fisco. Se espera que su testimonio sirva como evidencia contra Netanyahu quien es sospechoso de recibir dádivas de empresarios. El primer ministro también es sospechoso de un acuerdo por el cual ofreció limitar la distribución de Israel Hayom (una diario de distribución gratuita financiado por Sheldon Adelson, un millonario estadounidense y partidario de Netanyahu) a cambio de la cobertura favorable en el matutino Iediot Ajaronot* propiedad de Arnón Mozes. El 7 de agosto, el Tribunal Supremo de Israel dictaminó que Netanyahu debe hacer públicas las grabaciones de las conversaciones telefónicas con Adelson.

Harow también puede arrojar luz sobre otras dos investigaciones, potencialmente más graves, que involucran a allegados a Netanyahu. Su abogado personal a lo largo de casi cuatro décadas es sospechoso de aceptar sobornos a cambio de facilitar la venta de submarinos alemanes y buques de guerra a la armada israelí. Otro exjefe de personal, Shlomo Filber, fue suspendido en su cargo en el Ministerio de Comunicaciones bajo acusaciones de facilitar documentos confidenciales a la compañía de telecomunicaciones más grande de Israel con los que podía beneficiarse. Hasta ahora el primer ministro no es sospechoso en ninguno de estos dos casos.

En este contexto se producen protestas semanales que tienen como objetivo mantener la presión sobre el fiscal general Avichai Mandelblit. Sin embargo, las investigaciones que involucran a Netanyahu se han prolongado durante más de un año. Mientras tanto, el primer ministro y sus partidarios han adoptado las tácticas de “trumpianas”. En sus cuentas en la redes sociales Netanyahu ha calificado a la prensa israelí como autora de “noticias falsas”. Sus adeptos la acusan de tratar de derribar al gobierno. Incluso los derechistas que han criticado al Netanyahu en el pasado se han incorporado sumisamente a esa línea de defensa. “Ni los medios de comunicación, ni las protestas contra el fiscal general deben decidir, sólo los hechos [deberían], dijo Naftali Bennett, ministro de Educación quien es visto como un rival político del primer ministro. “Estamos apoyando al gobierno de Netanyahu y mi evaluación es que las elecciones tendrán lugar a tiempo en 2019.”

A pesar de la intensificación de las investigaciones Netanyahu puede aguantar mucho tiempo. Una vez que la policía termine sus investigaciones, será responsabilidad del fiscal general formular las acusaciones después de llevar a cabo las audiencias con los sospechosos. El proceso llevar meses. Y aunque sea acusado, Netanyahu asegura que planea permanecer en el cargo defenderse de las acusaciones. Según la ley israelí, el primer ministro no está obligado a renunciar a menos que sea condenado. Mientras su coalición de partidos derechistas y religiosos se mantengan agrupados es poco probable que sea expulsado antes de las próximas elecciones.

* Yedioth Ahronoth, el diario de mayor circulación en Israel (N. del T.)

Traducción: Dardo Esterovich

Posted in Internacionales, Medio Oriente, Portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*